Test rápido de diagnóstico gripe/Covid mejoraría decisiones en residencia

Redacción Médica organiza un debate en el que analiza los beneficios de estas pruebas en residencias de ancianos

mar 10 noviembre 2020. 14.00H
La llegada de los test rápidos a España ha supuesto un gran avance para la detección precoz y aislamiento de los positivos Covid. Su inmediatez y fácil uso constituyen una gran ventaja de cara a su implantación en residencias de ancianos, lugares de alta incidencia durante la primera ola de la pandemia, donde su utilización se debe priorizar. A ellos se suma una modalidad todavía poco conocida pero con un enorme potencial, especialmente en entornos como las residencias de ancianos : los test de detección simultánea de Covid-19 y gripe. 

Así queda de manifiesto tras la celebración de un nuevo debate de Redacción Médica en el que cuatro expertos analizan los beneficios de utilizar estos test rápidos para diagnosticar el Covid-19 y la gripe en las residencias españolas. En esta época, es "fundamental" establecer "diagnósticos diferenciales", señalan. La llegada de estos test rápidos para diagnosticar Covid-19 y gripe, añaden, reduce el "estrés" de los profesionales y permite tomar decisiones de manera más rápida.

¿Cuáles son las principales ventajas que percibe el sanitario en el uso de estos test que distinguen coronavirus y gripe?

Jesús Cubero Herranz, secretario General de la Asociación Estatal de Servicios Residenciales de la Tercera Edad (Aeste):  Lo más importante es la inmediatez, poder disponer de unos resultados a priori ciertos y que transmiten una sensación de seguridad a la hora de actuar de forma inmediata. Poder tener controlada la situación dentro de las residencias es algo vital en nuestro caso para tomar decisiones rápidas y acertadas.

Concepción García Alonso defiende que en las residencias y centros de día hay profesionales "muy preparados"

Concepción García Alonso, secretaria del Grupo de Trabajo de Atención Sanitaria en Residencias de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG): La principal ventaja es proporcionar el diagnóstico
rápido. Es decir, que en 15 ó 20 minutos tengamos el resultado es algo que va a facilitar mucho nuestro día a día. Es un procedimiento sencillo y es de bajo coste. Otra ventaja importante es que se puede realizar en el lugar de atención del paciente. Al ser de desarrollo muy corto y sencillo, se puede hacer en consulta, en las urgencias o en las residencias. Disponer de este análisis de la detección viral en un tiempo real y poder confirmar el resultado en pocos minutos, lo hace mucho más útil que una prueba quizá más sensible, pero con un mayor tiempo de demora y de coste.

Isabel Jimeno Sanz, presidenta de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia en Madrid y responsable del Grupo de Trabajo de Vacunas de la Sociedad Española de Médico Generales y de Familia  (SEMG): Lo más importante es la inmediatez. Es decir, es una prueba fácil, cómoda y que la podemos hacer muy rápido. Eso nos va a facilitar muchísimo la  toma de decisiones. Ahora, cuando vemos a un paciente en un domicilio o residencia, mientras yo le hago una toma de una PCR y la llevo a analizar, tengo que esperar 24-48 horas, en el mejor de los casos, para tener el diagnóstico, a pesar de que la clínica me lo dice.

Borja Macaya, representante del Círculo Empresarial de Atención a las Personas (Ceaps) y vicepresidente de la Asociación Navarra de Entidades Asistenciales (Anea): La inmediatez y la comodidad son claves. También hay otro punto muy importante que es tener la capacidad de objetivar para tomar decisiones correctas en el primer momento. Cuando hay un caso de coronavirus, no solamente tiene un efecto inmediato, sino que genera una onda expansiva alrededor:  la red de contactos, las personas que han podido estar contagiadas... Tomar decisiones de una forma objetiva, clara e inmediata ayuda muchísimo a solventar las situaciones que puedan surgir en el futuro.

¿Cuál es el nivel de efectividad que estos test tienen para detectar el Covid-19 y la gripe?

Borja Macaya: Todo está avanzando de forma muy rápida. Nosotros, en su momento, tuvimos test de seroprevalencia para conocer los grados de infección. Los primeros eran más confusos que los que se hicieron en la última generación. Estos test rápidos parece que tienen bastante fiabilidad. Y es clave que tomemos datos reales y muestreos objetivos claros para tomar decisiones correctas. Creo que esto está bastante avanzado y creo que nos va a ayudar muchísimo en el día a día.

Isabel Jimeno: Efectivamente, estos test han ido variando, evolucionando. Afortunadamente tenemos muchas más herramientas ahora en nuestras manos. Éstos test son fundamentales, sobre todo, para el paciente sintomático ya que, cuando lo vemos, tenemos que decidir qué hacemos con él e implementar todas las medidas como el aislamiento o el rastreo de contactos. El hecho de que tengamos una solución tan rápida es fundamental para la toma de decisiones. Y es fundamental que funcione bien en el paciente sintomático porque es el pacientemás urgente. Los contactos, por supuesto, son importantes, pero es más vital el paciente, sobre todo, si hablamos de personas en residencias, ya que con el diagnóstico claro se pueden tomar decisiones, tanto clínicas como de aislamiento de ese paciente. Y tienen una sensibilidad suficientemente alta, alrededor de un 93 por ciento.

