Aduce que la pertenencia a la UE obliga al país a tomar la medida



27 nov 2014. 12.02H
SE LEE EN 3 minutos
Javier Barbado. Madrid
Las condiciones del mercado e incluso del ámbito jurídico que marca la Unión Europea, y los signos de “recuperación real” de la economía española conforme a los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), justifican el aumento del abanico de productos sanitarios que deberán tributar en la modalidad general (21 por ciento), en lugar de en la reducida (10 por ciento), a partir del próximo 1 de enero, según ha justificado este jueves, en una jornada organizada por la Fundación Ad Qualitatem con la colaboración de MSD, el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre.

El secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre.

 El representante del Ministerio que encabeza Cristóbal Montoso ha tratado de animar al auditorio, compuesto por agentes de la empresa privada, tanto de la Federación Española de Tecnología Sanitaria (Fenin) como del ámbito de la gestión y dirección de centros sanitarios y del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), aduciendo que el aumento del número de productos sanitarios a los que se les aplica el IVA reducido en realidad representa una oportunidad para mejorar las prestaciones de los ciudadanos. Asimismo, se refirió a la colaboración público-privada con la propia Fenin y Farmaindustria como vía para atenuar esa subida tributaria.

En su turno de réplica, Luis Carretero, gerente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, ha repasado la evolución de la deuda a proveedores tanto en España como en esta comunidad autónomas, y ha lamentado que el crecimiento esperable de la economía nacional no rebasará el 1,5 por ciento en el mejor de los casos, por lo que no cabe esperar alivio para el aumento en la tributación del IVA a algunos productos sanitarios.

Desde su punto de vista, la subida del IVA generará tensiones en el déficit de la economía de la salud: “No es razonable pensar que elevar ese impuesto vaya a mejorar la actividad económica, y habría que pensar, en todo caso, si [el Estado] estudia algún tipo de compensación”.

Por su parte, el director de Fenin Catalunya, Carlos Sisternas, ha defendido que la Administración ha estado a la altura de las circunstancias a pesar del cambio tributario que, por razones comunitarias, debe acatar.

Para Cisternas, se debe aspirar, desde Fenin, la aplicación del nuevo tipo de acuerdo a la normativa fiscal y  a la ley del IVA; una interlocución ágil con las autoridades con vistas a resolver las incidencias que surjan; aclarar dudas sobre los productos que mantendrán el tipo reducido y dotar a las comunidades autónomas, desde el punto de vista presupuestario, con los sobrecostes que acarree el aumento de este impuesto indirecto.

Carlos Cisternas, Javier Urzay, Manuel Vilches, Santiago González, de la Consejería de Economía y Hacienda, y Luis Carretero.

 
En la misma línea, Javier Urzay, subdirector general de Farmaindustria, ha desgranado el presupuesto de la Comunidad de Madrid para demostrar que el equilibrio entre gastos e ingresos no siempre se contabiliza de forma correcta pues no se tienen en cuenta, por ejemplo, ingresos adicionales como los procedentes del fondo de cohesión interterritorial o las subvenciones y las ayudas estatales.

Al concluir su exposición Urzay, el director general del IDIS, Manuel Vilches, ha subrayado que no se puede olvidar, en la recapitulación de gastos e ingresos, con el dinero invertido y rentabilizado por parte de la sanidad privada.

ENLACES RELACIONADOS:


Cerca del 70% del producto sanitario, afectado por la subida del IVA (29/06/14)

El Gobierno confirma la subida del IVA dictada por Europa para algunos productos sanitarios (20/06/14)

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.