Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 16:30
Empresas > Tecnología

Un nuevo neuroestimulador es compatible con resonancias magnéticas

Con los implantes actuales, esta posibilidad está muy limitada

José Paz (izquierda) y Richard Rauck.
Un nuevo neuroestimulador es compatible con resonancias magnéticas
Marcos Domínguez
Martes, 08 de noviembre de 2016, a las 15:50
Los implantes neuroestimuladores se han usado para combatir el dolor crónico en aquellos pacientes que no se pueden tratar farmacológicamente, pero tenían algunos inconvenientes. Entre ellos, la imposibilidad de realizar pruebas de diagnóstico por imagen como las resonancias magnéticas.

Por eso, Boston Scientific acaba de presentar un dispositivo de última generación compatible con estas técnicas, pensado para aquellos pacientes con dolor crónico de espalda y piernas. Se trataría, según la compañía, del primero de su clase que no tiene límite temporal de exposición a la resonancia magnética.

La consiguiente ventaja es que "lo puedes implantar en pacientes en que antes no podías, globalizando la terapia", afirma José Paz, neurocirujano de La Paz, en Madrid, el primer hospital español que ha utilizado este sistema.

Paz destaca además el hecho de que la batería (que tiene una duración de 12 años) del implante sea recargable y no haya que abrir el bolsillo subcutáneo para sustituir la pila. Por otro lado, considera que el profesional experimentado en anteriores versiones del aparato se adaptará rápidamente a este modelo.

Alternativa a los opioides

A la presentación del nuevo dispositivo ha acudido Richard Rauck, del Carolina Pain Institute de Estados Unidos. El especialista en dolor destaca como puntos clave la "flexibilidad" que permite usar diferentes formas de onda para mandar impulsos a la médula espinal, así como un software "integrado y sofisticado" que permite programarlo para dirigir el estímulo a puntos concretos (utiliza hasta 16 electrodos).

Rauck considera que con los avances del dispositivo mejora la calidad de vida de los pacientes "al utilizar menos medicamentos, menos opioides", que tienen efectos secundarios y el riesgo de generar adicción. "Incluso, el paciente llega a desarrollar tolerancia a su efecto, por lo que va necesitando más opioides", por lo que ve este neuroestimulador como una "muy buena alternativa" a estos fármacos.