Concepción García: La sensibilidad es un poquitito menor que la PCR, pero la especificidad es similar. Esto significa que puede dar un falso negativo, pero lo fundamental es que lo positivo sí que nos lo va a detectar en muy poco tiempo. En residencias es muy importante, para nosotros, manejar los contactos en cuanto tenemos un positivo. Hacerlo a todos los contactos en 15-20 minutos, tener un mapa de toda la residencia -tanto de residentes como de trabajadores-, puede ser algo valiosísimo, fundamental para nuestro día a día y, sobre todo, para la calidad de vida de ellos. Significaría, por ejemplo, no tener que aislar a pacientes mayores con demencia, cuando eso no tiene por qué ser necesario.

Jesús Cubero aboga por tener una trazabilidad de cada test realizado para realizar una "gran base de datos".

Jesús Cubero: Es importante saber que son unos test fiables. En los primeros cuatro días de esos síntomas hay una efectividad prácticamente del cien por cien, similares a las PCR. En los días cuatro-séptimo desciende un poco al 90 por ciento. La inmediatez y la comodidad de poder realizarlo en la misma residencia  son suficientes. Corremos el riesgo de tener algún falso negativo, en cuyo caso se haría una PCR posterior, pero es de una utilidad enorme.

¿Pueden sustituir en el futuro a los PCR?

Concepción García: La especificidad es similar a la PCR y la sensibilidad es un poco menor. Yo creo que son dos pruebas distintas. Cuando hacemos una PCR lo que estamos detectando es el material genético del virus, la ARN. En cambio, lo que detectamos con los antígenos son las proteínas del virus.  Como muy bien ha comentado Jesús, la diferencia fundamental entre las dos técnicas es el tiempo en el que se detectan. Durante los cinco-siete primeros días la de antígenos nos serviría, pero el rango de fechas es más alargado en la PCR. Ante un paciente con una clínica compatible, aunque la prueba de antígenos nos dé negativa, sí que se va a intentar realizar una PCR. Con lo cual, sí que se va a disminuir mucho el uso de la PCR, pero creo que son dos pruebas que detectan cosas distintas.

Isabel Jimeno: Al final van a ser pruebas complementarias. Como en todas las enfermedades infecciosas, no tenemos la prueba que nos valga absolutamente para todo. Al principio no teníamos nada, hacíamos un diagnóstico clínico. Después, fuimos haciendo PCR y ahora tenemos diagnósticos. Lo importante es que se vayan complementando uno con otro. Dependiendo de la fase en la que esté el paciente, le podemos hacer una PCR o los test de antígenos. También hay que tener en cuenta a quien vamos a hacerle los test. Si estamos con pacientes ingresados en una residencia necesitamos que esto sea rápido, fácil, cómodo y fiable. En este
apartado, los test de antígenos nos pueden servir muy bien aunque en algún momento puedan tener necesidad de ser complementados con una PCR. Una cosa no va a sustituir a la otra, se complementan.

Borja Macaya: Yo me mantengo en que son pruebas complementarias y cualquier información es buena. Pero sí creo que esto va a ser una revolución en la sociedad actual. Va a popularizar un poco las pruebas y las va a democratizar en ese sentido. Las administraciones están haciendo un esfuerzo muy importante para realizar las PCR, pero son caras porque necesitas un diagnóstico de un laboratorio y una enfermera, con todo lo que ello conlleva. Esto va a generar una revolución dentro del sector del diagnóstico y nos va a ayudar muchísimo a la sociedad. Esto democratiza las pruebas y hace que tengamos mucha más facilidad para detectar aquellas personas que puedan estar contaminadas con el Covid. La versatilidad y la facilidad de su utilización puede llevarnos a utilizarlo de forma masiva en un nivel muy alto.

Jesús Cubero: La diferencia entre estos tres tipos de test es que el test serológico detecta la carga de anticuerpos en la persona; las PCR el material genético; y los test de antígenos detectan la proteína en la membrana del virus. Por supuesto, no pueden sustituir nunca a las PCR, lo suyo es un elemento complementario muy valioso, muy inmediato, fácil de realizar  y con los resultados en  la misma residencia.

Jesús Cubero, Esther Ortega, Borja Macaya, Isabel Jimeno y Concepción García durante un momento del debate.


¿En qué espacios -centros de salud, residencias, hospitales,colegios, etc- se debe de priorizar su uso?

