Considera necesario explorar nuevas fórmulas para financiar la incorporación de la innovación al sistema sanitario



15 nov 2013. 17.54H
SE LEE EN 15 minutos

Enrique Pita / Imagen: Pablo Eguizábal. Madrid
La deuda de las administraciones con las empresas de tecnología sanitaria ha sido y es uno de los temas candentes que más preocupan al sector, pero una vez que los distintos planes de pago puestos en marcha por el Gobierno central parecen estar solucionando poco a poco esta situación, las empresas fijan la vista en el futuro. En este sentido, el director general de Siemens Healthcare en España, Luis Cortina, ha señalado a Redacción Médica que más allá de que las administraciones cumplan progresivamente con los pagos, su objetivo está puesto en las inversiones necesarias para que el sistema sanitario español no se quede atrás en el campo de la innovación.

El sector está pendiente de la última fase del plan de pago a proveedores de 2013. ¿Cuál es la situación en la que se encuentra Siemens Healthcare? ¿Considera que el plan está siendo positivo, tanto para la empresa como para el sector?

El año pasado cuando a finales de mayo se puso en marcha el primer ‘Plan Montoro’ fue acogido con gran satisfacción por las empresas, tanto las de tecnología sanitaria como las farmacéuticas, porque se había llegado a situaciones bastante extremas con respecto a los días de pago y esto estaba creando serios problemas financieros a todas las compañías, tanto a las pequeñas, que evidentemente quedaban en una situación muy complicada, como a las multinacionales.

El plan supuso no solo un gran alivio, sino también un compromiso por parte del Gobierno y de las administraciones con respecto a las empresas y los proveedores. A raíz de este plan la situación no es la misma que antes. Todas las autonomías han intentado hacer el mayor esfuerzo posible para pagar dentro de las posibilidades que tenían, y hay que tener en cuenta que muchas de ellas, la inmensa mayoría, han cumplido sus presupuestos, pero evidentemente la deuda que arrastraban ha sido complicada.

Ahora llega este segundo plan, aunque quizá pensábamos que llegaría antes de verano. Nos han pedido la confirmación de las facturas para que se pague a partir de diciembre y hasta el mes de febrero, lo que supone una situación positiva para todos nosotros. Esperemos que una vez las administraciones hayan regularizado sus compras y gastos pueda cumplirse la ley de morosidad y el pago a 30 días con el apoyo por parte del Gobierno. Las expectativas son mejores que hace un año y medio, y por tanto, avanzamos en sentido positivo, lo que genera confianza, aunque siempre estamos expectantes y pendientes. Las comunidades hacen un esfuerzo para cumplir sus presupuestos e ir pagando.

¿La deuda está suponiendo un problema de cara a su empresa matriz?

Se observa que los pasos concretos se están cumpliendo, y evidentemente nuestra matriz también ve que hay una recuperación económica en el país, que acompañado del cumpliendo de unas fechas y unas promesas por parte de la Administración central en relación con los pagos hace que haya una confianza en que el país vaya hacia delante y que se va a salir de la situación que se ha creado con la crisis.

¿Considera suficientes las medidas que se están tomando desde las administraciones para solventar el problema de la deuda que envuelve al sistema sanitario?

Hay una cosa importante, y es que las administraciones han tomado conciencia de que no se puede gastar más de lo que uno tiene, y que hay que cumplir los presupuestos. Cumplir en esto es un paso muy importante, y el siguiente paso es que se pueda cumplir en el pago, de una forma razonable, a 30 días, que es lo que marca la Ley de Morosidad. Confiamos en que progresivamente, en un corto plazo, España sea un país en el que se cumpla con los plazos de pago.

Quizá lo más complicado de entender, más que el montante de la deuda, sea ese plazo de pago. ¿Se está haciendo lo necesario para rebajarlo?

Los últimos datos es que se han rebajado los días, pero también el mercado ha bajado, con lo que automáticamente la deuda no es tan elevada. Como comentaba, el primer punto importante es cumplir con el presupuesto que se asignan las  administraciones, y esto lo están haciendo y son conscientes de que hay que hacerlo. Después, evidentemente es necesario tener los fondos para poder cumplir. Si la economía del país funciona mejor, esta economía puede revertir positivamente en el sistema sanitario para poder hacerlo sostenible.

“Debemos estudiar otras posibilidades para financiar la incorporación de tecnología sanitaria”.

Hay una larga lista de productos a los que afectará la subida del IVA sanitario. ¿Considera que esta situación puede trastocar los planes no solo de las compañías, sino en cuanto a los presupuestos autonómicos?

