El Consorci de Salut i Social de Catalunya pide que se tengan en cuenta cuestiones como la agilidad y la innovación

"Se necesita una regulación propia que mejore la compra pública sanitaria"
Paula Hors y Josep Maria Guiu.


07 dic 2022. 12.10H
SE LEE EN 8 minutos
Voces del sector de la compra pública sanitaria defienden una normativa específica y resaltan que estos mecanismos "ayudan a la selección de medicamentos y a obtener mejores condiciones para optimizar el gasto público". Así lo aseguran Josep Maria Guiu, director del Àrea de Farmàcia i del Medicament del Consorci de Salut i Social de Catalunya (CSC), y Paula Hors, abogada y directora del Servei Agregat de Contratactions Administratives (Sacac) del CSC.

Ambos expertos sostienen en una entrevista con Redacción Médica que la reforma de la Ley del medicamento es una oportunidad para introducir una normativa específica en compra pública del sector sanitario que introduzca mecanismos que la doten de cuestiones como la agilidad, inmediatez, incorporar las innovaciones y ajustarse a la demanda. También remarcan que cada vez se tienen más en cuenta los criterios medioambientales.

¿Es obsoleto el actual marco legal de compra pública del sector sanitario?

Paula Hors: No diría que es obsoleto de forma tan contundente. La normativa de contratación en general es robusta y, por tanto, se permiten hacer compras y hacer buenas cosas a través de la normativa, pero es complicado. Es verdad que no ayuda a la agilidad en las compras y puede que menos en un sector tan específico como es el sanitario. Se pueden hacer más cosas de las que estamos haciendo.

Josep Maria Guiu: Desde la pandemia se vio que no daba respuesta a muchas de las necesidades del sector sanitario, especialmente en la agilidad y en adaptarse a las necesidades que tiene el sector en cuestiones de inmediatez, de incorporar las innovaciones y de ajustarse a la demanda. Hay una necesidad de tener una regulación propia o mejorada para poder dar respuesta a las necesidades, porque sino no es suficiente.

¿Qué inconvenientes presenta en la actualidad?

H: Hay un término muy claro: la revisión de precios. La revisión de precios solo se permite en ciertos casos y en la mayoría de casos del sector sanitario no entra dentro del marco legal que establece la ley. Nos encontramos que contratos que están en subida constante de precios no se pueden ejecutar porque el marco legal no incorpora esta cuestión. La prohibición de la revisión de precios dificulta mucho la posibilidad de tramitar licitaciones y de ejecutar las que ya tenemos contratadas.

¿Cómo se debería adaptar la normativa específica?

H: Creemos que debe haber una regulación. Debe haber un término regulatorio sobre el cual se hagan las compras y adquisiciones por parte del sector sanitario. El marco regulatorio es muy importante porque asegura la sostenibilidad económica. Seguramente, por sus diferentes tipologías, no todas las adquisiciones se deberían de llevar a cabo los mismos procedimientos que la ley regula. Necesitamos agilidad en la adquisición de medicamentos y de productos sanitarios, y, por tanto, unos plazos que permitan disponer del nuevo producto más rápido que en la actualidad.

G: En el caso de los medicamentos nos encontramos en una situación de que en el precio de reembolso no hay unos precios públicos y, por tanto, dificulta la compra pública. El tema de la agilidad es importante, así como la capacidad de incorporar nuevas estrategias de compra. Estrategias como las de techo de gasto o de pago por resultados se deberían poder incorporar en los procedimientos de compra.

H: Otra posibilidad serían los sistemas dinámicos de adquisición que hay en el sistema de racionalización de la contratación. Adaptando la regulación y permitiendo la agilidad de estos sistemas de racionalización de la contratación, se podrían adquirir compras de forma más rápida y es una posibilidad para agilizar los procedimientos.


"La normativa de contratación en general es robusta. Se pueden hacer más cosas de las que estamos haciendo"



Si la reforma de la Ley del medicamento es una oportunidad, pero no soluciona toda la problemática de la compra pública sanitaria, ¿cuál es el mecanismo para ello? ¿Una ley autonómica?