Isabel Jimeno: Estos test te facilitan poder utilizarlos en muchísimos sitios, por ejemplo, en las residencias, donde son fundamentales. Se lo deberíamos hacer a cualquier paciente o trabajador sintomático. Dependiendo de ese resultado,  ya decidimos si tenemos que hacer una PCR o no. También en los colegios pueden ser útiles. De hecho, en los centros de salud se ha vivido la vuelta al colegio como una auténtica locura. Nos hemos encontrado con una clase de 10 niños con uno positivo en la que había que hacer PCR a todos y han estado aislados  durante 14 días. Por ello, en los colegios también puede ser de utilidad esta inmediatez para no tener que estar paseando a los niños, y para bajar la carga de trabajo en Atención Primaria. También en Atención Primaria, los centros de salud y en las urgencias hospitalarias donde, de hecho, ya se están utilizando.

Jesús Cubero: Igual que comentaba Isabel, en las residencias es básico poder disponer de estos test; y quizás en los colegios. No sé si es necesaria su extensión a los centros de salud, tampoco hay que generar esa falsa alarma de que porque dispongamos de test más baratos hay que realizarlos de una forma mucho más continuada.

Concepción García: Evidentemente, el mejor sitio donde podemos empezar a usarlos son las residencias; pero también en colegios puede ser bueno por la inmediatez de tener los resultados.  Me llama la atención que a Primaria haya llegado ya y en las residencias todavía no los tengamos. Habría que hacer un llamamiento si tenemos todos muy claro que en residencias habría que priorizar su uso, porque todavía no disponemos de ellos y es necesario.

Isabel Jimeno: En Atención Primaria nos han llegado. Hay centros de salud en los que un resultado de una PCR tarda hasta 10 días y ya no es útil. En Atención Primaria los utilizaríamos fundamentalmente para lo mismo, para los casos sintomáticos y pacientes diagnósticos.

Borja Macaya: Las residencias sin duda alguna son importantes. También, los centros de día, que a veces son un recurso del que nos olvidamos y donde hay personas que con la misma vulnerabilidad que en las residencias. En los colegios además genera la problemática de que los niños asintomáticos lo pueden llevar a sus casas donde pueden contagiar a sus familiares, ya sea padres, madres o abuelos. Y otro de los graves problemas es la operatividad de la PCR, que es costosa; y el tener mecanismos sencillos para poder hacerlo es muy interesante. Con la transmisión comunitaria que hoy tenemos en muchas ciudades de España, el popularizar ciertos test para diagnosticar a aquellas personas que tienen síntomas es la clave, objetivar y tener información para poder aislar y detectar de forma precoz toda la gente que puede estar infectada.

En cuanto a la formación de los profesionales sanitarios, ¿qué tipo de aprendizaje o técnica se debe de emplear en el uso de estos test?

Jesús Cubero: Hasta donde tengo entendido, es a través de un hisopo muy similar a la PCR, se utiliza en vías nasofaríngeas y hay que introducirlo en ambos orificios de la nariz. Se introduce en el líquido, se esperan 15 minutos aproximadamente y se obtiene el resultado. Es cierto que es una técnica que no puede realizar cualquier persona, que necesita una formación especial y hay que hacerlo también con las debidas medidas de precaución,  pero básicamente es una técnica muy similar a la de la PCR.

Isabel Jimeno considera "fundamental" implementar estos test para los pacientes o trabajadores sintomáticos.

Isabel Jimeno: Lo único que añadiría es que precisa que al personal se le enseñe, porque una vez se aprende, no es una técnica complicada. Lo que sería más dificultoso es la extracción del material. Incluso en algunas residencias en las que no hay personal de Enfermería, yo creo que podrían hacerlas sin ningún problema. Y, por supuesto, en los centros de día que comentaba Borja,  me parece fundamental. Además, hay personal tremendamente preocupado, dispuesto a hacer cosas. Hay que aprovecharlo y tienen que aprender a hacerlo, no es tan complicado.

¿Se debe de desarrollar una formación específica?

Isabel Jimeno: Yo creo que sí, pero no es tan complicado. Igual que el personal de las residencias también aprende a hacer un INR o una prueba de glucosa. ¿Hay que aprender? ¡Por supuesto! Pero no es complicado. 

Concepción García: Coincido con Isabel. En las residencias o centros de días tenemos gente muy preparada, no hace falta que sea solamente el personal de Enfermería, que ahora mismo es bastante escaso y tenemos que ajustarnos al personal que tenemos. Es sencillo de realizar cuando se puede enseñar. En las residencias pequeñas, donde quizá no hay personal sanitario, desde Atención Primaria se puede dar una formación, o sea, no podemos darles una serie de test diagnósticos sin explicar cómo se puede hacer de forma correcta.


