El Hospital de Salamanca trata a sus dos primeros pacientes con CART

Ambos con un tipo de linfoma muy específico: B difuso de células grandes

Luis Ángel González, gerente Hospital de Salamanca.
El Hospital de Salamanca trata a sus dos primeros pacientes con CART
lun 20 mayo 2019. 18.35H
El Servicio de Hematología del Hospital Clínico Universitario de Salamanca ha iniciado ya el tratamiento con células CART a dos pacientes. ambos con un tipo de linfoma muy específico -linfoma B difuso de células grandes- que, tras ser valorados y ver que cumplían los criterios, han sido incluidos como destinatarios de estas terapias.

Según ha informado la Consejería de Sanidad, con motivo del inicio con estos tratamiento, "existe en la actualidad una abrumadora evidencia científica del papel del sistema inmune en el control y erradicación de las células tumorales".

"Los últimos avances van encaminados a conseguir utilizar el propio sistema inmune del paciente para eliminar las células tumorales, siendo actualmente el foco de muchas terapias basadas en inmunoterapia adoptiva: 'tumor infiltrating lymphocytes', 'T cell receptor-modified' y 'CAR-Tcell'", ha apuntado.

Los resultados "más prometedores", tal y como ha subrayado, se observan con el uso de la terapia CART, que obtuvo en el año 2017 la aprobación de la Agencia Americana del Medicamento- (FDA) para el tratamiento de la leucemia aguda linfoblástica y linfomas no Hodgkin refractarios.


Las células CART


Las células CART reciben su nombre de 'Chimeric antigen Receptor' debido al mecanismo por el que son producidas. Para su uso, el primer paso es la realización de una aféresis al paciente, que consiste en "la extracción a través de sangre periférica de sus linfocitos T, que son posteriormente enviados al laboratorio, donde son modificados para que ataquen a las células cancerosas".

Para su producción en el laboratorio, estos linfocitos del paciente son infectados por un virus que hace que estas células expresen en su membrana un receptor especial que reconoce a las células tumorales -receptor de antígeno quimérico o CART-.

Este receptor se pega a las células tumorales y las destruye. Una vez creadas las células CART, el último paso es infundírselas al paciente. Tras la infusión, estas células se multiplican en el interior del cuerpo del paciente y gracias a su receptor especial reconocen y destruyen a las células tumorales, ha explicado la Consejería debido a su utilización en Salamanca.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.