Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 19:05
Opinión > El termómetro

Rosa Cuadrado

Rosa Cuadrado
Rosa Cuadrado, secretaria de la FSS de CCOO Madrid.
Lunes, 04 de julio de 2016, a las 19:05
Este lunes, en su legítima y necesaria labor sindical, la delegación madrileña de CCOO (en la imagen su máximo responsable) ha emitido un duro ‘informe’ sobre los presupuestos sanitarios de la comunidad. A Comisiones Obreras le parece poco el aumento de la inversión en personal (98 millones) en comparación con los 400 millones que se llevan fármacos, conciertos y productos sanitarios, entre otras partidas. Sin embargo, la crítica no va más allá de eso, de una crítica destructiva que pierde valor por no aportar una alternativa, ni una propuesta de mejora. Una crítica además en base a conjeturas sobre el incremento, del que “sospechan” que va “al pago del canon a las empresas que gestionan los servicios no sanitarios”. Esa “sospecha” les lleva a ir un paso más allá y asegurar que “la apuesta del Gobierno Regional es clara, potenciar la gestión privada frente a la pública para legitimarla ante la sociedad madrileña”. Acusaciones tan graves exigen argumentos mucho más sólidos que una “sospecha”.