Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 10:05

Los pacientes de series de televisión mueren el triple que en la realidad

En la ficción los pacientes van directos a quirófano, pasan menos de una semana hospitalizados y son más jóvenes

Plantilla de cirujanos de la serie médica.
Los pacientes de series de televisión mueren el triple que en la realidad
Redacción
Sábado, 24 de febrero de 2018, a las 12:30
Un estudio realizado por investigadores estadounidenses, y publicado en la revista Trauma Surgery & Acute Care Open, ha avisado de que la serie de televisión 'Anatomía de Grey' puede distorsionar la realidad de la Traumatología, incluida la velocidad en la que los pacientes se recuperan tras una lesión grave.

Para alcanzar esta conclusión, los científicos compararon la imagen del trauma sufrido por 290 pacientes ficticios del Hospital estadounidense de Seattle Grace en las 12 primeras temporadas de la serie con los padecidos en la vida real por 4.812 pacientes recogideos en el National Program Sample de la base de datos de traumatismos (NTDB). 

"Tienden a basarse en enfermedades raras, presentaciones extrañas de enfermedades comunes o lesiones extrañas"



De esta forma, observaron que la tasa de mortalidad fue tres veces mayor en Anatomía de Grey que en la vida real (22 por ciento en comparación con 7 por ciento) y el 71 por ciento de los actores pasaron directamente de la atención de emergencia al quirófano, mientras que solo uno de cada cuatro (25 por ciento) de los pacientes reales lo hicieron.

Entre los supervivientes de la serie, solo alrededor de 1 de cada 20 (6 por ciento) fueron transferidos a un centro de atención a largo plazo, significativamente menor que la proporción de enfermos reales (22 por ciento). Además, entre los heridos graves, la mitad de los pacientes de ficción pasaron menos de una semana en el hospital, mientras que solo uno de cada cinco (20 por ciento) de los pacientes de la vida real lo hizo.

Respecto a la edad, los pacientes ficticios tenían una media de 34 años, mientras que en la realidad ronda los 41. Además, el 40 por ciento de los pacientes con traumatismo son mujeres, mientras que la cifra real habla del 30 por ciento. 

Buscando la excepción

"Los dramas médicos de la televisión estadounidense tienden a basarse en argumentos que presentan enfermedades raras, presentaciones extrañas de enfermedades comunes, lesiones fantásticas y extrañas, y eventos de víctimas en masa, todo enmarcado dentro de una representación 'realista' de un hospital estadounidense típico", han detallado los expertos.

Esto, prosiguen, puede provocar una visión "sesgada" de la realidad, especialmente en un momento en el que la satisfacción del paciente ahorra costes al sistema. "La divergencia entre las expectativas del paciente y la realidad puede contribuir a niveles más bajos de satisfacción", han zanjado.