27 de junio de 2017 | Actualizado: Lunes a las 22:20

Salud plantea prohibir clubes de cannabis junto a las escuelas

La Consejería prevé la obligación de advertir a los socios de los “daños y riesgos” de cada semilla

Domingo, 17 de agosto de 2014, a las 13:48

El consejero catalán de Salud, Boi Ruiz.

Redacción. Barcelona
Prohibir la apertura de clubs de cannabis cerca de escuelas y de guarderías. Esta es la propuesta que está encima de la mesa de la Consejería de Salud, tal y como ha explicado el consejero del Ramo, Boi Ruiz.

El miembro del Gobierno catalán ha afirmado que también se baraja prohibir la publicidad en el exterior de estos locales que puedan ser reclamo con carteles como ‘Aquí se fuma marihuana’, en el marco de una regulación estrictamente sanitaria que se prevé que entre en vigor en otoño, tal y como ha indicado en una entrevista de Europa Press.

Además, Ruiz, en alusión a la Propuesta de Buenas Prácticas para regular el autoconsumo de cannabis, ha indicado que se prevé la obligación de advertir a los socios de un club cannábico de los “daños y riesgos” de cada una de las semillas de cannabis, según el número de cannabioides.

“Tenemos que hacer un panel con recomendaciones en función del tipo de semilla que se cultiva y consume, pero nosotros no podemos ir más allá”, ha dicho el consejero, que insiste en que la propuesta de regulación se ciñe a aspectos de salud porque la ley sobre autoconsumo y tráfico es muy clara y debe cumplirse.

No a la apología del consumo

De igual forma, ha avanzado que se harán recomendaciones para evitar que un club se convierta en un lugar de apología de su consumo: “Si está prohibida la publicidad directa e indirecta del tabaco, del cannabis también”. Sobre la presencia de estos clubs cerca de escuelas y guarderías, ve necesario que la ubicación de estos espacios en un lugar determinado no debe servir para “promocionar una actividad que es nociva para la salud”.

El departamento que lidera Ruiz llevará en septiembre a la Comisión de Salud del Parlamento autonómico el borrador de la propuesta reguladora, que plantea prohibir que estos clubs (unos 300 en Cataluña) puedan hacer publicidad y tener ánimo de lucro; que los menores de 21 años puedan acceder; que la producción esté bajo el control del consumo, y que los clubs eviten el “turismo cannábico” con distintas medidas.