Redacción Médica
14 de agosto de 2018 | Actualizado: Martes a las 10:25
Empresas > Tecnología

Sanidad estudia incluir pacientes en la evaluación tecnológica en 3 fases

La primera de ellas comenzó el año pasado

Los resultados permitirán establecer qué tratamientos son los más eficaces.
Sanidad estudia incluir pacientes en la evaluación tecnológica en 3 fases
À. L.
Lunes, 30 de julio de 2018, a las 16:45
El Ministerio de Sanidad ha encargado a la Consejería de Sanidad de Canarias la elaboración de un manual que permita establecer las fases a seguir para determinar qué innovaciones deben ser incorporadas en el catálogo de prestaciones del Sistema Nacional de Salud (SNS) y como implicar en ello a los pacientes.

La alta tasa de innovación tecnológica ha hecho "más necesario que nunca disponer de mecanismos de evaluación que dictaminen la incorporación de las misma descansa sobre pruebas suficientes de efectividad, seguridad, costes-efectividad y uso apropiado", según se desprende del manual.

La primera fase fueron las llamadas Acciones a realizar a corto plazo, en 2017. En esta etapa, se debe establecer el marco normativo para que se puedan empezar a desarrollar las acciones de participación de los pacientes. Para ello, es necesaria la adjudicación de los recursos, el desarrollo de los materiales y la difusión de las primeras actividades.

Seguidamente, comienza la segunda fase, las acciones a realizar entre 2018 y 2019. Es aquí cuando se amplía la participación de los pacientes, comienza la formación de todos los técnicos que evaluarán a los pacientes y tienen lugar las primeras experiencias piloto, en las que pequeños grupos de personas son evaluados según los tratamientos a los

La innovación tecnológica debe descansar sobre pruebas de efectividad y seguridad


que han sido sometidos.

Finalmente, se desarrollarán las acciones a largo plazo. Se trata del periodo real en el que se desarrollará el estudio. Se debe "ampliar la participación de pacientes con una combinación de métodos para cubrir todas las posibles contribuciones de la participación de pacientes; establecer mecanismos para incorporar los resultados de los pacientes y documentarlas de forma transparente; y extraer las conclusiones sobre las que se fundamentará la nueva regulación".

El resultado final que se debe conseguir es la puesta en marcha de una estrategia que determine la efectividad de todos los tratamientos que día a día son aplicados desde el SNS. Por ello, es necesaria su evaluación y establecer su viabilidad, para profundizar en el sostenimiento del mismo sistema.