España incorpora por primera vez una técnica vascular para solucionar dilataciones aneurismáticas utilizando rayos X

El Hospital Sant Pau logra reconstruir el arco aórtico sin cirugía
Jaume Dilmé, miembro de la Unidad Funcional de Patología Aórtica (UPA) del Hospital Sant Pau


20 abr 2022. 13.40H
SE LEE EN 3 minutos
El Hospital de Sant Pau ha implantado por primera vez en España un nuevo dispositivo para reconstruir el arco aórtico, una estructura vascular de la cual surgen las tres ramas de la aorta encargadas de irrigar el cuello y la cabeza incluido el cerebro y las extremidades superiores. Ya se han realizado dos implantes exitosos con este dispositivo, el primero en diciembre de 2021 y el segundo en marzo de 2022. La principal ventaja de esta técnica es que evita la intervención quirúrgica clásica abriendo el pecho y la sustituye por un tratamiento endovascular mínimamente invasivo utilizando rayos X sin necesidad de cirugías complementarias, acelerando la recuperación del paciente. 

Las intervenciones las ha llevado a cabo un equipo multidisciplinar liderado por el Dr. Jaume Dilmé, miembro de la Unidad Funcional de Patología Aórtica (UPA) del Servicio de Angiología, Cirugía Vascular y Endovascular, en el que han participado especialistas de Radiología, Cardiología, Cirugía Cardiaca, Anestesiología y Enfermería del Hospital de Sant Pau.

Gracias a esta reparación endovascular completa pueden solucionarse patologías como por ejemplo dilataciones aneurismáticas de estas arterias. “Hasta ahora, con los dispositivos que teníamos, las reparaciones endovasculares del arco aórtico necesitaban asociar una cirugía de derivación total o parcial de los troncos supraórticos. Utilizando este nuevo dispositivo, que se diseña y fabrica a la medida de cada paciente, se puede hacer el procedimiento completo sin necesidad de by-pass hacia las arterias del cuello”, ha detallado el Dr. Dilmé.

Según los expertos, la principal ventaja de esta técnica es que evita una intervención quirúrgica más agresiva y la sustituye por un tratamiento endovascular menos invasivo. Esto favorece una recuperación más rápida del paciente y permite tratar a personas con criterios anatómicos muy seleccionados del arco aórtico, que no son candidatas a una cirugía abierta clásica. 

Las tres ramas que emergen el arco aórtico son el tronco braquiocefálico, la arteria carótida común izquierda y la arteria subclavia izquierda. La intervención consiste en introducir el cuerpo principal del dispositivo a través de la ingle para, luego, desplegarlo en el arco aórtico. La rama del tronco braquiocefálico se inserta por la carótida derecha; la rama de la carótida izquierda, por la propia carótida izquierda, y la rama para la arteria subclavia izquierda se inserta vía axilar/braquial por el brazo izquierdo. Así, se reconstruye toda la anatomía del arco aórtico del paciente mediante endoprótesis sin necesidad de realizar ninguna cirugía complementaria.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.