Relato 'heroico' de emergencias tras un paciente que tomó droga caníbal

Un médico pide mayor reconocimiento para los profesionales que asisten fuera del hospital

Imagen de archivo de profesionales sanitarios asistiendo a pie de calle.
Relato 'heroico' de emergencias tras un paciente que tomó droga caníbal
jue 23 enero 2020. 18.25H
En la mayoría de los casos cuando se habla de atención sanitaria y cuidados viene a la cabeza la habitual imagen de profesionales que están en hospitales y centros de salud. Es por ello que las actuaciones que se dan fuera de las paredes de los centros pasan desapercibidas. Con el propósito de dar mayor visibilidad al trabajo que llevan a cabo los equipos de emergencia, un urgenciólogo ha relatado un suceso que precisó de asistencia a pie de calle y que bien ha servido para recordar que hay héroes que no llevan capa.

Se trata del hilo de Twitter del médico Julio Armas Castro en el que ha explicado cómo fue todo el protocolo que siguieron tras un aviso. “Aparentemente es una foto de un pantalón y unos zapatos sucios, pero es mucho más, muchísimo más”, ha comenzado con esta reflexión el facultativo mientras ha compartido una imagen de unos pantalones de uniforme de color naranja.

Armas ha explicado que había asistido a una alerta nocturna durante una de las noches en la que las condiciones metereológicas no acompañaban. Según ha detallado en otro de los tuits, el paciente era un chico joven de 19 años que se encontraba en un parque público y que “amenazaba con engullirnos”. “Llegamos, intentamos contención verbal y por poco recibimos una mordida”, ha añadido este especialista. Y es que según ha confesado en otro de los comentarios, el paciente había tomado la popularmente conocida como droga caníbal.


"Una hora y media duró el aviso, bajo la lluvia, con frío y no escuché a nadie quejarse, ni insultar al paceinte, ni recriminarle nada. Todos éramos un equipo"


“Procedimos a contención mecánica y sedación farmacológica, allí en medio del lodo, tratando de preservar siempre la integridad física de un paciente que nos agredía, insultaba y escupía, pero que seguía siendo nuestra razón de ser”, ha manifestado.

Armas ha dicho que consiguieron estabilizar al paciente y que le trasladaron hasta el hospital. “Una hora y media duró el aviso, bajo la lluvia, con frío y no escuché a nadie quejarse, ni insultar al paciente, ni recriminarle nada. Todos éramos un equipo”, ha reflexionado.

A modo de conclusión, este urgenciólogo ha sentenciado que fue al final de todo el proceso cuando fueron conscientes de cómo se encontraban todos ellos por haber estado expuestos a las malas condiciones climatológicas. “Si alguien quiere aprender a trabajar en equipo que se venga a la calle, aquí hay gente con mucha vocación y en ocasiones hay verdaderos héroes; algunos van de verde, otros de azul, otros de un verde más llamativo y otros de naranja”, ha enumerado Armas.

Es por ello que ha querido cerrar su hilo de Twitter diciendo que no hay que buscar “influencers guays” sino que hay que buscar “gente común que se juega la vida por los demás y que a veces se llena los zapatos y el pantalón de barro” recordando la imagen con la que ha abierto su cadena de tuits.

La valoración que ha hecho este especialista ha sido muy aplaudida por otros perfiles tuiteros sanitarios, que han recordado la importancia de trabajar en equipo, pero también ha sido elogiada por los propios pacientes.


 

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.