Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 21:50
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Un escándalo de acosos sexuales implica a miles de médicos y sus pacientes

Más de 2.400 médicos han sido sancionados por abusar sexualmente de sus pacientes

Dos médicos se lavan cuidadosamente las manos antes de una intervención
Un escándalo de acosos sexuales implica a miles de médicos y sus pacientes
Redacción
Domingo, 10 de julio de 2016, a las 16:00
La sociedad norteamericana vive estos días con cierto estupor la noticia de los más de 2.400 casos probados de médicos que habrían abusado sexualmente de sus pacientes, según publica el medio local abcnews. Se trata de un informe que revela el alcance nacional del asunto, ya que implica a profesionales de todos los Estados y que por su repercusión podría equipararse al que afectó a los sacerdotes católicos del Vaticano, aunque el sector sanitario ha tratado de minimizar o ignorar el problema. 

Los consejos médicos locales, que supervisan a los doctores, han permitido que más de la mitad conserven sus permisos para ejercer incluso después de que se probara la veracidad de las acusaciones. 

La noticia ha salido a la luz después de más de un año de investigación del Atlanta Journal-Constitution, uno de cuyos reporteros afirma que se encontraron con "una cultura del secretismo, una especie de silencio que no vemos en otros ámbitos cuando estamos hablando de acusaciones graves, y aún así se barrió bajo la alfombra en algunos casos", declaraba al medio local. 

Newman y McGuire

Sin embargo, algunos casos de perfil alto han dado lugar a que se abran procesos penales. Por ejemplo contra David Newman, exjefe de Investigación Clínica de Urgencias del Hospital Monte Sinaí de Nueva York, que se enfrenta a cargos por abusar de cuatro pacientes mujeres, incluido uno en el que alegó estar drogado mientras ella se encontraba en la sala. Newman se ha declarado inocente de los cargos y el hospital alega que ya no trabaja allí. Si fuera declarado culpable podría enfrentarse hasta a siete años de prisión. 

Los investigadores han encontrado en algunos médicos a auténticos depredadores sexuales con facilidad para seguir ejerciendo la medicina



Otro ejemplo citado por la investigación es el deJohn McGuire, recluido en una cárcel bajo fianza de tres millones de dólares y con la licencia para trabajar suspendida. Fue denunciado por haber agredido sexualmente a una paciente que se recuperaba en una habitación privada de una anestesia. "Está acusado de, al menos, tres violaciones forzadas", declaraba John Mittelman, abogado representando de un grupo de pacientes mujeres que demandan al médico. "Cuando se tiene delante a un depredador como McGuire, no está pensando como lo hacemos nosotros, el resto de facultativos. Sólo les preocupa una cosa y es su satisfacción personal. ¿De qué otra forma puede explicarse que un doctor tenga sexo con una paciente inconsciente?", añade Mittelman. 

Incluso después de haber sido condenados por delitos sexuales y haber perdido sus permisos para trabajar, los médicos pueden solicitar volver a la práctica. 

Pueden volver a ejercer

Otro caso citado por el medio es el de David Mata, nombrado "gran humanista" y médico del año en Oregón, que fue acusado de 140 cargos de abusos sexuales a pacientes, aunque sólo se declaró culpable de seis. No fue condenado a prisión y pudo cumplir su libertad condicional en casa. La Junta Médica de California revocó su licencia tras una investigación de tres años, en los que siguió viendo pacientes con el requisito de que hubiera un observador en la sala. Preguntado por el diario sobre si quería disculparse con sus pacientes, señaló que "simpatizaba con ellos", pero mantuvo su inocencia. Podría solicitar de nuevo su permiso, pero afirmó estar retirado y no tener intención de volver a ejercer. 

La investigación del diario comenzó con el caso de un médico de Georgia que llevó a ampliar el problema a nivel nacional. Peinando informes de noticias y expedientes judiciales desde hace 16 años se pudo elaborar una lista de profesionales que fueron condenados bien por los tribunales bien por las juntas médicas estatales. "Nos pareció chocante que algunos de estos médicos son los delincuentes sexuales más prolíficos del país, con cientos y en algunos casos miles de víctimas", decía una reportera. 

"Cuando vas a un médico estás en una sala privada, y tú te quitas la ropa porque necesitas que te examine", señala para explicar que los doctores abusan de la confianza que en ellos depositan sus pacientes.