Macaya: "Además de hacer test rápidos, hay que tener la capacidad de entender su funcionamiento y los resultados que obtienes"


Borja Macaya: Los residentes de los centros de día estamos preparados para muchas cosas y lo que hace falta es un entrenamiento. En absoluto voy a quitar funciones a un colectivo tan importante como es el de Enfermería, pero la realidad es que es que el personal escasea a día de hoy y tenemos que introducirlo en aquellas partes de la cadena de valor donde más importancia tienen. Estas pruebas, con entrenamiento, pueden ser solventadas, en su ejecución y su interpretación. También nos pasó con los test donde teníamos que detectar qué era una IGM o una IGG. Además de hacer la prueba, que era muy sencilla, hay que tener la capacidad de entender el funcionamiento y los resultados que obtienes.

Jesús Cubero: Han coincidido los tres y es que yo creo que no hay otra fórmula. En los casos en los que Enfermería pueda realizarlo, perfecto, pero si no, con un cierto entrenamiento al resto de personal, se podría
realizar. Lo que no debería generalizarse es el uso para la población civil de forma individualizada. Que no se llegase al punto de que toda la población civil pudiera hacer acopio de estos test y se pusiera a jugar a los médicos para realizar nuestros propios test en familia. Hay que hacerlo con seriedad, rigor y dentro de un ámbito más profesionalizado.

Entonces ¿su uso podría ir destinado a un colectivo concreto, como el de Enfermería, con la excepción de dar formación a otros colectivos si hay escasez de profesionales?, ¿se debe restingir su uso doméstico?

Concepción García: La Organización Mundial de la Salud (OMS) no recomienda que se haga en sitios donde no se cumplen las medidas de bioseguridad, tanto por la seguridad de quien realiza la prueba, como por el riesgo de que la prueba se contamine. Por eso es necesario que se haga por personal que esté entrenado, al que se le haya enseñado y sepa hacerlo, que se haga en el sitio adecuado, lógicamente con una prescripción y una lógica. Esto no puede ser comprar 50 test y hacerlos en casa todos. Tiene que tener una pauta y una lógica sobre quién los realiza y dónde se realizan.

Borja Macaya considera que debe haber una "estrategia" y una "gestión" a la hora de hacer test de antígenos.

Borja Macaya: Hay que tener pruebas seguras, que no estén contaminadas, que se hagan con un orden y con una  rigurosidad para que los resultados sean objetivos y fiables, no podemos hacerlo en cualquier sitio y bajo cualquier condición. La realidad es que los test también van evolucionando y hoy se hacen través de una extracción nasal, pero sí que las nuevas generaciones hablan de hacerlos a través la saliva y de facilitar todavía más esa ejecución de lo que es la prueba.  El otro día leía informaciones de Estados Unidos con la idea de poder desarrollarlos en niveles de capas más cercanas a la sociedad, en centros de salud, en aquellos lugares donde tienen capilaridad, pues creían que era una de las bases para poder frenar parte de esta pandemia.

Por eso insisto en el concepto de democratización, si se hace bajo unos protocolos de seguridad, si son sencillos, si son capaces de llegar a una capilaridad importante dentro de la sociedad en general nos puede ayudar a paralizar la transmisión comunitaria que es lo más problemático. Mientras se está en unos niveles bajos, todos tenemos un control sobre la pandemia, pero cuando esto empieza a acelerarse es cuando empiezan las preocupaciones porque ya ni los rastreadores son capaces de seguir los pasos, ni las propias PCR sirven porque los resultados se dilatan en el tiempo y se acaba perdiendo la efectividad.

¿Los pacientes podrían acceder a su uso individualizado sin la supervisión de un profesional sanitario o descartan esta opción?

Isabel Jimeno: Yo descartaría esta opción, si lo hacemos sin orden y hay un positivo, nos contagiamos todos, no tiene ningún sentido. Hay que hacerlas en un entorno seguro, con una persona que sepa. El cómo es muy importante, la persona que lo haga debe protegerse porque no tenemos que olvidar que estamos hablando de que tenemos un virus y la posibilidad del contagio también existe. Otra cosa es pensar en hacer cribados poblacionales para pillar asintomáticos. Eso sería otra cosa, no es la situación que tenemos ahora mismo.

Concepción García: Se tiene que hacer en el sitio donde se cumplan las medidas, la seguridad para quien lo realiza y, evidentemente, con la pauta de un profesional. También, con una causa específica, o sea, no se hace porque nos apetece, sino con una pauta.

Jesús Cubero: Es importante para Salud Pública y para los expertos epidemiológicos, el poder tener una trazabilidad de todos y cada uno de los test, es decir, que cada test vaya ligado a una persona, a una fecha, a una hora y a un resultado. Todo eso debe quedar estabulado en una gran base de datos que permita luego hacer seguimientos, sacar conclusiones y poder detectar nuevos caso. Realmente eso hay que hacerlo en un entorno profesional y no al libre albedrío de la población. Esa serie de datos serían muy útiles de cara al futuro, para poder aprender qué es lo que sucede con esta enfermedad.

