Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 14:50
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Un estudio revela que ser atendido por el mismo médico alarga la vida

Mantener al mismo profesional mejora, además, la comunicación médico-paciente

El estudio destaca la importancia del lado humano en la Medicina.
Un estudio revela que ser atendido por el mismo médico alarga la vida
Redacción
Lunes, 02 de julio de 2018, a las 12:15
Hasta ahora, la atención médica recibida siempre por el mismo profesional se ha asociado con una mayor satisfacción del paciente, promoción de la salud, cumplimiento de los consejos médicos y un menor uso de los servicios hospitalarios. Un estudio reciente ha concluido que ser atendido por el mismo médico podría ser un "factor protector frente a la muerte".

Esta primera revisión sistemática revela que ser atendido por el mismo médico a lo largo del tiempo se asocia con menores tasas de mortalidad. Esta conclusión es válida tanto para los médicos de Familia como para los especialistas.

Durante los últimos 200 años, dicen los investigadores del Hospital St Leonard's Practice en Exeter y la Facultad de Medicina de la Universidad de Exeter (Gran Bretaña), los avances médicos han sido principalmente técnicos e impersonales, lo que ha reducido el lado humano de la medicina. "Esta revisión sistemática revela que, a pesar de los numerosos avances técnicos, la continuidad de la atención es una característica importante de la práctica médica".

La importancia del lado humano

En los últimos tiempos, "se da más importancia a las nuevas tecnologías que se desarrollan para la cura de enfermedades pero, en este estudio, queremos poner de manifiesto la importancia del lado humano de la medicina", ha señalado Denis Pereira Gray, primer autor de la investigación.

En este sentido, el profesor Philip Evans, de la Universidad de Exeter, señala que la continuidad de la atención se produce cuando un paciente y un médico se ven mutuamente y, por tanto, se conocen. "Esto mejora la comunicación, la satisfacción del paciente, el cumplimiento de los consejos médicos y un menor uso de servicios hospitalarios".

Sin embargo, la investigación tiene una serie de limitaciones, entre ellas que muchos de los trabajos solo revisaron los registros de los pacientes y no los siguieron a lo largo del tiempo, y no todos los estudios tuvieron en cuenta toda la gama de otras posibles factores influyentes, como edad, sexo, tabaquismo y nivel socioeconómico.