No puedo responder por las administraciones porque están elaborando sus presupuestos de cara al próximo año, pero supongo que tendrán que tener prevista esta situación si finalmente entra en vigor de forma fija el 1 de enero. Evidentemente una subida del IVA puede tener consecuencias en la inversión, pero aquí hay también algo en lo que podemos trabajar conjuntamente con las administraciones y los grupos hospitalarios privados, que es ver otras posibilidades de financiación de la tecnología sanitaria a través de nuestras propias empresas de financiación, o aspectos como el lising, el pago por uso, o diversas modalidades que aún no están del todo extendidas como podrían.

¿Estas nuevas modalidades se incluyen en la colaboración público-privada? ¿Está valorando Siemens Healthcare avanzar en el campo de convertirse en socio tecnológico de algún centro hospitalario?

Nosotros tenemos la mayor inversión que se ha producido en España en los últimos años en la colaboración público-privada, que ha sido en el hospital Cartagena-Mar Menor, que se hizo hace tres años. Fue una dotación y una inversión muy importante desde el punto de vista de la administración sanitaria de Murcia.

La colaboración público-privada es algo que ha existido desde hace muchos años. Es un modelo que nosotros ya hemos utilizado y que estamos abiertos a seguir utilizándolo, siempre y cuando la administración pueda tener una flexibilidad para que podamos adoptar estos modelos y que sean positivos para la propia administración y para nosotros. El modelo de socio tecnológico es uno de los posibles, pero no el único.

¿Perciben en la administración un feedback en este sentido? ¿Son reticentes?

Creo que están abiertos y son conscientes. En muchos foros se habla y se comparten las experiencias de colaboración público-privada, pero lo más importante en los dos o tres últimos años ha sido el pago de la deuda, y ha sido necesario para hacer sostenible el sistema de cara al futuro. Lo importante es que una vez se solvente este tema, como esperamos que ocurra en 2014, hablemos de posibilidades de inversión en tecnología de cara al futuro para no quedarnos atrás. La inversión ha bajado casi un 70 por ciento en los últimos dos o tres años, y esto es un grave problema, tanto para los profesionales como para los pacientes.

“La obsolescencia es consecuencia de la falta de inversión en los últimos años”.

Esto nos lleva a la obsolescencia de los equipos. Los últimos datos de Fenin señalan que un 30 por ciento del equipamiento tecnológico de los hospitales está por encima de los diez años, y parece que la tendencia es al alza. ¿Qué supone esta situación para las compañías? ¿Y para el sistema?

Esta es una de las consecuencias de la falta de inversión en los últimos años. La obsolescencia y el hecho de que tengamos un 30 por ciento de equipos con más de 10 años significa que si en los próximos tres o cuatro años no invertimos, nos podemos encontrar que casi un 40 o un 50 por ciento lleve más de una década en uso, y debemos pensar que en otros países la vida media de estos equipos está entre 6 y 8 años. Esto significa un coste de mantenimiento mucho más alto; riesgos evidentes de piezas, máquinas o equipamiento obsoleto que requiere un mantenimiento en el que puede ser un problema conseguir las piezas de recambio correspondiente; y, además, no deja de ser un tipo de instrumentación de hace años que por ejemplo emplean dosis de radiación más altas que los equipos que actualmente estamos comercializando.

¿Valoran la posibilidad de incrementar su presencia en el campo del mantenimiento de equipos tecnológicos de los hospitales?

Lo que nosotros mantenemos son nuestros equipos: es hacer aquello que tú sabes, con la gente que sabe y del producto que tienes. Esta es nuestra especialización y a lo que nos tenemos que dedicar, pero evidentemente en aquellas situaciones de colaboración público-privada, como en Cartagena Mar Menor, donde se incluye dar soporte a equipos que no son de Siemens Healthcare, también participamos y si forma parte del trabajo conjunto también lo podemos hacer.

¿La nueva red de agencias de evaluación de tecnología sanitaria puede suponer un avance a la hora de incorporar nuevas tecnologías al sistema sanitario?

Las agencias de evaluación, bien elaboradas en sus bases y con unos objetivos claros y definidos, son importantes a la hora de aproximar la tecnología a cuál tiene que ser su uso. Es importante tener la tecnología adecuada, pero también que esta tecnología sea empleada positivamente de cara al paciente, y no de forma indiscriminada, para que sea sostenible.

Cualquier iniciativa en este sentido es bienvenida siempre y cuando se trabaje conjuntamente con las empresas de tecnología, de forma que podamos hacer una evaluación conjunta de cuáles son los objetivos y cómo nosotros podemos apoyar para que nuestra tecnología y su aplicación sean valoradas adecuadamente.

