Permite minimizar los daños generados por la radiación ionizante en la piel

Ascires diseña un sujetador contra la radiodermitis en cáncer de mama
José Carlos Gordo y Amparo González, oncólogos radioterápicos en Ascires, y Rafael Lurbe, CEO y product manager de Muvu.


27 nov 2020. 09.00H
SE LEE EN 5 minutos
La cirugía conservadora seguida de radioterapia es el tratamiento de elección del cáncer de mama en estadios iniciales. Sin embargo, a pesar de los avances tecnológicos que se han producido en Oncología Radioterápica, abordar la toxicidad cutánea derivada del tratamiento sigue siendo una asignatura pendiente. Durante la radioterapia, la piel de la mama queda expuesta a la irradiación, lo que puede provocar dermatitis en mayor o menor grado (radiodermitis). Una afección que puede empeorar con el uso de la mayoría de sujetadores existentes en el mercado.

Vídeo explicativo sobre las características del top Vidabra.

Dos equipos profesionales -uno de expertos textiles y otro de oncólogos radioterápicos- han compartido tecnología y experiencia para crear una prenda que permita minimizar el impacto adverso de la radioterapia sobre la piel de la mama, "optimizando el tratamiento y mejorando la calidad de vida de las pacientes". Así, la colaboración entre el grupo biomédico Ascires y los laboratorios textiles Muvu ha dado como resultado el top Vidabra, diseñado específicamente para "proporcionar el cuidado correcto a la epidermis de la mama durante el tratamiento radioterápico".

La prenda ha sido creada empleando la tecnología textil Regenactiv y dos tipos de fibras (viscosa CH y poliamida ion) con principios dermoespecíficos que permiten mantener la piel aséptica, minimizar la irritación cutánea y acelerar el proceso de recuperación de la posible dermatitis. El top Vidabra ayuda además a combatir otras patologías como la micosis submamaria (infección provocada por hongos), ezcemas y problemas cutáneos derivados del exceso de sudoración.

Ascires y Muvu han diseñado el top Vidabra para contribuir a "superar las afecciones de la piel asociadas a las radiaciones ionizantes entre las pacientes de cáncer de mama, el más frecuente entre la población femenina occidental". Según el Observatorio de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC), cada año 33.500 mujeres son diagnosticadas en España con este tumor.

Control del daño cutáneo


“La piel envuelve la glándula mamaria, con lo cual va a recibir siempre una dosis de radiación. Pero el daño cutáneo puede controlarse tanto con la precisión del tratamiento como con un cuidado correcto de la piel. El desarrollo de la prenda nos ha permitido introducir una serie de características que no existen en los sujetadores convencionales”, indica José Carlos Gordo, oncólogo radioterápico en Ascires.

Así, el tejido Regenactiv del top Vidabra es antibacteriano, antifúngico y tiene una capacidad de absorción de la humedad un 50 por ciento superior a la del algodón. “Hemos conseguido desarrollar un sistema de tejeduría que maximiza la adaptabilidad de la prenda al cuerpo. Gracias a sus dos hilados principales, el sujetador mantiene la piel aséptica y facilita la regeneración de posibles lesiones cutáneas de manera mucho más eficaz”, explica el CEO y product manager de Muvu, Rafael Lurbe.

Además, el diseño especifico de la prenda permite "que se ajuste a la paciente como una extensión de su propia piel gracias a su estructura sin costuras ni aros, franja de ajuste trasera con tres líneas de corchetes dotados de aleta interior protectora, tirantes anchos y zonas de máxima transpirabilidad y adaptabilidad para permitir el máximo grado de libertad de movimientos".

La eficacia de la prenda ha sido demostrada en un estudio de validación clínica independiente desarrollado con pacientes reales. Tras la medición realizada al acabar la radioterapia, el análisis concluye que existe una diferencia estadísticamente significativa entre las pacientes que usaron el top y las que no lo emplearon, observándose menos alteración cutánea en las que utilizaron el sujetador Vidabra.

“Al finalizar el estudio, hemos llegado a la conclusión de que la utilización de la prenda aporta un beneficio, optimizando el tratamiento de radioterapia de cáncer de mama de nuestras pacientes. Con este top conseguimos unir la eficacia y la precisión de nuestro tratamiento al máximo cuidado de la piel”, expone Amparo González, oncóloga radioterápica en Ascires.

Además, en la valoración cutánea realizada por un dermatólogo independiente y sin conocimiento previo de qué pacientes habían utilizado la prenda, se observó que casi la mitad de las mujeres que usaron el top no sufrieron ningún tipo de dermatitis y el resto sólo experimento una leve irritación. En cambio, en las pacientes que no utilizaron el sujetador se apreció un aumento del número de casos con afectación cutánea leve, así como un mayor grado de dermatitis. 

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.