Borja Macaya: Es importante esa trazabilidad, saber la red de contactos, eso no lo podemos perder porque  tengamos un sistema de test mucho más rápido que las PCR actuales. Una de las graves preocupaciones que tenemos que tener como sociedad es -aunque el nivel de contagio sea menor-, el gran nivel de asintomáticos que tenemos. Están teniendo contactos diarios sin sentir ningún efecto, por lo que estamos diseminando el virus. El tiempo irá evolucionando estos test y nos dirá hasta dónde pueden llegar, pero creo que es el embrión para una funcionalidad muy interesante.

Los expertos han destacado la importancia de unir la vacunación frente a la gripe al uso de test rápidos.


En cuanto a los resultados de los test rápidos de antígenos point of care para el diagnóstico del coronavirus Covid-19. ¿Cómo puede ayudar su implantación en espacios concretos como residencias donde se ha detectado un brote?

Isabel Jimeno: Ahora mismo, el hecho de que cuando un paciente tenga cualquier síntoma podamos tener el diagnóstico en media hora en una residencia, con un entorno cerrado, con personas vulnerables, me parece fundamental. En ese momento el personal de la residencia decide aislar al paciente y después saber sus contactos y hacerles la prueba, facilita muchísimo tomar decisiones. Primero, porque ya tengo el diagnóstico del paciente, ya no tengo la duda de si esta auscultación que estoy oyendo es una neumonía de otro tipo o no. Y también ayuda a las medidas epidemiológicas que hay que tomar en la residencia. Esto va a cambiar mucho lo que hemos vivido anteriormente.

Concepción García: Sí vamos a notar el cambio respecto al mes de marzo, cuando no teníamos pruebas diagnósticas. Antes se ha comentado que hay centros de salud que tardan hasta 10 días en tener los resultados de la PCR y ahora mismo en la residencias nos pasa lo mismo. Nosotros detectamos un síntoma, tenemos que avisar a un centro de salud para que se nos tramite una PCR, se realiza y tenemos que esperar el resultado en función de cada área unos días. Si en 15 minutos o media hora podemos tenerlo, procederemos a tomar las medidas adecuadas tanto en residentes como en trabajadores y contactos, con lo cual nos va a ser muy fácil evitar una propagación que, de otra forma, era muy rápida. Otra cosa importante son los aislamientos innecesarios, incluso en los centros de día. Y una cosa que es fundamental, llegando esta época,  son los diagnósticos diferenciales como la gripe y las infecciones respiratorias, porque nos vamos a enfrentar a muchos síntomas muy compatibles con gripe. 

Jesús Cubero: Sin duda es una técnica relativamente sencilla, con coste bajo, resultados inmediatos y con la posibilidad de realizarlos y obtenerlos en el mismo lugar, sin tener que desplazar a los residentes. Para las residencias constituye una herramienta muy importante de acceso, más o menos sencillo,  que nos va a permitir abordar esta segunda oleada contra el virus en unas mejores condiciones de la que lo hicimos en la primera.

Borja Macaya: Nosotros necesitamos objetivar y decidir, y esas son las palabras claves. Durante el mes de marzo y abril tenías la sensación de que ibas con un coche, campo a través, y no sabías dónde te encontrabas, dónde se encontraban los problemas o dónde había charcos. Esto te permite tomar decisiones claras y  ahorrarnos muchas cosas que a día de hoy hacemos. Los aislamientos de 10 días parece que son gratuitos para la sociedad y encerrar a una persona mayor, o joven, es una cuestión muy importante para la sociedad actual desde el punto de vista económico y desde el punto de vista social. Tomar decisiones para poder cortar la transmisión, para poder decidir quién se tiene que poner EPIs y quién no, o la cautela que hay que tener; va a objetivar todas las situaciones de la cadena y eso es importante.

 ¿Qué opinan sobre los test que usan solo torunda nasal en lugar de la nasofaringea?

Concepción García: Las muestras recomendadas para el diagnóstico microbiológico serán preferentemente las referidas al tracto respiratorio superior: frotis nasofaríngeo (de preferencia por ser el lugar donde se detecta mayor carga viral) y/o orofaríngeo.

Estos test permiten en 15 minutos diagnosticar si un paciente sintomático tiene gripe, Covid-19, o ambas enfermedades. ¿Cómo ayudaría esta fórmula en atajar los casos de coronavirus?

Concepción García: Quiero aprovechar para incidir en la importancia de la vacunación de la gripe en la población más vulnerable y en sus contactos para reducir las complicaciones causadas por ambas enfermedades y así evitar la sobrecarga en el sistema sanitario. Todos los años es importantísima la vacunación de la gripe, pero este año tenemos que concienciarnos mucho más. La posible coincidencia de la pandemia por coronavirus y la epidemia de la gripe puede aumentar estas complicaciones, sobre todo, en los grupos de riesgo.


