26 de junio de 2017 | Actualizado: Lunes a las 09:30
Empresas > Tecnología

Los pacientes de hiperplasia benigna de próstata no llegan ni a ingresar

La cirugía laparoscópica permite menos requerimiento analgésico y menos tasa de infección de herida

El Doctor Mario Domínguez y su socio, el Doctor Enrique Ramos.
Los pacientes de hiperplasia benigna de próstata no llegan ni a ingresar
Redacción
Jueves, 06 de abril de 2017, a las 16:20
Las intervenciones quirúrgicas mínimamente invasivas como la cirugía laparoscópica o el láser verde son el objetivo de los profesionales reunidos en Urología Mínimamente Invasiva (UMI), especialistas con experiencia en el uso de estas técnicas conformados como sociedad en Cantabria desde hace cuatro años.

En hiperplasia benigna de próstata “los pacientes que hemos operado esta mañana se van por la tarde a su casa con una sonda que se quita al día siguiente: no llegan a ingresar”, explica Mario Domínguez, adjunto en el Marqués de Valdecilla y uno de los fundadores de Urología Mínimamente invasiva.

Este avance en el manejo de las consecuencias de la cirugía es gracias al uso del láser verde, una técnica en fotovaporización prostática en la que además está haciendo formación para otros especialistas. “Con la técnica tradicional, el paciente está una media de cinco días ingresado, con las molestias de la sonda, el sangrado es mayor… Esto ha revolucionado el confort del paciente”.

Otra de las técnicas en la que son expertos para el tratamiento de patología cancerígena, la cirugía laparoscópica, “hace que la recuperación sea mayor, con menos requerimiento analgésico y menos tasa de infección de herida”. Los pacientes que acuden a la consulta suelen conocer de antemano estos procedimientos, si bien “en muchos centros todavía no tienen la experiencia” para llevar a cabo este tipo de intervenciones.

Domínguez explica que acuden a la consulta de Urología Mínimamente Invasiva aquellos pacientes que buscan un trato “profesional, superespecializado y sin lista de espera”.