Philips advierte de que esta técnica es más fiable, segura y eficaz a la hora de extraer estos dispositivos

El láser se consolida para retirar electrodos cardíacos infectados


21 jun 2022. 14.00H
SE LEE EN 4 minutos
La extracción de electrodos a causa de infecciones asociadas al implante de dispositivos electrónicos intracardíacos, como desfibriladores o marcapasos, es un procedimiento que salva vidas. Se calcula que más del 65 por ciento de los pacientes con infección en los dispositivos de estimulación cardíaca recibe un tratamiento inadecuado y cualquier paciente en esta situación debe ser derivado rápidamente a su especialista para valorar la extracción del electrodo infectado, puesto que los datos muestran que retrasar su extracción puede aumentar la mortalidad. Además, la extracción de electrodos tiene una tasa de seguridad del procedimiento del 99,72 por ciento y una tasa de éxito clínico del 97,7 por ciento.

El principal beneficio de la extracción de los dispositivos intracardíacos infectados es evitar la propagación de la infección y la aparición de complicaciones como la endocarditis (inflamación de la membrana interna del corazón). Además, la presencia innecesaria de sistemas de estimulación en pacientes a quienes no les genera ningún beneficio aumenta el riesgo de desarrollar complicaciones evitables, como insuficiencia de la válvula tricuspídea.

Existen diversas técnicas empleadas en la actualidad, como la extracción simple o las pistolas manuales. Sin embargo, cada vez gana más adeptos un método más moderno y seguro: la eliminación del tejido adherido al dispositivo mediante sistema láser.

“La extracción por láser se ha convertido en una de las técnicas más fiables y comunes entre los profesionales”, reconoce Mehrdad Moradi, del Servicio de Cirugía Cardíaca del Hospital Universitario Vall d´Hebron. “En nuestro centro cada vez se hace más común el uso del sistema láser por su eficacia, seguridad y sencillez”.

Moradi añade que esta técnica aporta más beneficios en casos complejos como pueden ser extracciones de dispositivos muy antiguos, extracciones múltiples “o bien cuando deseas seleccionar un cable a retirar sin perjudicar el resto del dispositivo”.

Sin embargo, solo uno de cada cinco pacientes que tienen una infección en el dispositivo de estimulación cardíaca se somete a extracción. Para el experto del Hospital Vall d’Hebron el motivo es probablemente el desconocimiento de técnicas como la extracción mediante láser. Y eso a pesar de que la experiencia de Moradi demuestra que es una solución “totalmente segura, fácil de aplicar, con muy buenos resultados y pocas complicaciones para el paciente”.


La técnica con láser es segura y rápida


Para realizar esta intervención, se utiliza una vaina de fibra óptica que proporciona un haz láser frío que permite retirar con seguridad el dispositivo infectado sin dañar el tejido adyacente. “Es una tecnología muy segura, que penetra solo 0,5 milímetros en la zona a tratar y no roza la pared de la vena, permitiendo la extracción de electrodos y cables de forma muy segura y rápida”, asegura Moradi.

A pesar de la experiencia acumulada en la extracción de electrodos, una de las complicaciones más temidas por los especialistas es la rotura de estructuras como la vena cava durante la intervención. Pese a que ocurre en un porcentaje muy bajo de procedimientos, plantea un riesgo elevado de mortalidad si se produce.

“Para ayudarnos a solucionar esta complicación contamos con un balón de oclusión transitoria que se introduce por vía percutánea hasta la zona de la lesión y ayuda a controlar el sangrado”, explica. Con esta técnica se consigue que el paciente pierda un 90 por ciento menos de sangre y el especialista tenga tiempo suficiente para reparar la rotura.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.