García: "La posible coincidencia de la pandemia por coronavirus y la epidemia de la gripe puede aumentar estas complicaciones"


El test del que estamos hablando nos ayuda a diagnosticar el Covid. Se está hablando de unos nuevos test que en Estados Unidos empiezan a estar aprobados ahora. Es un test doble que diagnostica las dos enfermedades. Hoy por hoy, del test del que estamos hablando, es el que tiene la C y la T, la C que sería la de control, y la T lo que nos dice es que si es positivo a las proteínas del virus el coronavirus. Nos puede ayudar muchísimo ante un cuadro de infección respiratoria si el test nos da positivo o, en caso contrario, si nos da negativo podemos seguir por otro lado el diagnóstico. Hay que tener en cuenta que el modo de transmisión y los síntomas tanto de la gripe como del Covid son muy similares. Entonces, nos va a ayudar a reducir la carga de la enfermedad y, sobre todo, las complicaciones en la población más vulnerable.

Borja Macaya: Sobre todo, para objetivar, dar tranquilidad y evitar un estrés innecesario, porque al final hoy parece que todo es coronavirus y la gripe existe, los catarros existen, las neumonías existen y no tenemos que poner todo en la misma fuente.  Por otra parte, parece que también existen los test que solamente detectan la gripe. Ya hace años que existen y parece que también se van a hacer acopio de ellos por tener otra prueba complementaria, es algo que también aporta.

Isabel Jimeno: El test rápido de la gripe, que es igual que las PCR de la gripe, existe de siempre. Lo hemos tenido todos los años, pero solo se utiliza en el seguimiento más específico de los casos de gripe. El hecho de tener estos test rápidos o del Covid no sirve para el diagnóstico diferencial, es decir, si yo tengo un paciente que tiene síntomas similares Covid-gripe y tengo que decidir si le aíslo o no, esto me lo facilita muchísimo. Si tuviéramos los test americanos que detectan las dos cosas juntas ya seríamos virgueros, pero vamos a quedarnos en lo que tenemos y por ahora vamos a tener estos.

Como decía Concha, este año la importancia de la vacunación antigripal es fundamental. No se puede quedar sin vacuna ni una de las personas  vulnerables que están en las residencias. De hecho, en Primaria nos planteamos que sean los primeros, y también el personal de las residencias, los sanitarios nos tenemos que poner las pilas, igual que somos vectores para el Covid, somos vectores para la gripe. Cuanto más nos vacunemos, menos virus de gripe tenemos circulando. Y eso nos va a ayudar  a liberar parte de los recursos y, sobre todo, a intentar la no coinfección. Con la coninfección aumenta muchísimo la mortalidad. De hecho, en los estudios que se han hecho se ve cuáles son los agentes que coexisten más frecuentemente en la garganta en infecciones por el Covid y son el neumococo y la klebsiella, que siempre está por ahí. El tercero es el virus de la gripe. Es decir, que la posibilidad de que estos dos agentes coinfectan es muy importante.

Jesús Cubero: En primer lugar, la clave es reducir el estrés. Vivimos con una población de profesionales que lo ha estado dando todo durante siete meses,  tenemos al personal cansado, asustado por los rebrotes. Todos os podéis imaginar lo que supone una tos, un estornudo o un proceso febril en algún residente o profesional en un centro. El poder disponer de estos test nos va a facilitar muchísimo reducir ese estrés, tomar decisiones adecuadas y actuar sin miedo. Y, por otro lado, el tema de la vacunación de los profesionales, si habitualmente es importante, este año mucho más. Como decía Isabel, debemos cortar esos vectores de contagio que suponen los profesionales y debemos ser conscientes como sociedad de que hay que priorizar al profesional sanitario, al socio-sanitario y luego a las poblaciones más vulnerables como pueden ser la de las personas mayores.

No solo existen tets de antígenos de Covid, también los hay de gripe. Esto permitirá testar de gripe y Covid en las residencias en 15 minutos y cumplir con lo que establece el ECDC (testar Covid y Gripe en persona sintomáticas de infección respiratoria) ¿Qué opinan? ¿Han recibido información de las CCAA sobre si se van a facilitar lo tests rápidos de gripe?

Concepción García: No se han enviado test de gripe y actualmente no se nos ha informado de manera generalizada sobre este punto.
 
La OMS recomienda que se utilicen lectores para estos test con el fin de evitar la subjetividad del profesional sanitario que hace la prueba. Sin embrago, la mayoría de los que se están suministrando exigen interpretación subjetiva. ¿Qué opinan?

Concepción García: No creo que exista ninguna interpretación subjetiva. Los test marcan con una C, la línea control y posteriormente se puede leer el resultado. Si aparece una línea marcada será positivo y si no aparece será negativa. Otro tema es la especificidad y sensibilidad. Su especificidad es similar a la de la PCR. Esto quiere decir que el número de falsos positivos es bajo. Pero su sensibilidad es menor que la PCR. Esto significa que pueden dar más falsos negativos que la PCR, por lo que en principio no es sustituible.

Los expertos coinciden en priorizar a mayores y sanitarios en la vacunación de la gripe y del Covid-19.


