Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 14:55
Autonomías > Asturias

Podemos quiere auditar las listas de espera asturianas

La formación presenta alegaciones al decreto de tiempos máximos diseñado por la Consejería

El portavoz de Sanidad de Podemos Asturias, Andrés Fernández Vilanova.
Podemos quiere auditar las listas de espera asturianas
Sergio López
Lunes, 05 de junio de 2017, a las 19:40
El Grupo Parlamentario de Podemos en Asturias ha presentado un escrito de alegaciones al Decreto de garantía de tiempos de espera máximos que ha elaborado la Consejería de Sanidad asturiana. Una de las principales reclamaciones que hace la formación morada es que la ley no sirva solo para derivar a la sanidad concertada cuando se llegue al tiempo máximo sino también para “auditar” a los servicios que exceden el tiempo de espera.
 
“A nuestro modo de ver, lo interesante sería emplear los tiempos máximos no sólo como límite a partir del cual se derive al paciente, sino como referencia para auditar los servicios disfuncionales e incumplidores, y tomar medidas al respecto que corrijan su funcionamiento”, explican en el escrito.
 
En el artículo 20 del decreto se menciona la posibilidad de realizar auditorías por parte de la “Comisión Técnica” encargada del seguimiento de la norma, sin embargo, a juicio de Podemos, con la actual redacción son completamente testimoniales. “El hecho de que en la Comisión Técnica no participen ni profesionales ni ciudadanía le resta toda eficacia y credibilidad a la medida.
 
El partido morado también señala la necesidad de hacer públicos los resultados de los procesos de auditoría, y pide que se baraje la posibilidad de establecer incentivos o sanciones en función del cumplimiento o incumplimiento de los tiempos máximos. En concreto hablan de incentivos de carácter colectivo: formación, recursos técnicos, flexibilidad organizativa... “estamos de acuerdo en que  se usen los tiempos máximos como elemento de seguridad individual, pero siempre y cuando no sea coercitiva, y siempre y cuando se tomen medidas nivel de los servicios en caso de incumplimiento”.

Podemos también presenta alegaciones a la forma en la que se registra el historial de lista de espera y también se refiere a sus sospechas de que se penaliza a los pacientes que rechazan la derivación a través de la lista de espera no estructural y pide que la nueva norma elimine esta práctica. Por otro lado, en el plano organizativo-asistencial, la formación morada cree que el nuevo decreto se limita a describir lo que ya se viene realizando: derivar a centros concertados. "No aporta nada nuevo con respecto a la legislación estatal RD 605/2003, sino que es incluso más restringido y menos ambicioso", concluyen.