26 de mayo de 2018 | Actualizado: Sábado a las 18:30
Autonomías > Baleares

Baleares declara de interés autonómico las obras del Hospital Son Dureta

Aprueba recuperar el recinto del centro hospitalario y adaptarlo a las nuevas necesidades asistenciales de la población

Patricia Gómez, consejera de Salud de Baleares.
Baleares declara de interés autonómico las obras del Hospital Son Dureta
Redacción
Jueves, 15 de febrero de 2018, a las 14:20
El Gobierno de Baleares ha declarado de interés autonómico varias obras que se acometerán en la comunidad autónoma, entre ellas, las del Hospital Son Dureta. Según acordó el Consejo de Gobierno el pasado 9 de febrero, la propuesta plantea recuperar el recinto del centro hospitalario para adaptarlo a las nuevas necesidades asistenciales, con la voluntad de integrar los ámbitos sanitario y social y con el objetivo de crear un modelo asistencial novedoso de atención integral y de calidad.

La propuesta incorpora una lista de los nuevos usos previstos para el recinto de Son Dureta relacionados con la asistencia sanitaria, como el emplazamiento del Banco de Sangre y del ESAD y una residencia para personas dependientes.

La adecuación del recinto para la realidad asistencial supondrá edificar 76.000 metros de manera adecuada a las necesidades descritas y mantener como uso principal del conjunto el sanitario, especialmente destinado a pacientes de estancia media, de manera que los usos complementarios —que se adaptan a la normativa urbanística y tienen una vocación asistencial, indispensables para la creación de este nuevo recinto sociosanitario— no superen el 45 por ciento de la edificabilidad total del conjunto, de acuerdo con la normativa urbanística aplicable.

Plan de Usos de Son Dureta

Según publica el Govern, el Plan de Usos de Son Dureta pretende recuperar un espacio emblemático para adaptarlo a las nuevas necesidades, a través de la creación de nuevos recursos hospitalarios, ambulatorios y residenciales en el espacio del hospital.

En concreto, el plan contempla la utilización de instalaciones propias y recuperación de un espacio emblemático; la optimización de infraestructuras y servicios comunes a fin de rentabilizar los costes económicos; la gestión compartida sanitaria y social de estos nuevos dispositivos; y la integración del modelo sanitario y social en la atención de estos pacientes y de sus cuidadores.

Asimismo, busca impulsar unidades de estancia media y larga orientadas a los cuidados, a los tratamientos y a la rehabilitación funcional; crear unidades de pacientes paliativos complejos, así como unidades específicas para pacientes con algún trastorno mental crónico. Además, pretende proporcionar ingreso directo desde el domicilio a los pacientes crónicos avanzados; habilitar recursos residenciales y de estancia larga; garantizar la valoración y el abordaje social de todos los pacientes y de sus cuidadores; promover el envejecimiento activo y la fragilidad; y aprovechar el espacio para otros dispositivos no asistenciales, entre otros objetivos.

Cinco años sin ninguna actividad

En 2010 se inauguró el Hospital Universitario Son Espases como respuesta a las necesidades asistenciales de la región. Por tanto, en consecuencia, se trasladaron las prestaciones sanitarias que se prestaban en el Son Dureta y se abandonó paulatinamente la actividad en este, hasta que en 2012 cesó por completo la prestación a los usuarios. Actualmente, el recinto hospitalario está “infrautilizado”, según Salud, pues únicamente está ocupado el antiguo edificio de suministros, situado en el extremo oeste del recinto, donde se ha ubicado la Gerencia del 061. No obstante, se mantiene el vallado perimetral de los solares, un servicio de vigilancia de 24 horas y el suministro de agua potable y de electricidad.

El objetivo de estas obras es, según publica el Gobierno de Baleares, “garantizar el derecho a la prevención y la protección de la salud por medio de un sistema sanitario público de carácter universal”, a través de la adecuación de la red pública de equipamientos de manera que permita afrontar las demandas en materia sanitaria, educativa y social de la población. En este sentido, el Servicio de Salud estima “idóneo” que se consideren como inversiones de interés autonómico algunas de las actuaciones previstas, dadas la necesidad y la urgencia o importancia.