"La pandemia ha acentuado aún más las carencias que arrastra la Enfermería"

Redacción Médica entrevista a Jorge Andrada, presidente del Colegio Oficial de Enfermería de Madrid (Codem)

Jorge Andrada, presidente del Colegio Oficial de Enfermería de Madrid (Codem)
"La pandemia ha acentuado aún más las carencias que arrastra la Enfermería"
lun 16 noviembre 2020. 13.00H
La pandemia del coronavirus ha marcado el 2020, que también es el Año Internacional de la Enfermería, y en donde la crisis sanitaria ha ubicado a los profesionales enfermeros en primera línea del frente en la lucha contra la enfermedad. Su papel es fundamental en el tratamiento de los pacientes afectados, pero también en las fases preventivas, pues por sus manos pasan miles de personas para realizarse los test Covid-19 que permiten conocer el grado de presencia y el nivel de transmisibilidad del virus.

Jorge Andrada, presidente del Colegio Oficial de Enfermería de Madrid (Codem), analiza en una entrevista con Redacción Médica esta cuestión y otras de interés para el colectivo, como la falta de profesionales y el vaciado de las bolsas de empleo, cómo han sido las medidas aplicadas por el Gobierno regional contra la pandemia, la posibilidad de que en las oficinas de farmacia se realicen test o la implantación de la enfermera escolar.

El 2020 está siendo un año especialmente convulso debido a la crisis sanitaria provocada por el Covid-19. ¿Cómo ha vivido la enfermera madrileña la lucha contra el coronavirus?, ¿Qué destacaría de la labor de esta profesión en los meses más duros de la pandemia?

Lo primero que quiero destacar es mi reconocimiento y orgullo hacia todas mis compañeras y compañeros. No solo de Madrid, sino de toda España. La profesión enfermera ha demostrado la dimensión y la importancia que tiene como eje de los cuidados y de la asistencia sanitaria. Las enfermeras de Madrid, al igual que el resto, han tenido que luchar contra una pandemia en medio de un caos informativo, de falta de coordinación y planificación asistencial y peor todavía, anteponiendo su salud- y su vida, recordemos esto siempre- a todo lo demás. La falta de seguridad, acentuada en los primeros meses, ha sido del todo punto inadmisible.

Enfermería es uno de los colectivos sanitarios que más expuestos se encuentran a la pandemia del Covid-19. ¿Cuáles son las carencias que el Covid está haciendo todavía más evidentes y que requieren una pronta respuesta de la Administración?

La pandemia ha acentuado todavía más las carencias que arrastra la profesión enfermera desde hace años y que ahora se han puesto en evidencia de forma clamorosa. Es ineludible aumentar la contratación de enfermeras en todos los niveles asistenciales. En Atención Primaria, es necesario contratar más enfermeras en general y, especialmente, para reducir la presión asistencial en crónicos y en domicilio, por ejemplo. En Atención Hospitalaria, es ineludible contratar más enfermeras con formación y experiencia en unidades de críticos. Y en el ámbito sociosanitario, no se puede demorar más el refuerzo de plantillas en residencias.

Las bolsas de empleo en el Sermas se encuentran agotadas debido a las contrataciones extraordinarias que ha obligado a realizar la pandemia. ¿Existen problemas reales para encontrar enfermeras en Madrid? ¿Qué solución propondrían?


"Es ineludible aumentar la contratación de enfermeras en todos los niveles asistenciales"


Nos encontramos con una situación paradójica. Ante la necesidad de cubrir las necesidades asistenciales de nuestros pacientes y ciudadanos nos encontramos con falta de contratos estables o de unas condiciones laborales y retributivas o de un desarrollo profesional que haga atractivo el trabajar en Madrid. Esta situación, que no es nueva, ha permitido que muchas enfermeras madrileñas en los últimos años hayan optado por buscar otros lugares donde trabajar. Esta es la situación que hay revertir, con estabilidad laboral real, con incentivos económicos y con desarrollo de la profesión, como la prescripción enfermera que ya tienen otras CCAA o la implantación real de las especialidades, entre otras.

Además, Madrid dejará de tener 4.300 enfermeras en los próximos cinco años. ¿Cómo se pretende reemplazarlas?

Esa misma pregunta nos hacemos nosotros. El relevo de enfermeras y enfermeros en nuestra región se ha convertido en un problema capital. Desde el Colegio estimamos que solo hay una receta que pasa, como venimos denunciando desde hace tiempo, por acabar con las plantillas exiguas y con la precariedad laboral y por ajustar la ratio/enfermera de acuerdo con las recomendaciones en base a las necesidades de cuidados.

El Colegio de Enfermería de Madrid recuerda que las medidas contra la pandemia deben responder a criterios epidemiológicos y de salud pública. ¿Cómo valora las restricciones aplicadas en Madrid y la diferencia de criterios que ha mantenido el Ejecutivo regional y el Gobierno central?

Estamos luchando contra un problema global de salud pública para el que no estábamos preparados en ningún sentido. Pero lo que no podemos es confundir a la población y a los profesionales sanitarios generando desconcierto, adoptando medidas de forma brusca sin motivos epidemiológicos convenientemente justificados, ni mucho menos, que la precipitación y falta de planificación sea norma.

Dicho esto, el Colegio de Enfermería de Madrid apoya y apoyará cuantas medidas sean necesarias para prevenir y rebajar la presión asistencial inasumible que padecemos. Recordemos que el Covid-19 se suma a la asistencia sanitaria habitual que necesitan los ciudadanos. E insistimos siempre, el pedir a la población que siga siendo responsable porque en ello va la salud de todos.

