Una MIR descubre la enfermedad psiquiátrica que esconde la risa del Joker

Una residente de Psiquiatría explica, desde punto de vista neuropsiquiátrico, el origen del trastorno del villano

Imagen de Joaquin Phoenix interpretando al Joker.
Una MIR descubre la enfermedad psiquiátrica que esconde la risa del Joker
jue 10 octubre 2019. 15.45H
El pasado viernes 4 de octubre llegó a la gran pantalla ‘Joker’, el filme más esperado por todos aquellos fans del villano más icónico del universo del Caballero de la Noche. Un estreno que está dando mucho de qué hablar; no solo por la brillante interpretación que hace Joaquin Phoenix del supervillano de Batman sino por cómo se muestra la patología psicológica del Joker y todo lo que hay detrás de la risa diabólica de este payaso.

Todo desde un punto de vista neuropsiquiátrico, una residente de Psiquiatría ha desarrollado un amplio hilo de Twitter desglosando qué enfermedades tiene este personaje de DC Comics para hacer una aproximación y entender así dónde comienza y termina su parte como criminal.

A continuación, enumeramos los rasgos psicológicos del villano más famoso y que se pueden observar en la cinta. (¡Tranquilidad! No contiene spoilers).

En primer lugar, la autora del hilo de Twitter, @MujerMaryvilla, parte un principio base. Y es que el Jocker tiene una enfermedad psiquiátrica y neurológica. Esta psiquiatra ha explicado que el supervillano ha estado hospitalizado y medicado. Pero ¿por qué ha sido así? “Siempre lo hemos catalogado de psicópata y no es natural que los psicópatas estén hospitalizados”, ha cuestionado.

Es aquí donde entra esa risa histérica, descontrolada y  compulsiva del Joker, que en otras películas ha sido esbozada por actores como Jack Nicholson, Heath Ledger o Jared Leto. “Es epiléptico…específicamente padece Epilepsia Gelástica, que se caracteriza por crisis de risa incontrolable”, ha descubierto en este original hilo tuitero.


El Joker padece Epilepsia Gelástica, que se caracteriza por crisis de risa incontrolable


Según ha explicado esta residente, este tipo de epilepsia se asocia “a una malformación del sistema nervioso central llamada hamastoma hipotalámico”, que es esa carcajada incómoda y percibida como inapropiada por el paciente pero que no puede evitarlo. De hecho, la autora de la cadena de comentarios ha reconocido que es un síntoma “prácticamente intratable a pesar de la medicación”.

Por otro lado, ha añadido que esta malformación también produce manifestaciones psiquiátricas como son los trastornos de conducta y alteraciones del ánimo como la irritabilidad y la ira. “¿Les suena conocido? Sí, nuestro Joker tiene un fuerte componente orgánico (enfermedad física) en su psicopatía”, ha apuntado.

Concretamente, en lo que se refiere a los tipos de psicópatas que existen ya descritos por los expertos, el Joker iría en la clasificación de psicopatía epileptoide de Ernst Kretschmer, explosivo por Kurt Schneider e impulsivo por Homburguer.

En lo que se refiere a la parte psicológica y bases psicodinámicas para la estructura de la personalidad, esta residente de Psiquiatría ha detallado que la psicopatía surge en los inicios tempranos de la infancia, aunque también cuenta con un fuerte componente genético. “Estas estructuras son consecuencia de la pugna entre las pulsiones infantiles perversas y los mecanismos de represión, que oponen dichas pulsiones a las tendencias sociales o morales del individuos. La deformidad del carácter es resultante de esta pugna entre instinto y moral”, ha dicho.

El villano, ¿nace o se hace?


Al final del hilo se ponen una serie de cuestiones que tienen que ver con el debate que más se ha generado sobre el Joker, su maldad y su impulso criminal. Es decir, sobre esa empatía que se puede llegar a evocar por él pese a ver su alto frenesí asesino.

“Si bien el Joker es un marginado social y su psique temprana sufrió un  trauma que lo convirtió en psicópata, también padece una enfermedad física que lo predispone al crimen (aunque no lo justifica)”, ha valorado.


"Si bien el Joker es un marginado social y su psique temprana sufrió un trauma que lo convirtió en psicópata, también padece una enfermedad física que lo predispone al crimen"


Según ha concluido, este supervillano “disfruta” poniendo en otros la angustia “que no puede permitirse sentir” como psicópata.

“Debido a su organicidad, la naturaleza de sus crímenes es sumamente violenta e impulsiva. Podría controlarse pero no escoge esto, le da rienda suelta a sus instintos”, ha aclarado. De hecho, la residente ha añadido que este personaje no oculta sus crímenes e inconscientemente busca ser castigado, “su narcisismo y búsqueda de reivindicación lo terminan por encarcelar”.

Perfil de asesino y su castigo


Entonces, ¿por qué mata? Aquellos que no habían descubierto al enemigo de Batman simplemente apuntarían que el payaso de sonrisa malvada era preso de la locura. Pero este hilo da con una de las claves.

“El homicidio implica un quiebre de las fuerzas represoras del super-yo. Esto le sucede cuando se da cuenta de que no tiene nada que perder, en este punto ni siquiera sabe de dónde viene, perdió su identidad. Nada importa ya”, ha matizado.

Ahora bien, llegados al punto de cuestionar si el Joker es imputable de delitos a pesar de su trastorno neuropsiquiatrico, se plantea si es o no un delincuente y si debe ser castigado. La respuesta que da esta residente es un "sí", pero teniendo en cuenta que se debe comprender el concepto de enfermedad mental y de los criterios que debe cumplir el trastorno para ser juzgado o no.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.