“Es importante tener la tecnología adecuada, pero también que sea empleada de forma sostenible”.

Con respecto a estas agencias se critica que si ya existe un marcado CE, qué sentido tiene evaluar de nuevo una tecnología. ¿Tiene sentido dirigir estas agencias a la realización de estudios de coste-eficiencia?

El marcado CE da lugar a que el producto pueda ser empleado en la Unión Europea, pero el siguiente paso es cómo se utiliza, y aquí es donde es posible y necesario trabajar conjuntamente para buscar la mejor aplicación de la tecnología.

¿Cuál es la presencia de Siemens Healthcare en España?

Siemens Healthcare es una fracción muy importante de Siemens España. Somos uno de los sectores relevantes, con un peso importante.

¿Qué representa España dentro del mercado global de Siemens Healthcare?

Tiene aproximadamente la misma participación que puede tener España en Siemens internacional.

¿Qué balance hace de 2013?

Estamos muy satisfechos. Tenemos una organización muy comprometida para ayudar a que el modelo sanitario sea sostenible. Estamos logrando también una gran participación de mercado, tanto desde el punto de vista de imagen, con participaciones muy relevantes, como en la parte de diagnóstico de laboratorio, que es un área muy importante para nosotros, donde estamos liderando la automatización con doce nuevas cadenas dentro de los diferentes laboratorios hospitalarios del país. Digamos por tanto que es satisfactorio desde el punto de vista de que logramos mantener los niveles que teníamos el año anterior, estamos ampliando nuestra participación de mercado, y sobre todo porque vemos que estamos saliendo de una situación complicada y hay una apuesta clara por hacer que el sector sanitario y la sanidad española deje de ser un asunto mediático y se convierta más bien en una solución para todos como usuarios.

¿Qué hitos tecnológicos ha habido en 2013? ¿Qué productos van a incorporar en breve al mercado?

La I+D es muy importante dentro de Siemens, es clave. Así, tenemos la total automatización de los laboratorios a través de la cadena Aptio. También tenemos el robot quirúrgico Artis Zee. En el campo de los TAC está el Somatom, que es otro producto importante. Tenemos también una línea nueva de equipos de ecógrafos y evidentemente también otros equipos con baja dosis de radiación. Este es el espectro en el que nos movemos en este momento, y todo con un software que lo complementa y permite un manejo adecuado. Siemens Healthcare es la única compañía que integra el diagnóstico in vivo, in vitro y las nuevas tecnologías de la comunicación, que suponen una mejora sustancial de los procesos y en el diagnóstico.

No solo apostamos por tecnología, sino también por la mejora de procesos, por la rapidez en el diagnóstico y por ofrecer una mejor y más adecuada terapia para el paciente. Además hay que tener en cuenta que con las tendencias de envejecimiento de la población actuales los requerimientos diagnóstico cada vez más eficaz estarán a la orden del día, así como la necesidad de reducir los costes indirectos e indirectos de las tratamientos, algo que la tecnología innovadora de Siemens puede contribuir a lograr.

También es importante la familia Selene. Estamos lanzando unas modificaciones para que los profesionales, a través de tablets, pueda comunicar con Selene y hacer sus visitas y pueda tener toda la información. Es una apuesta importante para nosotros.

“La tecnología significa soluciones para el paciente y mejora en la gestión y en el proceso”.

Fenin ha puesto en marcha un sector de e-health, por lo que se entiende que las compañías que forman parte de la Federación están trabajando en ese camino. ¿Siemens también?

Nosotros ya estamos presentes en ese mercado. No solo somos una empresa tecnológica, sino también los somos de las nuevas tecnologías de información y los sistemas de información en tres líneas: por un lado en los sistemas de información hospitalaria; en los sistemas de información de laboratorio, y luego aplicaciones que son utilizadas en nuestros equipos, tanto resonancias como tacs y medicina nuclear.

¿Qué perspectivas tienen para el próximo año en cuanto al mercado español?

Nuestra idea en estos momentos es apoyar al máximo al sistema sanitario para poder invertir en tecnología, porque la tecnología significa soluciones para el paciente, mejora en la calidad de vida, ahorro y significa mejora en la gestión y en el proceso. Vamos a buscar todas las medidas posibles, tanto desde el punto de vista tecnológico como desde la financiación, para poder ayudar al sistema sanitario a que la tecnología forme parte de todo este cambio de la sanidad y que signifique que no vamos hacia atrás desde el punto de vista de la inversión. Tenemos que seguir avanzando e invirtiendo en ello porque es la base del futuro.
 


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.