¿Se podrían usar de forma masiva en residencias o en el acceso a colegios?

Jesús Cubero: No, no hay que hacer una utilización indebida y masiva de este tipo de test. Son herramientas que deben ser bien utilizadas, es decir, no podemos correr el riesgo de  hacer varias fases de cribado sin ningún sentido. Debe responder a toda una estrategia, que esté bien elaborada y no debe ser utilizada de una forma generalizada. Tenemos excelentes profesionales en nuestro centro de salud y en las áreas de Salud Pública, deben ser ellos los que indiquen cuándo y en qué sitios deben realizarse estos cribados de test.

Borja Macaya: Sí, coincido en que detrás de cada actuación tiene que haber una estrategia. Esto tiene que tener un sentido y evidentemente después de una prueba y un resultado positivo hay que realizar una gestión. Por otra parte, a efectos de la vacuna y de la situación de gripe y otras enfermedades, hay que destacar también que las residencias nos hemos convertido cada vez en sitios más limpios de otras enfermedades. El tener nuestras organizaciones aisladas con visitas restringidas hace que otras enfermedades y patologías también hayan bajado. Hay que tener en cuenta también todas estas situaciones, hay que vacunar a nuestros propios  residentes y a nuestros equipos como se ha comentado con anterioridad.

Concepción García: Tiene que ser una pauta que tenga una lógica, este test está específicamente pactado para casos sintomáticos. En casos asintomáticos hay un estudio en el Instituto Carlos III donde sí tiene una  sensibilidad y una especificidad alta, pero el número de pacientes donde se ha hecho parece ser bajo. Con lo cual, en principio no está indicado para pacientes asintomáticos, está indicado para pacientes sintomáticos a quienes se lo realizamos y en muy pocos minutos podríamos tener el resultado. Ya de ahí a los contactos, entonces sí sería de forma masiva a una serie de contactos de residentes y trabajadores, pero siempre el primer punto es con una pauta y con un sentido, no de forma masiva para hacer cribados indiscriminados.


Jimeno: "Hacemos test por y para algo, no tiene ningún sentido que se hagan de forma indiscriminada a los que no tienen síntomas"


Isabel Jimeno: Vamos a utilizarlo donde tenemos que utilizarlo. El uso indiscriminado no tiene ningún sentido porque va a pasar un poco como está pasando con las PCR. Nosotros estamos viendo mucha gente que reclama hacerse PCR, como si la PCR te curara; y no podemos entrar en eso. Hacemos una prueba para y por algo. Lo hacemos porque un paciente tiene síntomas y porque tengo que tomar decisiones con ese paciente. No tiene ningún sentido que se lo haga de forma indiscriminada a todos los que no tienen síntomas porque además sabemos cómo va este virus. Los cribados se hacen de otra forma y hacerlo de forma indiscriminada ahora mismo no es el objeto de este test. 

Borja Macaya: Sobre los cribados, uno de los problemas que tuvimos al principio de la pandemia fueron los  muchos asintomáticos porque no éramos capaces de diagnosticarlos como tal. Eso se va a seguir dando y a veces, en las residencias, con el nivel que puede haber de contagios, el hacer cribados perfectamente dirigidos es algo que estamos reclamando desde hace tiempo, que se puedan realizar paulatinamente y tener una foto de un espectro de nuestros usuarios puede ser interesante porque te puede permitir diagnosticar o detectar posibles casos que de otra forma quizá no podríamos. Pero todo tiene que tener una estrategia y una organización perfectamente articulada. El tiempo nos irá diciendo exactamente cómo se pueden utilizar, pero  todo lo que sea aportar información creo que es clave para poder decidir correctamente.

¿Se está facilitando a las residencias los test de detección de Covid-19 y gripe por parte de las CCAA?

Concepción García: Sí, actualmente ya están en las residencias los test de antígenos, se pueden usar en el diagnóstico de la infección en pacientes sintomáticos, para el estudio de contactos en un brote y para la detección de asintomáticos en centros de alto riesgo. Para estudio de brotes y pacientes sintomáticos, se han recibido remesa de 50 test mensuales, que se podrán renovar según consumo. En los centros sociosanitarios que se consideren de alto riesgo y sea preciso la detección de asintomáticos, se enviaran test para realizar 2 determinaciones semanales a trabajadores y 1 determinación semanal a los residentes.

¿Qué papel juega la Atención Primaria y los servicios de dependencia en estos test?

Isabel Jimeno: En febrero o marzo, en la Comunidad de Madrid había cerca de 200.000 personas en sus casas con diagnósticos exclusivamente clínicos. El hecho de que ahora venga alguien con síntomas, se le haga la prueba y se pueda decidir si necesita o no traslado al hospital o se le puede hacer el seguimiento en casa es fundamental.  Más aún para las personas dependientes que tenemos en sus domicilios, con estos test vamos a sus casas, se lo hacemos y en ese momento tenemos el resultado. Nos va a facilitar muchísimo el día a día y el tomar decisiones con las personas dependientes, por supuesto.

