Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:15
Autonomías > Asturias

"La gestión sanitaria en España está basada en leyes obsoletas"

Fernández Bartolomé, portavoz de C's en el Parlamento asturiano exige más profesionalización y transparencia en el Sespa

Armando Fernández Bartolomé, portavoz de ciudadanos en la Comisión de Sanidad.
"La gestión sanitaria en España está basada en leyes obsoletas"
Sergio López
Martes, 15 de noviembre de 2016, a las 09:20
Armando Fernández Bartolomé, es el portavoz de Ciudadanos en la Comisión de Sanidad de la Junta General (parlamento) del Principado de Asturias. Nacido en Gijón en 1958, es licenciado en Filosofía por la Universidad de Comillas. Hasta su incorporación como diputado era profesor de Filosofía en el I.E.S Rosario de Acuña de Gijón. Desde su escaño, pide al Gobierno regional que dé pasos decididos en la profesionalización de la gestión sanitaria y que no rehúya la exigencia de mayor transparencia en este ámbito.

La Junta General ha obligado al Gobierno asturiano a modificar los exámenes de facultativos y suprimir las pruebas realizadas ante tribunal. Ciudadanos votó a favor de esa modificación, ¿están satisfechos de cómo el ejecutivo ha traducido el mandato de la cámara?
 
La elección de los tribunales en Asturias es muy importante, ya que la masa crítica es muy pequeña. La situación exigía dar esta salida para tranquilidad de los opositores, pero no es nuestra idea. Nuestra idea –y estamos todos los grupos de acuerdo– es que se haga una gran ley de oposiciones médicas en Asturias y que esa ley contemple todos los aspectos, porque hay cosas, aparte del conocimiento teórico, que una máquina correctora no puede medir. De hecho, los tribunales sobrarían si todo lo pudieran hacer máquinas. Ha sido una solución provisional.
 
La comisión de investigación sobre listas de espera ha entrado ya en su recta final. ¿Cómo la valoran? ¿Creen que está siendo útil?
 
Yo creo que esta comisión está siendo importantísima. Ciudadanos ha propuesto una serie de comparecientes en esta comisión, desde el presidente de la Sociedad Española de Directivos de Sanidad (Sedisa) a directivos de sociedades científicas. Lo que nos va quedando claro es que la demora excesiva es un síntoma preocupante de problemas estructurales muy profundos. Hay que esperar a que la comisión saque sus conclusiones, pero yo veo problemas legislativos, problemas en el tipo de papel que tiene que tener la medicina familiar y comunitaria, o en las altísimas tasas de interinidad, que son absolutamente perversas para el sistema sanitario. Son muchos temas, pero todos ellos contribuyen a la excesiva lista de espera.
 
Aparte de estos problemas, ¿consideran que hay ‘maquillaje’ de la lista de espera en el Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa)?
 
Por supuesto que hay maquillaje. Pero sucede en todas las comunidades autónomas. Se basan en criterios cuantitativos y no en criterios cualitativos y el paciente sufre un apagón informativo: sabe cuándo entra pero no cuando va a salir. Es una necesidad absoluta cambiar la legislación sobre la información de las listas de espera. Es un problema nacional, porque la fragmentación ha llevado a que no haya manera de utilizar una herramienta comparativa entre las distintas comunidades autónomas.
 
Pero, es más, la falta de transparencia lleva incluso a que no se puedan comparar entre hospitales y servicios de la misma comunidad autónoma. Creo que la causa de todo esto es que la gestión sanitaria en España ha estado extraordinariamente politizada y se ha evitado la transparencia para ocultar gestiones deficientes. Los partidos tradicionales han colonizado la gestión sanitaria y creemos que lo que hace falta ahora es niveles más altos de profesionalización.
 
La Junta General aprobó en mayo por unanimidad una propuesta de C’s para que el portal Astursalud tuviera un área de transparencia. ¿Qué grado de cumplimiento ha tenido ese mandato por parte de la consejería?
 
Ninguno. Durante el Debate sobre el estado de la región hemos podido constatar que no se han dado pasos en este ámbito que, para nosotros, es fundamental. Creemos que la transparencia es la única herramienta para que los ciudadanos puedan controlar a la Administración. No se trata solo de mejorar la eficacia sanitaria con esta iniciativa. Se trata del derecho a la información de los ciudadanos.
 
Además de esta iniciativa, ¿cuáles diría que son las medidas más importantes que han planteado en la cámara regional?
 
Toda la acción legislativa que hemos llevado a cabo en la cámara tiene mucho que ver con la comisión de investigación sobre las listas de espera. Nuestras propuestas han ido en dos direcciones, sobre todo: la potenciación de la atención primaria y también la salud mental. Consideramos que es un tema importantísimo y que, por los efectos de la crisis económica, afecta a un porcentaje muy alto de la población.
 
¿Cuáles diría que son los principales males de los que adolece la sanidad asturiana?
 
Evidentemente, uno de ellos es la financiación, por los recortes. Pero también tenemos un problema añadido de envejecimiento de la población, con lo que supone de incremento de los pacientes crónicos. Tenemos diseñado un modelo fundamentalmente hospitalocéntrico en el que hay que introducir cambios. Tenemos también un problema de gestión de las plantillas, ya que está basada en leyes obsoletas. La legislación básica y las ideas son de los años ’70 y no son lo que necesita la sanidad hoy en día. Un aspecto a modificar sería ligar los salarios a la productividad.
 
¿Qué nota le pondrían a la gestión del consejero Del Busto?
 
Ha habido un cambio importante a su favor: el talante de diálogo. Veníamos de una legislatura anterior por parte del PSOE caracterizada por una conflictividad enorme y con la mayor huelga médica. Pero, más allá de eso, no podemos seguir con inercias. El consejero debe liderar los cambios en la sanidad. Hasta ahora yo le pondría un suficiente, pero ha habido errores. Como todas las resistencias que se puso a la comisión de listas de espera. El PSOE debería haberla liderado. La existencia de una lista de espera desmesurada en Asturias es algo que todo el mundo ve y no cabe esconder la cabeza.