19 nov 2018 | Actualizado: 21:40

El cierre de orejuela es "altamente coste-efectivo" a medio plazo

Hasta un 40% de pacientes que necesitan tratamiento antitrombótico son candidatos a esta técnica

Felipe Hernández (izquierda) y Armando Pérez.
El cierre de orejuela es "altamente coste-efectivo" a medio plazo
mar 20 marzo 2018. 09.15H
M.D.
Miguel Fernández de Vega
El cierre percutáneo de orejuela izquierda es una técnica, desarrollada en los últimos años, para evitar trombos en la aurícula izquierda, un problema habitual en pacientes de arritmias y que puede ocasionar ictus.

Armando Pérez: "El cierre percutáneo de orejuela izquierda es coste-efectivo".

En principio está pensada para aquellos pacientes en los que la anticoagulación está contraindicada. Sin embargo, la experiencia de uso está demostrando que es un tratamiento “altamente coste-efectivo”, en palabras de Armando Pérez de Prado, presidente de la Fundación EPIC (Educación en Procedimientos de Intervencionismo en Cardiología).

“No solo es más efectivo que tratamientos como aspirina o clopidogrel sino que ahorra dinero: a los 5-7 años, el coste del tratamiento de cierre de orejuela es inferior al resto de terapias”, ha afirmado a Redacción Médica con motivo del congreso sobre esta cuestión que ha celebrado la Fundación EPIC en Madrid. "Ahorra dinero y tiene mejores resultados".

En España hay 800.000 personas que necesitan tratamiento antitrombótico. Se calcula que “hasta un 40 por ciento de los pacientes que tienen problemas con los tratamientos que están desarrollando pueden ser candidatos a esta técnica”, apunta Pérez de Prado, que recuerda que “abordamos una población cuyos tratamientos son muy caros”, por lo que el análisis de coste-efectividad de la técnica es crucial para que salga adelante.

Esta técnica lleva implantada algo más de cinco años en España y su uso se ha ido ampliando, “por lo que el Ministerio de Sanidad está haciendo un estudio de monitorización” y en breve habrá datos fiables sobre su uso y eficiencia.

Felipe Hernández: "Hay pacientes en los que la anticoagulación está contraindicada".

“La mayoría de los pacientes a los que se realiza esta técnica son pacientes con contraindicación de terapia antitrombótica”, ha explicado Felipe Hernández, codirector del Departamento de Cardiología y Cirugía Cardiaca de la Clínica Universidad de Navarra. “Son pacientes que se ven en Cardiología, por las arritmias, pero muchos vienen de otras especialidades, como Neurología, Gastroenterología, Nefrología o Urología. Toman anticoagulantes porque tienen problemas de otra índole que hacen que tengan sangrados a veces de manera recurrente”.

Hernández describe que el cierre percutáneo de orejuela izquierda “requiere una técnica de implante cuidadosa y por parte de un equipo experto porque, aunque se hace con un acceso venoso a través de femoral y se utiliza anestesia general para la guía con eco transesofágico, hay que hacer una punción del tabique enteroauricular para acceder a la aurícula izquierda”.

Centros grandes y pequeños lo aplican con resultados equivalentes

“A veces”, continúa el especialista, “esto puede conllevar el riesgo de que haya derrame pericárdico y se acumule líquido alrededor del corazón, o de que incluso se formen trombos durante el procedimiento”. Sin embargo, “con la experiencia, las complicaciones serias son muy pequeñas, y si se hace en el entorno de un hospital preparado, con profesionales expertos, el riesgo de la intervención es muy pequeño”.

Su compañero Armando Pérez apunta: “En principio, es una técnica que se podría realizar en cualquier hospital. Hay un requerimiento interno, no necesariamente motivado por las guías de actuación europeas, pero se recomienda tener unos servicios mínimos, Anestesiología evidentemente, una buena técnica de imagen… Está en debate si se necesita cirugía cardiaca in situ. Pero en España hay centros grandes y pequeños que lo están aplicando con resultados equivalentes”. No obstante, recuerda que “hace falta experiencia y un programa continuado para no perder esa experiencia que se adquiere”.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.