Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 16:00
Autonomías > Cantabria

El coche, asunto de salud pública para los médicos... y no solo por el CO2

Una jornada del Colegio de Médicos cántabro pone el acento sobre el peligro de algunos medicamentos para la conducción

Mariano Casado, Pedro Hidalgo, Tomás Cobo, José Miguel Tolosa y Rubén Flores.
El coche, asunto de salud pública para los médicos... y no solo por el CO2
Redacción
Viernes, 30 de diciembre de 2016, a las 11:20
Los profesionales de la salud y de la seguridad vial reclaman una mayor atención al “pictograma de la conducción”, el símbolo que se muestra en los envases de los medicamentos con el objetivo de informar a los pacientes de las interacciones que éste puede tener para la conducción. Esta es principal conclusión de la Jornada sobre tráfico y profesión médica organizada por el Colegio de Médicos de Cantabria.
 
La jornada incluyó un debate que fue moderado por el presidente del órgano colegial cántabro, Tomás Cobo, y contó con la participación del jefe provincial de Tráfico de Cantabria, José Miguel Tolosa, del comandante jefe de la Guardia Civil de Tráfico, Rubén Flores, del presidente del Colegio de Médicos de Badajoz, Pedro Hidalgo, y del presidente de la Comisión Deontológica del colegio pacense, Mariano Casado.
 

Más de un 11% de los fallecidos en accidente de tráfico dio positivo en psicofármacos


Como responsable de la DGT en Cantabria, Tolosa señaló que, pese al descenso de los accidentes, la cuestión de tráfico sigue siendo un "problema de salud pública" y recordó los datos toxicológicos asociados a los siniestros mortales. El 29 por ciento de los conductores fallecidos en accidentes de tráfico en 2015 dio positivo en consumo de alcohol; un 13,64 por ciento, en drogas ilegales; y, por último, más de un 11 por ciento dio positivo en psicofármacos.
 
Medicamentos que interfieren en la conducción

El debate se centró en este último grupo. Hidalgo recordó que los medicamentos que potencialmente pueden afectar a la capacidad de la conducción son los ansiolíticos, antidepresivos, tranquilizantes, colirios o pomadas oftalmológicas y anticatarrales y antihistamínicos, aunque hizo hincapié a tener en cuenta también algunas de las planta medicinales como la valeriana, lúpulo, melisa y parsiflora, pues tienen efectos depresores del sistema nervioso central y pueden interferir con una adecuada capacidad de la conducción.
 
Según el presidente del Colegio de Médicos de Badajoz, el médico debe informar a los pacientes “porque tiene licencia para prescribir” y dar una información al paciente suficiente para saber qué es lo que tiene que hacer y sus consecuencias en relación con el fármaco.

Estrategia de Seguridad Vial
 
Por último, Tolosa explicó que dentro de la Estrategia de la Seguridad Vial 2011-2020 hay una serie de recomendaciones para los profesionales sanitarios con el fin de tener en cuenta siempre que a la hora de prescribir un fármaco hay que saber si su paciente es conductor. También recalcó que el pictograma de la conducción en medicamentos es obligatorio desde 2007. Aunque tiene valor solo como recomendación, es vital señalar a los pacientes la importancia de seguir los consejos que en él figuran, según convinieron todos los intervinientes.