Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 20:10
Empresas > Tecnología

Philips y Fundación Pasqual Maragall pactan para luchar contra el alzheimer

A través de la detección precoz por medio del uso de una novedosa técnica de imagen

Jordi Camí, director general de la Fundación Pasqual Maragall, y Juan Sanabria, CEO de Philips en España y Portugal.
Philips y Fundación Pasqual Maragall pactan para luchar contra el alzheimer
Redacción
Jueves, 15 de septiembre de 2016, a las 13:10
Nuevo pacto contra el alzheimer. Philips y la Fundación Pasqual Maragall han firmado un acuerdo para desarrollar conjuntamente análisis y estudios que procuran facilitar la detección precoz de la enfermedad, con métodos menos invasivos para el paciente, como puede ser la resonancia magnética.

El equipo de investigadores clínicos de Philips trabajará en conjunto con los científicos de la institución en el desarrollo de técnicas de imagen de resonancia, sensibles a la acumulación de proteína beta-amiloide en el cerebro, una de las proteínas que los pacientes de alzhéimer tienen en mayor número en lugares específicos del cerebro, como el lóbulo temporal. En este sentido, el estudio pretende evaluar nuevos marcadores del depósito de proteína beta-amiloide a través de una técnica no invasiva como es la Resonancia Magnética.

Actualmente, la detección in vivo de la placa beta-amiloide solo es posible mediante técnicas de medicina nuclear como el PET que implica la inyección de radiotrazadores específicos de accesibilidad limitada. Este hecho limita la disponibilidad del mismo como herramienta de investigación y limita su potencial utilidad futura como método de cribado.

A comprobarse la validez de la técnica de imagen en estudio, podrán realizarse exploraciones totalmente libres de radiación y más asequibles para las instituciones. La aplicación inmediata sería el cribado de sujetos a riesgo que podrían beneficiarse de la participación en ensayos clínicos de prevención. En última instancia, y permitiría cribar personas candidatas a tratamientos preventivos.

Los resultados del estudio saldrán a la luz dentro de un año, tiempo necesario para comprobar su eficacia, que representaría un gran avance tanto en la gestión clínica como la investigación de esta enfermedad que cada vez más va adquiriendo niveles de epidemia. La incidencia global de las enfermedades neurodegenerativas alcanza niveles alarmantes, que han llevado la Organización Mundial de la Salud (OMS) a considerar la demencia “una prioridad de salud pública”.

Actualmente, más de 35 millones de personas viven con la enfermedad lo que supone un esfuerzo abrumador para los cuidadores y un impacto económico de más de 600 billones de dólares al año para los sistemas de salud a nivel mundial, según el informe de la OMS: 'Demencia: una prioridad de salud pública, del 2013'.  Este número se habrá casi duplicado para el 2030 y más que triplicado para el 2050, año en que la previsión de incidencia de esta enfermedad llegará a afectar 135 millones de personas.  

En España, los datos tampoco son alentadores. Según la Sociedad Española de Neurología, la enfermedad afecta a 600.000 españoles, un número en tendencia creciente que puede llegar al millón y medio en 2050. Cada año se diagnostican 40.000 nuevos casos de alzheimer en nuestro país.