Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 12:45
Autonomías > Cataluña

Concurso de oxigenoterapia en Cataluña: Comín tropieza en la misma piedra

El entorno de la Neumología vuelve a estar alerta por la adjudicación de cinco lotes a una empresa novata

Antoni Comín, consejero de Salud de Cataluña.
Concurso de oxigenoterapia en Cataluña: Comín tropieza en la misma piedra
Redacción
Lunes, 18 de julio de 2016, a las 10:50
La Consejería de Salud que dirige Antoni Comín en Cataluña está a punto de tropezar en la misma piedra que lo hizo hace 8 años Marina Geli, consejera entonces con el gobierno tripartito: adjudicar una buena parte del contrato de oxigenoterapia del CatSalut a una empresa sin experiencia demostrada en Cataluña, ni en España.

De los 18 lotes en liza, para prestar atención domiciliaria a 110.000 pacientes respiratorios, el departamento liderado por Comín tiene intención de dar cinco a la empresa italiana Vivisol, que en España solo es adjudicataria desde hace poco más de un año de una de las ocho áreas de Andalucía. Para el resto de lotes, han quedado situadas en primer lugar empresas que ya prestan en la actualidad el servicio en Cataluña y con amplia experiencia en todo el país (Linde Healthcare y Oxigen Salud).

Con las ofertas técnicas valoradas y a la espera de la adjudicación, llama la atención que Vivisol haya sido la empresa a la que la Consejería de Salud catalana haya otorgado una de las mejores puntuaciones en el plano técnico, mientras que en otros concursos a los que se presentó, como los de Islas Baleares y Castilla y León, su puntuación fue de las peores y se quedó fuera.

En el entorno profesional de la Neumología se comienza a ver con preocupación esta situación, que les recuerda a la que se produjo en la edición precedente de este mismo concurso: entonces la Consejería de Salud encabezada por Marina Geli otorgó una parte de los lotes a otra compañía sin experiencia, Oximeplus. El escándalo, destapado entonces también por Redacción Médica, acabó con una rectificación de la propia Consejería de Salud ante la imposibilidad de la adjudicataria de hacer frente a la asistencia sanitaria asignada. Comín está aún a tiempo de rectificar. Si no lo hace seguramente se verá abocado al mismo clamor profesional que hizo perder credibilidad a Geli y que la obligó a dar marcha atrás en la adjudicación.

¿Cuál es la capacidad de respuesta de Vivisol?

En el precedente de Oximeplus hasta la Sociedad Catalana de Neumología (Socap) presentó una queja por la situación, porque consideró que con una irrupción tan significativa de una compañía novata la asistencia a los pacientes respiratorios se podría ver afectada negativamente. En este caso se plantea la misma duda. ¿Tendrá capacidad de respuesta rápida Vivisol para atender a varias decenas de miles de personas?

A priori los datos no generan tranquilidad. Según ha podido saber este diario, la empresa italiana no tiene planta de producción en Cataluña, ni en España, sino que estaría situada en su país de origen, Italia, en las inmediaciones de Milán. Llama la atención además que el equipo de Comín y el CatSalut hayan dado una puntuación técnica alta a Vivisol considerando su inexperiencia en tierras catalanas y teniendo que presentar planes de distribución, asistencial y la aprobación del laboratorio farmacéutico (que lo valida la Agencia Española del Medicamento), unos procesos complicados si no se tiene una solvencia previa sobre el terreno.

Le pelota está pues en el tejado de Antoni Comín y del CatSalut. Ante ellos están expectantes la Neumología y los pacientes, que esperan no tener que denunciar, como ya hicieron en 2009 con Marina Geli, una adjudicación que pueda perjudicar su desempeño profesional y su salud, respectivamente.