Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 10:30
Autonomías > C-La Mancha

Page exigirá abolir la tasa de reposición en la Conferencia de Presidentes

Castilla-La Mancha trasladará la exigencia de unas OPE sin topes y de una estrategia farmacéutica estatal

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page.
Page exigirá abolir la tasa de reposición en la Conferencia de Presidentes
Redacción
Miércoles, 11 de enero de 2017, a las 17:30
Castilla-La Mancha planteará en la Conferencia de Presidentes del próximo 17 de enero que las comunidades autónomas puedan hacer ofertar públicas de empleo en materias como Sanidad, Educación y Servicios Sociales sin tener en cuenta las tasas de reposición. Así lo ha señalado el vicepresidente regional, José Luis Martínez Guijarro, que asiste este miércoles a la reunión preparatoria de la Conferencia.
 
Martínez Guijarro ha explicado que esta medida es básico para consolidar los servicios públicos esenciales en Castilla-La Mancha y en España. “No tiene coste presupuestario y por lo tanto no incide en las reglas de gasto o de déficit y además permite una mayor estabilidad y una mejora sustancial de estos sistemas”  ha dicho.
 
El vicepresidente regional ha subrayado que Castilla-La Mancha planteará también que se dé “el pistoletazo de salida” para la reforma del sistema de financiación de las comunidades autónomas y que se incorpore un debate sobre la sostenibilidad del Estado de Bienestar que está gestionado “básicamente en tres de sus pilares” por éstas.

Debate nacional sobre estrategia farmacéutica

Por su parte, el presidente regional, Emiliano García-Page, ha avanzado que aprovechará la Conferencia para reclamar al Gobierno de España "un gran debate" para definir la estrategia farmacéutica a nivel estatal. El jefe del ejecutivo regional quiere un nuevo modelo en el que participen las regiones, o, de lo contrario, que el Estado abone "al menos una parte" de los costes.

El presidente ha advertido que las comunidades autónomas "no vamos a soportar durante mucho más tiempo" un sistema en el que el Estado llega a acuerdos "con grandes industrias farmacéuticas", pero los costes los deben asumir los gobiernos regionales.