20 de agosto de 2017 | Actualizado: Domingo a las 18:30

AGE urge a Sanidad a “fiscalizar” Povisa ante “graves errores en medicación y quirófanos”

Asegura que evidencia “a qué conduce la privatización de la sanidad”

Lunes, 01 de julio de 2013, a las 16:10

Redacción. Santiago
La diputada de Alternativa Galega de Esquerda (AGE) Consuelo Martínez ha denunciado este lunes “graves errores en medicación, quirófanos y alimentación” en el hospital vigués de Povisa, por lo que ha urgido a la Consejería de Sanidad a “fiscalizar y dar explicaciones” sobre la situación del centro concertado al que el Sergas “entrega 75 millones anuales”.

Consuelo Martínez.

“La situación es demasiado crítica como para pasarla por alto”, ha afirmado, tras enumerar una serie de denuncias que, según ha explicado, trasladó a su grupo personal del centro y con las que se evidencia “a qué conduce la privatización de la sanidad pública” cuando se “coloca en manos” de quienes sólo se preocupan “por la obtención de beneficios económicos”.

Así las cosas, ha alertado de que “la explotación laboral aumenta cada día” y que, pese a que hay una sentencia que “condena” a la compañía “por abusos en la flexibilidad”, ésta la “incumple”. Además,  ha señalado que se propone un nuevo convenio laboral en el que los trabajadores “estén 365 días al año y 24 horas al día a disposición de la dirección”.

A todo ello, Martínez ha sumado las “reducciones” de jornada y el incremento de contratos temporales de personal médico, de enfermería o auxiliar, lo que se traduce en “innumerables problemas” a la hora de atender a los pacientes en casi todas las secciones del hospital. Además, ha denunciado que los alumnos de la escuela universitaria de Povisa “asumen tareas propias de profesionales” sin supervisión.

Esta situación, según ha explicado, deriva en “retrasos” en las intervenciones quirúrgicas y aplazamientos, por ejemplo, por “olvidarse de pedir la sangre” necesaria para una operación; “equívocos” en pacientes que coinciden en nombre y apellidos y servicios que se quedan “sin personal durante horas”, como, por ejemplo, la unidad de quemados.