No rebasan el 40% cuando cualquier compañía que baje del 60% se considera no apta



05 nov 2015. 19.54H
SE LEE EN 4 minutos
Redacción. Barcelona
Los quirófanos españoles no dan la talla en eficiencia. Así de contundente ha resonado el dato durante el XXI Encuentro del Sector de la Tecnología Sanitaria, organizado por Esade y Fenin, donde se ha explicado que el método de gestión lean avanza con fuerza en la sanidad española para contrarrestar los efectos de los recortes económicos, durante la larga etapa de crisis, que no han reparado en preservar la calidad de la asistencia.

De izq. a dcha.: Manel Peiró, profesor del Departamento de Dirección de personas y Organización y Director del Executive Master en Dirección de Organizaciones Sanitarias de Esade; de Fenin: Javier Colás (vocal de la Junta Directiva), Margarita Alfonsel (secretaria general) y María Luz López-Carrasco (presidenta). Les siguen Francisco Longo, director general de Esade y Javier Martín, vicepresidente de Fenin.


Si se aplica esta filosofía, originaria de empresas muy conocidas como la automovilística Toyota, es casi seguro el equilibrio entre reducción de los recursos y calidad del servicio, pues se basa en aspectos a menudo descuidados como el cuidado del personal que, está demostrado, aumenta su rendimiento.

En el caso concreto de los quirófanos, según ha apuntado Sergi Rabaza, director de División Hospitales de Laboratorios Hartmann, mientras la industria asume que cualquier compañía con resultados de eficiencia inferiores al 60 por ciento ponen en riesgo la continuidad de su negocio, la media de eficiencia de los quirófanos en España se sitúa entre el 25 y 40 por ciento. “Esto” –ha apostillado– representa una gran oportunidad, pues la mejora no pasa por hacer las cosas más deprisa o recortar recursos, sino por una reorganización de los procesos o método lean, involucrando a todos sus participantes, y éste es un ejemplo de cómo se pueden reducir de forma relevante y sostenible las listas de espera”.

Pero no se trata solo de un concepto abstracto en el sector sanitario (véase enlace relacionado); ya existen ejemplos concretos, entre otros el expuesto, en esta jornada, por el director de Estrategia y Planificación del Hospital Clínic de Barcelona, David Font, quien ha contado su experiencia de uso de esta nueva herramienta en varios proyectos del área de Urgencias y del ámbito quirúrgico, y los primeros resultados obtenidos.

Para David Font, resulta del todo compatible crear valor para el paciente y, al mismo tiempo, reducir ineficiencias y derroches. “Hay” –ha concluido– “mucho margen para ser más eficientes y mejorar la calidad de la atención que se presta al paciente. Las organizaciones realizamos muchas actividades que solo aumentan coste y no valor; eliminarlas no va a perjudicar nunca al paciente y los estudios están ahí para demostrarlo”.

Traslado de la recuperación al sector

Desde un punto de vista más general, la presidenta de Fenin, María Luz López-Carrasco,  ha con concluido que “si los indicadores macroeconómicos permiten al menos ser más optimistas que hace un año, lo idóneo sería que la recuperación, además de ir a más, se fuera trasladando de forma efectiva a sectores estratégicos como el de la tecnología sanitaria”. “Un sector”, recordó, “que pese a los retrocesos experimentados en los últimos años, continúa siendo clave para el tejido industrial del país, dando empleo directo a más de 25.000 profesionales”.

Para López-Carrasco, es preciso innovar también en la búsqueda de soluciones haciendo partícipes a todos los agentes del sector sanitario. “Los nuevos modelos de gestión o de contratación, deben favorecer la introducción de innovaciones capaces de aportar valor al profesional sanitario y al paciente; de este modo, se garantizará el acceso de ambos a las soluciones que se necesitan y allí donde se necesitan. El planteamiento debe ser siempre incorporar aquello que ha demostrado ser eficiente y mejorar los resultados en salud”.

ENLACE RELACIONADO:

“Gestionar la sanidad como se gestionan los coches”, en Publicación de Ingeniería Sanitaria (Nº 4, 19/01/15)
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.