vie 14 febrero 2020. 17.26H
Europa Press

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

Una investigación de la Universidad de East Anglia (Reino Unido) ha avisado de que el incremento de noticias falsas puede empeorar los brotes de enfermedades, ya que pueden distorsionar los procesos políticos o manipular la economía.

A esta conclusión han llegado tras probar el efecto que supone compartir información peligrosa incorrecta sobre la salud durante el brote de una enfermedad. De esta forma, observaron que casi el 40 por ciento de la sociedad británica se creía, al menos, una teoría de la conspiración, y aún más en Estados Unidos y otros países.

"Cuando se trata del nuevo coronavirus ha habido mucha especulación, desinformación y noticias falsas que circulan en Internet, sobre cómo se originó el virus, qué lo causa y cómo se propaga. La información errónea significa que los malos consejos pueden circular muy rápidamente, y puede cambiar el comportamiento humano para correr mayores riesgos", han dicho los expertos.

Los ejemplos de conductas de riesgo durante los brotes de enfermedades infecciosas incluyen no lavarse las manos, compartir alimentos con personas enfermas, no desinfectar superficies potencialmente contaminadas y no aislarse por sí mismo.

"Probamos estrategias para reducir la información errónea. En nuestro primer estudio, centrado en la gripe, la viruela del mono y el norovirus, descubrimos que la reducción de la cantidad de consejos nocivos que circulaban solo en un 10 por ciento mitigaba la influencia de malos consejos sobre los resultados de un brote de enfermedad. Hacer que el 20 por ciento de la población no pueda compartir o creer consejos dañinos, o 'inmunizarlos' contra noticias falsas, tuvo el mismo efecto positivo", han detallado los investigadores.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.