El cardiólogo Valeriano Ruiz profundiza en el caso del cierre de orejuela en el que utilizó el TriGUARD 3 de Cardiva

"El dispositivo de protección embólica cerebral se utilizará cada vez más"
El cardiólogo Valeriano Ruiz Quevedo.


21 jun 2022. 09.00H
SE LEE EN 5 minutos
Valeriano Ruiz Quevedo, cardiólogo del Hospital de Navarra, ha utilizado el dispositivo de protección embólica cerebral TriGUARD 3 de Cardiva,en un caso de cierre de orejuela. Una intervención que Ruiz presentó durante su intervención en el 33 Congreso de la Asociación de Cardiología Intervencionista, que se ha celebrado del 8 al 10 de junio en Alicante. En una entrevista con Redacción Médica, este especialista reconoce la "extrema complejidad de la paciente", la necesidad de utilizar dispositivos de protección embólica cerebral en casos semejantes y prevé que se utilicen "cada vez más".

¿Qué destacaría del caso de cierre de orejuela que presentó en la sección de hemodinámica?

Se trataba de una paciente que por una parte tenía una contraindicación para recibir tratamiento anticoagulante, puesto que había sufrido una hemorragia cerebral como consecuencia de un traumatismo y, además, a esta paciente, al suspenderle la anticoagulación, se le formó otro trombo en la orejuela y sufrió dos embolias sistémicas. Por una parte, una embolia cerebral que desencadenó un ictus y, por otra parte, una embolia coronaria, con lo cual era una paciente de extrema complejidad, porque como ya preveíamos iba a tener trombo en la orejuela.

¿Cree necesario proceder con un dispositivo de protección embólica en este tipo de casos?

Sí, sin duda. En pacientes en los que se sospeche presencia de trombo en la orejuela o bien se constante la presencia de trombo, la probabilidad de que el procedimiento se complique con una nueva embolia sistémica, lo cual puede ser catastrófico para el paciente, requiere de la utilización de un dispositivo de protección embólica cerebral para prevenir las posibles embolias que se produzcan durante el procedimiento.

¿Qué puntos resaltaría de este sistema de protección?

El TriGUARD 3 es un dispositivo que se coloca fácilmente, únicamente por un acceso femoral, y que permite, como características diferenciales, proteger todos los troncos supraaórticos. El TriGUARD 3 puede proteger el tronco braquiocefálico, la carótida izquierda y la subclavia izquierda, con lo cual se minimiza cualquier riesgo de posible embolia. Por otra parte, al ser un dispositivo que se implanta fácilmente no requiere de mucha manipulación ni de excesivo tiempo en el implante.

¿Qué beneficios aporta a los pacientes?

Al ser un dispositivo que se protege todos los los troncos supraaórticos vale para todas las variantes anatómicas del arco aórtico en relación al otro dispositivo de protección embólica. También es muy sencillo tanto el despliegue como su implantación.

¿Hay otros procedimientos en los que vería interesante su uso?

Sí, actualmente los dispositivos de protección embólica no tienen una indicación claramente establecida en las guías porque no hay ensayos que hayan demostrado su beneficio clínico neto. Probablemente es difícil demostrarlo con ensayos clínicos debido al tamaño muestral y la selección de los pacientes.

Entre las posibles indicaciones de este dispositivo está el cierre percutáneo de la oreja izquierda con presencia de trombo por imagen o en aquellos que se sospeche presencia de trombo. Otra indicación sería el implante de válvula aórtica percutánea (TAVI) en el que exista mayor probabilidad de embolia de calcio durante el procedimiento, como puede ocurrir en válvulas aórticas bicúspides o los procedimientos de válvula biológica degenerada quirúrgica, en posición aórtica. También hay que considerar su uso en procedimientos de TAVI sobre la válvula mitral, en que los que se vaya a implantar una válvula percutánea sorbre prótesis quirúrgica degenerada mitral o sobre un anillo en los que también puede haber fenónemos de suelta de material hacia el torrente sistémico y, por lo tanto, una embolia sistémica cerebral.

¿Cuál sería el alcance de las personas que se podrían beneficiar?

Actualmente la implantación de válvula aórtica percutánea se está expandiendo y lo hace hacia poblaciones más jóvenes y de menor riesgo, es decir, pacientes en los que evitar una embolia sistémica cerebral puede ser muy importante. Además, están aumentando los casos de cierre percutáneo de orejuela izquierda. Numéricamente es difícil dar cifras, pero honestamente creo que este tipo de dispositivos van a utilizarse en mayor medida en el presente y en el presente futuro. No es fácil dar números, pero creemos que estos dispositivos, en concreto el TriGUARD 3, probablemente en los próximos años se utilicen más frecuentemente, pero también es verdad y sería importante que algún estudio apoyará su uso con evidencia científica porque son dispositivos que encarecen los procedimientos y que deben de ser útiles para los pacientes que tratamos.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.