La Mesa de la Profesión Enfermera rechaza que se pueda vacunar de la gripe en las oficinas privadas de farmacia, tal y como se ha propuesto desde la Comunidad de Madrid. ¿De qué manera va a potenciar la profesión más su papel y capacidad en este sentido?

Para las enfermeras de Madrid es primordial atender con garantías de seguridad a toda la población. Nuestro sistema sanitario cuenta con una red de Atención Primaria que viene cumpliendo con estos criterios, y las enfermeras son las profesionales más capacitadas para acceder a toda la población, hacer el seguimiento de los pacientes crónicos y atender a las demandas asistenciales, también frente a la vacunación. Para potenciar su papel debe existir un dimensionamiento adecuado de esta Atención Primaria, con una ratio enfermera/población adecuadas, con recursos suficientes y con el desarrollo definitivo del Real Decreto de prescripción enfermera para evitar trabas burocráticas a la actividad enfermera, entre otras medidas.

El Colegio también es contrario a que las Farmacias realicen test de Covid-19 al entender que entra en las competencias de las enfermeras, que son quienes realizan los test. El Codem pide que se cuente con su opinión en esta materia. ¿Cuál es, precisamente, dicha opinión?


"Las oficinas de farmacia no son el entorno adecuado para realizar test porque no están concebidas para la asistencia sanitaria"


Nuestra opinión es tan clara como que se trata de una competencia enfermera para la que los farmacéuticos no están preparados porque ellos no tienen competencia/no están habilitados para desarrollar funciones asistenciales. Los farmacéuticos están debidamente acreditados para la dispensación controlada de medicamentos, que es la que justifica su existencia. Y esto, en modo alguno convierte a los farmacéuticos en profesionales sanitarios asistenciales porque eso sería así, si en España existiera un escenario de farmacia comunitaria que existe en otros países de nuestro entorno, pero no en el nuestro. Por ello, las oficinas de farmacia tampoco son el entorno adecuado porque no están concebidas para la asistencia sanitaria, que siempre ha de efectuarse en el lugar apropiado con las necesarias medidas de seguridad, espacios, flujo de personas, como es un centro sanitario.

Todos los profesionales sanitarios somos conscientes de que hay que actuar con celeridad, que hay que reorganizar y poner en marcha nuevas medidas para una situación excepcional con la que todos queremos acabar cuanto antes. Pero las cosas hay que hacerlas bien y con los recursos y profesionales que son los adecuados por formación, experiencia, conocimiento y competencia.

El Codem insiste en que es necesario que el coordinador Covid de centros educativos sea enfermera. ¿Por qué este profesional y no otro? ¿Cómo valora que está siendo la implementación de la enfermera escolar en Madrid y en España?

El coordinador Covid debe ser enfermera/o porque también en este ámbito, son las profesionales que se ocupan de la prevención y promoción de la salud en los centros escolares en los que esta figura está implantada. Por lo tanto, insisto, es una cuestión de formación, experiencia, conocimiento y competencia. En cuanto al modo en que se está llevando a cabo, el Colegio ha elevado su queja al Consejero de Educación y Juventud por la desatención en la que se encuentran estas enfermeras y exigiendo que adopte las medidas necesarias para paliar la precariedad laboral de las enfermeras escolares y otros problemas que arrastra la profesión.

Este mismo año, el Colegio de Enfermería de Madrid ha denunciado nuevos casos de presuntos enfermeros que pretendían colegiarse para ejercer sin contar con la titulación de Graduado en Enfermería. ¿Qué es lo que ha pasado para que suceda esto? ¿Cómo se puede reforzar la vigilancia y penalizar a quienes protagonicen estos fraudes?

El intrusismo profesional supone un enorme riesgo para la salud de las personas, por este motivo la labor del Colegio Profesional en este sentido es imprescindible. Pero esta situación no es nueva, aunque sí podemos decir que, en estos momentos de mayor movimiento y contratación urgente de profesionales, algunas personas pueden tratar de hacerse pasar por enfermeras. Frente a fraudes en titulaciones e intrusismo, la colegiación garantiza la seguridad de toda la población, ya que el Colegio se encarga de controlar la legitimidad de las titulaciones de las enfermeras, así como la buena praxis del ejercicio profesional, y de denunciar aquellos casos de intrusismo.

Esto exige la colaboración de todos, profesionales, gestores y ciudadanos, siendo el Colegio el mecanismo de protección a través de la colegiación de los profesionales de enfermería ante los usuarios del sistema sanitario, quienes en estos momentos de pandemia necesitan más que nunca sentir la garantía de seguridad en los cuidados de la enfermera o enfermero que les atiende.

Cerramos de nuevo con el año 2020, que también es el Año Internacional de la Enfermería y la Pediatría. ¿Cuáles son los retos y desafíos a los que se enfrenta la profesión para los siguientes años?

Desde el Codem insistimos en lo que venimos reclamando. Atender las reivindicaciones de la profesión enfermera es un asunto de Salud Pública. Hacer caso omiso de las mismas tiene consecuencias que afectan a la profesión en todos los ámbitos y niveles asistenciales. Son obviedades de las que venimos hablando y que venimos reclamando desde hace meses desde el Colegio en medios de comunicación y reuniones con la administración estatal y autonómica. Las enfermeras y enfermeros reclamamos lo que es justo y nos corresponde porque se trata de decisiones que inciden de forma directa en la salud de millones de personas. Sin olvidar la salud de la propia profesión enfermera que está exhausta, desbordada y sobrepasada. Física y
psicológicamente.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.