Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:45

La sonrisa agradecida de un sietemesino tras su operación a corazón abierto

Ellis nació con un defecto en el corazón, pero logró salvar la vida tras una cirugía tres meses después de nacer.

Ellis, junto a su madre tras ser operado del corazón.
La sonrisa agradecida de un sietemesino tras su operación a corazón abierto
Redacción
Miércoles, 11 de octubre de 2017, a las 09:05
Someter a un recién nacido a una operación a corazón abierto es una de las cirugías más peligrosas que existen. Sin embargo, cuando todo sale bien, se pueden corregir deficiencias a largo plazo que, más adelante, resultan mucho más complicadas de subsanar. Por eso, la historia que desvela el Mirror esta semana es una de las que más esperanza dan a los padres. Sobre todo, gracias a Ellis, un bebé sietemesino que deslumbró al mundo entero con su sonrisa tras su operación.

Había nacido seis semanas antes de lo previsto y existían posibilidades de que tuviera algún tipo de complicación por su desarrollo intrauterino inconcluso. En efecto, los médicos descubrieron que Ellis tenía líquido en los pulmones y, tras realizarle algunas pruebas adicionales, que tenía un gran defecto en la membrana que separa las dos cámaras inferiores de su corazón.

Ellis necesitaba una operación para corregir el defecto cardiológico. Pero, dado su frágil estado, tuvo que esperar en su casa durante tres meses hasta que pudo llevarse a cabo la cirugía en el Hospital General de Southampton con un menor riesgo para su salud.

Tras pasar seis días ingresado en el centro hospitalario, sus padres pudieron llevarlo de nuevo a casa, aunque sigue precisando de revisiones periódicas para determinar una correcta evolución. “Es un luchador, sano y feliz. Y estaremos eternamente agradecidos al equipo del hospital por su extraordinaria atención”, resumía su madre tras este final feliz.