Víricö

Entre el 15 y el 20% de los sanitarios ya cuenta con una vida laboral de más de 10 páginas por falta de contratos fijos

Un sanitario, 700 contratos: "El Covid no ha puesto fin a la temporalidad"
Fabián Valero, director de Zeres Abogados


07 abr 2021. 12.30H
SE LEE EN 5 minutos
Más de 700 contratos acumulados. Veinticinco páginas de vida laboral. Lo que a ojos de muchos puede parecer inconcecible, para algunos profesionales sanitarios es algo normal. Contratos de semanas, días o incluso horas. Ni siquiera la pandemia no ha conseguido acabar con uno de los principales problemas al que se enfrentan cientos de trabajadores en la Sanidad pública española: la temporalidad laboral

Ni el aumento continuado de la presión asistencial ni la mayor carga de trabajo propiciada por el Covid-19 han conseguido incrementar la estabilidad del personal sanitario, tal y como explica Fabián Valero, especialista en derecho laboral y director de Zeres Abogados. "Durante la pandemia en vez de contratos de dos días se han hecho de tres meses pero una vez se han acabado hemos vuelto a lo mismo". 

Teniendo en cuenta que el 35 por ciento del personal sanitario en nuestro país es temporal, este experto calcula que aproximadamente un 15-20 por ciento de los profesionales, especialmente en Enfermería, TCAE y Medicina, ya cuenta con una larga ristra de contratos, incluso en sus primeros años de ejercicio. 

A sus manos llegaba hace unos días el ejemplo de un trabajador de la sanidad pública que acumulaba 14 páginas de vida laboral. Solo en una de ellas se podían ver hasta 37 contratos temporales en un lapso de menos de 3 meses. En el caso de algunos profesionales, esta situación de inestabilidad puede llegar a alargarse incluso "20 años", es decir, gran parte de su vida laboral.


Según explica, a la hora de cubrir un puesto fijo, hay administraciones que prefieren contratar a los sanitarios solo de lunes a viernes para "evitar pagarles el fin de semana, contratarles como interino o tener la plaza en propiedad". Esta médica daba fe de ello exponiendo su caso en redes: "En un mes de contrato de sustitución me han dado de baja todos los días no trabajados (findes y fiestas). Esto significa que ni cotizo ni cobro y no tengo derecho a baja", criticaba Irene.



Más costes por bajas y deterioro del servicio 


Este ahorro de costes puede llegar a tener el efecto contrario, advierte Valero, puesto que, habrá "más gente de baja y quemada" y por tanto se derivará en un "deterioro del servicio" y un incremento consiguiente del gasto. La calidad de los cuidados también puede verse resentida si este es el modelo que predomina en las plantillas, advierte Ana, enfermera en Galicia. "Que tienen que existir listas de contratación es evidente para cubrir bajas, vacaciones y demás, que el 80% de la plantilla de un servicio/hospital esté compuestas por personal eventual/interino es vergonzoso", acusa. 



La pandemia no ha hecho sino acrecentar "el abuso de la temporalidad" ya existente, afirma Valero, propiciando el trasvase a la Privada o incluso la emigración a otros países. Por un lado, "al no haber oposiciones, las plazas vacantes estructurales no se cubren y se tira de la bolsa de interinos", mientras que, en el caso de las bajas de corta duración, por ejemplo por Covid-19 o vacaciones, se recurre a la bolsa temporal, incrementando la demanda de personal eventual.

"La mayoría de mis contratos son de uno o dos días", confirma en este sentido Luz como enfermera del Sergas, reconociendo que así "sin saber qué te va a tocar, es muy difícil gestionarse la vida".

"Muchos aplausos, cero soluciones"


"Están peor que antes", denuncia este abogado, tras comprobar que, a pesar del esfuerzo realizado en primera línea de pandemia, a los trabajadores temporales "se les sigue denegando una carrera profesional", aunque esto suponga saltarse "la normativa antidiscriminación". Tampoco han recibido "ningún tipo de recompensa social ni por parte de la administración", asegura, dispuesto a que los "aplausos" se traduzcan en "soluciones". 

Aunque entiende que, dada la situación de crisis, no es el mejor momento para cambiar el sistema, sí ve conveniente "buscar una fórmula legislativa" a corto plazo, "dentro de uno o dos años como mucho", que limite los contratos temporales y sea posible "estabilizar el empleo". Para ello, es "importante saber cuáles son las necesidades del día a día y el personal suficiente para cubrirlas", en vez de "tener cuadros de mínimos e ir tirando de bolsas de interinos". Estas condiciones, a menudo, hacen que sea cada vez difícil encontrar personal disponible en la Sanidad Pública, argumenta Valero, que no descarta "una posible rotura del sistema" si no se cambia el rumbo. 





Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.