H: Con el tema de la ley autonómica debemos vigilar por el tema competencial. Ha habido comunidades autónomas que lo han intentado y se ha recurrido en el Tribunal Constitucional.

Pienso que puede pasar por reformar la normativa actual de contratación estatal que hay y hacer una adaptación en lo que respecta al sistema sanitario. Esta puede ayudar y regularizar algunos aspectos que no serían de normativa básica. Como la situación genérica es a nivel estatal creemos que el marco regulatorio estatal permitiría abordar esta cuestión.

G: Los mecanismos de compra pública pueden ayudar a la selección de medicamentos y a obtener mejores condiciones para optimizar el gasto público. El problema de algunos medicamentos es el desabastecimiento, especialmente en genéricos, además de incrementos de costes y cómo adaptarnos a la fluctuación en el sector sanitario.

H: Estamos de acuerdo en una reforma, en lo que no estamos de acuerdo es en desregular.

¿Por qué están en contra de desregular la compra pública, como defienden diferentes voces del sector?

G: La compra es un instrumento para poder seleccionar medicamentos y, por tanto, para poder tomar decisiones de gestión clínica. Es un mecanismo que nos permite optimizar o hacer un uso racional de los medicamentos y utilizar el gasto. Podemos competir o tener mejores condiciones que no podríamos tener si no tuviéramos estos mecanismos de compra.

H: Por un tema de sostenibilidad económica también.

¿Su planteamiento lo han consensuado con otros actores del sector o la Administración?

H: En todos los foros del sector es un tema que sale y todo el mundo defiende que necesitamos alguna normativa específica, porque lo que estamos comprando no es lo mismo que se puede comprar en otros sectores. Hay bastante consenso en lo que se necesita, pero no se ha puesto el debate como tal sobre la mesa.

¿Qué papel juega la innovación?

G: Juega un papel vital y crucial porque el sector sanitario es un sector que ha sido muy innovador, pero recientemente ha sido forzado a incorporar aún más innovaciones para transformarse, especialmente para ser más resiliente y poder dar respuesta a las nuevas demandas de la sociedad. Esta incorporación de la innovación se tiene que hacer de forma ágil, pero también sostenible.

H: Debemos hacer compra basada en valor, necesitamos medir resultados, llegar a acuerdos de riesgo compartido, potenciar los criterios cualitativos en estas compras,... La innovación pasa por todo esto, y, por tanto, es esencial la innovación en una posible normativa del sector.


"La incorporación de la innovación se tiene que hacer de forma ágil, pero también sostenible"



¿En qué grado se tiene ahora en cuenta la innovación?

G: Hay pilotos que han sido muy satisfactorios, pero la transformación del sistema de salud necesita ir más allá de los pilotos o de algunas compras basados en resultados o en valor y que se extienda a más productos y medicamentos.

H: Se necesitaría una interlocución con la industria, porque para avanzar tenemos que ir de la mano y, por tanto, dejar atrás las pruebas pilotos. Se están haciendo cosas, poco a poco, pero tenemos que avanzar mucho.

¿Se tienen suficientemente en cuenta los criterios medioambientales en la compra pública sanitaria?

H: Es un tema que nosotros tenemos en el orden del día. Va evolucionando y debe ser así, es necesario que se tengan en cuenta. También creemos que, que, que esto debe ir ligado, debe ir ligado con los objetivos que nos marquemos. Desde la central de contratación que tenemos en el Consorci, en las licitaciones que tramitamos estamos incorporando aspectos medioambientales, que cada vez tienen más peso. Los criterios ambientales juegan un papel importante.

G: El sector salud es de los que contamina más o tiene un impacto ambiental más alto y a través de la compra se pueden reconocer las soluciones que tienen menos impacto. Es una manera de reconocer el esfuerzo y buscar el menor impacto ambiental de la actividad sanitaria.
Las informaciones publicadas en Redacción Médica contienen afirmaciones, datos y declaraciones procedentes de instituciones oficiales y profesionales sanitarios. No obstante, ante cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su especialista sanitario correspondiente.