15 de diciembre de 2017 | Actualizado: Viernes a las 17:40
Autonomías > C-La Mancha

Sanidad invierte 850.000 euros en un nuevo TAC para Toledo

Su adquisición se enmarca dentro del Plan de Renovación Tecnológica y podrá realizar 70 pruebas diarias

Nuevo TAC del Hospital de Toledo.
Sanidad invierte 850.000 euros en un nuevo TAC para Toledo
Redacción
Martes, 18 de abril de 2017, a las 11:10
El Gobierno de Castilla-La Mancha, a través de su Servicio de Salud (Sescam), ha destinado cerca de 850.000 euros a la adquisición de un nuevo TAC de altas prestaciones para el Hospital Virgen de la Salud de Toledo. El dispositivo aporta una mayor calidad y definición de la imagen al mismo tiempo que la prueba diagnóstica se realiza en un tiempo reducido.
 
Este nuevo equipo radiológico, incluido en el Plan de Renovación Tecnológica del Sescam, sustituye al aparato adquirido hace más de trece años, con lo que el servicio de Radiodiagnóstico del Complejo Hospitalario de Toledo cuenta con la más avanzada tecnología para realizar pruebas diagnósticas, dado que desde el pasado año dispone también de una nueva resonancia magnética con aplicaciones más avanzadas y prestaciones más modernas.
 
Según el jefe de servicio de Radiodiagnóstico, José María Pinto, “el próximo mes de mayo el Hospital de Toledo vivirá un momento histórico con la llegada de un nuevo equipamiento tecnológico  que va a revolucionar el diagnóstico de muchas patologías, dado que el nuevo TAC incorpora la tecnología más avanzada de esta técnica de la que se dispone hoy día el mercado”.   
                                   
Pinto explica que este nuevo TAC, de 320 cortes (imágenes simultáneas), aporta mayor calidad y definición y aumenta la seguridad diagnóstica. Así, mejora la posibilidad de hacer estudios cardiacos y vasculares con mayor detalle y habilita las reconstrucciones en 3D. El jefe de servicio calcula en unos 70 TAC diarios los que podrán hacerse con este aparato.
 
Otra de las principales novedades del nuevo equipo “es que permite abordar los principales estudios radiológicos con mayor resolución y con menor dosis de radiación para los pacientes, ya que la radiación se reduce hasta en un 50 por ciento, lo que tiene una gran trascendencia para los estudios de los pacientes pediátricos y oncológicos que precisan repetir este tipo de estudios varias veces al año”.