mié 27 mayo 2020. 17.06H
Europa Press

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

Expertos de la compañía OncoDNA han resaltado que la genética es una "variable fundamental", a tener en cuenta para determinar el tratamiento de cáncer en la mujer, con motivo del Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, que se celebra este jueves 28 de mayo.

Gracias a la denominada medicina de precisión, los oncólogos pueden tomar decisiones a medida para que cada paciente reciba un tratamiento específico y dirigido. "Nos permite saber cuál es el genoma y adaptarnos al tumor, aumentando la eficacia del tratamiento y reduciendo la toxicidad para el paciente", explica el codirector de la Unidad de Investigación Clínica, Grupo de Oncología ONCOAVANZE, Pedro Valero.

"En mi caso, me lo recomendó el doctor porque veía que tenía posibilidades de entrar en un ensayo clínico y de que me dieran un tratamiento acorde a mis necesidades", explica Mª Jesús Cortés, una de las pacientes de cáncer de las vías biliares, cuya muestras han sido analizadas por OncoDNA. Gracias al test genómico, los trámites se pudieron agilizar y Mª Jesús se encuentra en estos momentos realizando ese ensayo al que aspiraba en Barcelona.

"El uso de OncoDEEP, análisis genómico específico para tumores en estadios III y IV, como el cáncer de pecho, pulmón y colon nos ha abierto una ventana de posibilidades de ensayos clínicos y de tratamientos más específicos para tratar el tumor de Mª Jesús", comenta Pedro Valero al respecto.

Otra de las mujeres que se ha visto beneficiada por los test genómicos de OncoDNA es Christine. En 2017 le detectaron un cáncer uterino poco frecuente llamado leiomiosarcoma. "Representa un 0,2 por ciento de todos los cánceres detectados en el mundo", comenta. Se lo detectaron durante una histerectomía (cirugía para extirpar el útero). "Cuando lo encontraron, el tumor tenía más de 10 centímetros, y poco después se observó que existía metástasis en otros órganos: pulmones, ovarios y en los dos pechos", recuerda.

Christine se sometió a dos tratamientos diferentes de quimioterapia que le provocaron importantes efectos secundarios. "Fue entonces cuando tomé la decisión de realizar uno de los test de OncoDNA. De esta manera, mi oncólogo pudo ver que estaba reaccionando positivamente a uno de los tratamientos que estaba recibiendo, pero no a otro de ellos, y que estaba acumulando demasiada toxicidad innecesaria", explica. Gracias a ello, su calidad de vida mejoró al reducirse los efectos secundarios, al mismo tiempo que el tratamiento seguía siendo efectivo.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.