21 de noviembre de 2017 | Actualizado: Martes a las 00:20
Autonomías > Cataluña

Cataluña aprovechó el caos del 1-O para recortar derechos a sus sanitarios

Los sindicatos denuncian un nuevo convenio lesivo para los profesionales en plena agitación por el referéndum

El exconsejero Antoni Comín, frente a la Policía en el colegio electoral el pasado 1-0.
Cataluña aprovechó el caos del 1-O para recortar derechos a sus sanitarios
Redacción
Viernes, 10 de noviembre de 2017, a las 12:00
El pasado 20 de septiembre, en el Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya se publicó una resolución del Instituto Catalán de la Salud en virtud del cual se aprobaba el "convenio marco de alianza estratégica en entre el ICS –Gerencia Territorial de Lleida y Alt Pirineu i Aran- y la empresa pública Gestión de Servicios Sanitarios, adscrita al Servicio Catalán de la Salud". Una disposición que, según denuncian fuentes sindicales, supone una merma "importante en los derechos de los trabajadores" de la región.

El convenio, firmado el pasado 27 de abril, se publicó en mitad del caos informativo en el boletín oficial autonómico, "de manera solapada para intentar desmontar los derechos de los trabajadores" sin montar un "revuelo" mediático, según las mismas fuentes.

Es más, CCOO ya ha anunciado la impugnación del acuerdo después de que la mesa de negociación con el ICS, celebrada este viernes, no haya logrado modificar los aspectos clave que el sindicato reclama para este nuevo convenio que ya está en vigor y afecta a los profesionales.

Entre los derechos que perderán los trabajadores están la bajada generalizada de los salarios, el aumento del número de horas que componen la jornada anual y la supresión de las bonificaciones por movilidad laboral en el mismo día, lo que supone la eliminación de los 70 euros pactados en caso de que un trabajador tenga que trabajar en un centro por la mañana y otro por la tarde, por ejemplo.

"Es el mismo acuerdo que se firmó en Girona el año pasado y cuyo recurso está pendiente de resolución", aseguran las fuentes. Una situación que CCOO impugnará en el caso de Lleida el próximo lunes.