29 de marzo de 2017 | Actualizado: Miércoles a las 16:40
Empresas > Tecnología

Las CCAA todavía deben 724 millones a las empresas de tecnología sanitaria

Al cierre de 2016 las administraciones autonómica deben 724 millones, en 2015 la deuda era de 1.085 millones de euros

La deuda pública con la industria de tecnología y productos sanitario, distribuida por comunidades autónomas. Fuente, Fenin.
Las CCAA todavía deben 724 millones a las empresas de tecnología sanitaria
Redacción
Jueves, 16 de febrero de 2017, a las 14:30
Las CC.AA tienen una deuda de 724 millones de euros con el sector de la tecnología sanitaria, la cifra más baja de los últimos años dado que las facturas pendientes de cobro (FPC) en 2016 han disminuido más de un 30 por ciento y el periodo medio de pago también se ha reducido de 148 días a 91 en relación con el cierre de 2015. Los datos de 2016 continúan con la tendencia a la baja de 2014.

“Así, la deuda de las CC.AA con el sector de tecnología sanitaria disminuye en más de un 30 por ciento con respecto a 2015, año en el que se alcanzaron los 1.085 millones de euros. El 91,9 por ciento de las facturas pendientes de cobro corresponden al ejercicio 2016 y el 8,1 por ciento restante al de 2015 y anteriores”, según los datos del Observatorio de Deuda de Fenin.

Plazos de pago

Por comunidades, Murcia es la única con un plazo medio de pago superior a los 200 días. Entre los 180 y los 120 días se encuentran Canarias, Cantabria, Valencia, Baleares y Madrid. Por su parte, Galicia, Asturias, La Rioja y Cataluña se sitúan entre los 120 y los 60 días. El periodo medio de pago del resto de comunidades está por debajo de los 60 días.

“La puesta en marcha en 2012 de los planes de pago a proveedores (PPP) y el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), junto con la entrada en vigor de la Ley de Morosidad de las Administraciones Públicas, ha hecho que las autonomías reduzcan el tiempo que tardan en pagar sus facturas”, destaca Fenin en un comunicado.

En se sentido,  Fenin valora positivamente la actual situación de la deuda por parte de las administraciones autonómicas y confía “en que la estabilidad política asiente esta línea hasta la definitiva erradicación de la morosidad”.