10 dic 2018 | Actualizado: 14:15

Cuatro de cada 10 europeos no sabe lo que hace un urólogo

La mitad de los hombres cree que las mujeres tienen próstata, revela una encuesta de la Asociación Europea de Urología

Intervención quirúrgica.
Cuatro de cada 10 europeos no sabe lo que hace un urólogo
lun 24 septiembre 2018. 17.50H
Redacción
Con motivo de la #Urologyweek, que se celebra esta semana, la Asociación Europea de Urología ha realizado una encuesta en la que han participado 2.500 personas de Francia, Alemania, Italia, España y Reino Unido para evaluar los conocimientos sobre las enfermedades relacionadas con la salud de los hombres. El estudio refleja que cuatro de cada diez personas no sabe identificar lo que hace un urólogo

Asimismo, los resultados muestran que las mujeres saben más sobre los problemas de salud de los hombres que ellos y que éstos poseen poco conocimiento de los síntomas urológicos clave y no toman en serio los primeros signos de trastornos urológicos potencialmente mortales. En general, la encuesta revela una escasa conciencia hacia estas enfermedades, lo que para la Asociación es "especialmente preocupante", ya que están aumentando debido al envejecimiento de la población

Las respuestas ha arrojado que la urología como especialidad médica todavía tiene un largo camino por recorrer para alcanzar la conciencia general: el 40% de los encuestados no pudo identificar lo que hace un urólogo, el 10% afirmó que nunca había oído hablar de un urólogo y casi el 15% dijo que un urólogo trata los trastornos del sistema esquelético, nervioso o circulatorio.

"Los resultados de nuestra última encuesta demuestran claramente que las personas están mal informadas cuando se trata de afecciones urológicas. Los hombres en particular tienen menos conocimiento que las mujeres y hacen la vista gorda ante los síntomas y el diagnóstico precoz", dice el profesor Hein Van Poppel, urólogo y secretario general adjunto de la Asociación Europea de Urología.

"Persuadir a los hombres para que se tomen en serio su salud presenta un desafío serio. Deben comprender mejor el riesgo y los síntomas de sus afecciones. Se les debe alentar a que busquen el apoyo de un profesional médico si sospechan algo inusual", aconseja el experto.


La próstata, un misterio para muchos hombres


Cada año, casi 450.000 hombres en todo el continente serán diagnosticados con cáncer de próstata, lo que provocará 92.000 muertes en Europa. A pesar de que el cáncer de próstata es el más común en los hombres en toda Europa, tres cuartas partes de los hombres admitieron que tienen un conocimiento limitado de sus síntomas. Los hombres están, de hecho, más seguros de poder reconocer los síntomas de cáncer de mama (31%) que de cáncer de próstata (27%).

Además de la baja conciencia de los síntomas del cáncer de próstata, solo uno de cada cuatro encuestados pudo identificar correctamente la ubicación de la próstata y una mayor proporción de mujeres (28%) pudieron identificar la ubicación de la próstata que los hombres (22%). "Es preocupante que el 54% de los hombres creen que las mujeres tienen próstata", alerta la Asociación. 

La prevalencia de la disfunción eréctil (DE) en Europa se estima en 50% de los hombres sexualmente activos de 50 años o más. Sin embargo, dice la Asociación, "el tema sigue siendo un tabú que conduce a la incomprensión y la ignorancia". El 75% de los encuestados no conocía la cantidad de hombres que sufren de disfunción eréctil en su país y,  del mismo modo, el 85% desconoce la cantidad de personas en su país que padecen problemas del tracto urinario".

"Los problemas de salud de los hombres también involucran a las parejas --señala el profesor Van Poppel--. Las mujeres están más acostumbradas a controlar sus cuerpos. Deben alentar a los hombres a hacer lo mismo y analizar su salud más detalladamente. Las mujeres deberían participar activamente en las conversaciones con sus parejas y médicos".


Diferencias internacionales en el conocimiento del cáncer testicular


El cáncer testicular es el tipo más común de cáncer que afecta a los hombres más jóvenes. Sin embargo, los resultados de la encuesta indicaron que solo el 18% de los encuestados hombres sabía que los hombres de entre 16 y 44 años tienen el riesgo más alto. Aunque se encontró que el conocimiento era bajo en toda Europa, hubo diferencias marcadas; solo el 10% de los encuestados de España conocen el grupo de edad en riesgo en comparación con el 27% en Reino Unido.

La conciencia de los síntomas también fue baja, ya que el 70% de los hombres carecen de confianza para reconocer los síntomas del cáncer testicular, que puede incluir hinchazón o protuberancia en uno de los testículos y un dolor sordo o agudo en los testículos o el escroto.

La conciencia de los síntomas se reconoce como un factor líder en el diagnóstico precoz de las enfermedades urológicas. La mayoría de las muertes en los cánceres masculinos ocurren porque gran parte de los hombres no aborda sus patologías a tiempo. A pesar de esto, siguen ignorando sus síntomas y se demoran en ir a ver a sus médicos.

La encuesta revela que el 43% de las personas no acude a su médico de inmediato si notan sangre en la orina; el 23% esperaría más de un mes si sufriera una necesidad frecuente de orinar; el 28% esperaría más de una semana si sufriera ardor o dolor al orinar; y solo el 17% de las personas encuestadas asocia dolor en la parte inferior del abdomen con un problema grave.

El profesor de Urología y miembro ejecutivo de Comunicaciones de la EAU, Manfred Wirth, agrega que "las enfermedades urológicas son extremadamente comunes; causan mucha incomodidad y, a veces, pueden ser potencialmente mortales". Y afirma: "Es hora de que Europa cambie su actitud hacia la urología e invierta en campañas educativas para aumentar el conocimiento urológico y romper tabúes".

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.