El proyecto de GE Healthcare y el SAS, GE Academy, es pionero en Europa y un cambio en la estructura de atención médica

'Huella de Energía' forma a mil profesionales en tecnología de diagnóstico
Segundo TAC puesto en marcha con fondos del proyecto Huella de Energia.


29 mar 2021. 20.10H
SE LEE EN 4 minutos
Mil profesionales sanitarios de Andalucía se han formado ya en el uso y optimización de la última tecnología de diagnóstico de tomografía computarizada dentro del marco del proyecto, Huella de Energía, desarrollado por el Servicio Andaluz de Salud (SAS). También más de 1.000 profesionales se han inscrito en el programa de formación, denominado GE Academy, que tiene como objetivo formar de manera continua durante los 8 años en los que se extiende el proyecto a más de 2.000 radiólogos, radiofísicos, técnicos de radiología, personal de electromedicina y enfermería de la Comunidad.

La formación continua es uno de los elementos diferenciales del acuerdo firmado entre el SAS y la compañía de tecnologías médicas, GE Healthcare, para implantar este proyecto pionero en Europa que contempla, además de la instalación de 68 nuevos equipos de tomografía computarizada (TAC), el desarrollo de un Centro Avanzado de Diagnóstico por Imagen (CADI). Este sistema centraliza la actividad y el control de los equipos instalados en todos los hospitales públicos de la Comunidad y puede permitir el acceso a la información desde cualquier centro hospitalario andaluz. GE Academy es un programa de formación desarrollado por GE Healthcare que consta tanto de módulos presenciales como online.

El programa se adapta a las necesidades y tipología de cada usuario y es impartido por especialistas de la zona. Se enfoca, especialmente, en optimizar el uso de las tecnologías de tomografía computarizada y, tal como destaca Rafael Aznar, jefe de servicio del Hospital Valme de Sevilla, “es uno de los aspectos que da una mayor fortaleza al proyecto, ya que la formación continua de los profesionales sanitarios se ha convertido en la piedra angular de la relación con los pacientes”. “Estar actualizados en el uso de una tecnología igual sin importar el centro en el que se trabaje, seguros para la toma de decisiones y confiados en la precisión de los resultados de las pruebas de apoyo aporta beneficios a los sanitarios, que redundan en el acompañamiento de pacientes y en su percepción de un servicio de calidad”, aseguró.

Por su parte, Xavier Ruiz Serrano, Zone Education Manager GE Healthcare Iberia, recuerda que uno de sus objetivos es obtener el mayor rendimiento posible de las tecnologías instaladas: “No se trata solo de proporcionar e instalar equipos de la tecnología más avanzada, sino de que los profesionales los utilicen del mejor modo posible; el proyecto Huella de Energía es una referencia tecnológica de primer orden, pero es, sobre todo, un proyecto de personas y profesionales, que son la base de su éxito”.

Ruiz Serrano destaca, además, que los “resultados de este proyecto de formación son tan espectaculares y han tenido tan buena acogida entre los profesionales sanitarios andaluces que nos están solicitando su aplicación en otros países europeos”.

Transformación organizativa, mejora de protocolos, y reducción de dosis de radiación


Gracias a la aplicación de, entre otras cosas, este plan de formación y a la implicación de los profesionales, el proyecto Huella de Energía puede contribuir a la unificación de los protocolos de las pruebas de radiodiagnóstico, y a una importante reducción del nivel de radiación al que se someten los pacientes en estas pruebas médicas. Esto supone, según Serrano, “un auténtico proceso de transformación organizativa y profesional pionero en Europa”.

En este sentido, Marina Álvarez, jefa de servicio del Hospital Reina Sofía de Córdoba, explica que “esta formación nos ha servido, entre otros, para repasar circuitos, unificar protocolos de acuerdo a la evidencia; en definitiva, ha sido un revulsivo tener que formarse, actualizarse con la última tecnología, asumir responsabilidad a la hora de poner en marcha la homogeneización de protocolos en distintos contextos asistenciales. Todos han vivido muy bien y con mucha implicación este proceso”, concluye.

Por su parte, Aznar adelanta que los nuevos equipos disponen de sistemas de reducción de dosis, que permiten realizar los estudios con gran calidad de imagen y radiación incluso por debajo de la mitad que se daban a los pacientes hasta hace unos meses.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.