Borja Macaya: En las residencias cada vez  hay personas con mayor dependencia, con mayor necesidad y son personas híper vulnerables. Con estos test tenemos la capacidad de objetivar para aislar o para decidir. Y lo que habéis comentado de los domicilios, cuánta gente se ha quedado en su propia casa sin un diagnóstico correcto y cuántos han fallecido. Parece que los grandes volúmenes han estado en las residencias, que es donde más gente se concentraba, pero cuántas personas han fallecido también en sus propios domicilios sin tener un diagnóstico claro o una atención en aquel momento en el que todo se saturó.


Cubero: "Tenemos una buena herramienta para evitar confinamientos innecesarios y localizar aquellos que precisen ser tenidos en cuenta"


Jesús Cubero: Por un lado, el cortar los vectores de contagio que las propias personas con dependencia pueden constituir. Por otro lado, ofrecerles una mayor seguridad y evitar confinamientos innecesarios. Imagino que en los próximos años habrá estudios que se realizarán sobre las consecuencias psicológicas e incluso motrices de estos confinamientos prolongados. Tenemos una buena herramienta para evitar este tipo de confinamientos innecesarios y localizar aquellos que precisen de ser tenidos en cuenta.

Concepción García: Atención Primaria es la fuerza para poder hacer un diagnóstico muy rápido. El confinamiento nos está costando mucho a todos pero, sobre todo, a las personas dependientes, con pérdidas de masa muscular, déficit nutricionales, o sea, hay muchísimos efectos secundarios. Estamos haciendo confinamientos innecesarios y evidentemente mucho más largos. De esta forma, vamos a reducirlos y vamos a hacer justo los necesarios. Como decía Isabel, en gente dependiente en domicilio va a ser un gran avance tanto para el personal sanitario como para estos pacientes.


Estos test ya se han probado en Estados Unidos. ¿Conocen los niveles de calado entre los pacientes?

Isabel Jimeno: He leído que los test de saliva tienen todavía que perfeccionarlos porque hay muchos factores que interaccionan, empieza a ser más complicado. Ellos se estaban planteando utilizarlos tipo cribado, pero hay muchas interacciones, con lo cual hay mucho falso negativo.

Concepción García:  No hay ningún estudio, pero sí que es verdad que en mayo se aprobó en Estados Unidos su utilización para pacientes sintomáticos. Como dice Isabel, están pensando hacer cribados más generales. El 4 de septiembre se ha empezado a utilizar el test doble de diagnóstico Covid-gripe, pero es verdad que tampoco han sacado nada específico ni mucha más información.

Jesús Cubero: Algo que nos diferencia de Estados Unidos es el excelente sistema de Salud Pública que tenemos en España. Sabemos ponerlo en valor, debemos utilizarlo y actuar con esa herramienta que marca una diferencia importante y es que cualquier acción de cribado que realicemos con este tipo de test, o con cualquier otro, debe responder a unos criterios epidemiológicos dirigidos por Salud Pública y que se realicen con alguna finalidad en concreto y con una recogida de datos.  Algo que se realiza a la población civil de forma generalizada y a título individual, no va a suceder.

Borja Macaya: Estamos hablando de culturas diferentes y de la diferencia entre Europa y Estados Unidos, allí van a ser mucho más agresivos con este tipo de campaña. Según he leído, estas pruebas van a mejorar y cada vez van a ser más sensibles y más baratas, porque cuando la producción en masa se desarrolle y esto se popularice, los precios bajarán. Estados Unidos tiene una mentalidad más agresiva y muchos de los virólogos que están a primer nivel están hablando inclusive de la utilización familiar, lo que equidista un poco de las informaciones que estamos dando aquí.

 
Existe un alto riesgo de no registro o registro incorrecto de los test realizados. Una solución son los test que incorporan conectividad en los lectores y envían los resultados automáticamente a los sistemas de información del hospital o CCAA. ¿Cómo valoran esta solución? 

Concepción García: Actualmente no es un registro complicado, es una aplicación bastante sencilla, donde solo con el DNI te salen todos los datos del trabajador o paciente. Como en todo, esto va a depender de un factor de humano y se pueden producir errores, evidentemente si los resultados se envían de forma automática a los sistemas de información, sería todo mas sencillo y fiable.


¿Qué conclusiones sacan de este debate?

Conclusiones del debate 'Test rápidos para diagnosticar Covid-19 y gripe. Ventajas de implantarlo en residencias'

Borja Macaya: Todas las mejoras que nos ayuden a objetivar y a detectar de forma precoz son positivas. En el escenario actual, algunas cosas de la crisis del Covid se parecen a lo que fueron los meses de marzo y abril, pero hemos aprendido todas las pruebas, todos los diagnósticos, todas las formas que tenemos para  afrontar esta situación, que han cambiado. De hecho, se están dando casos, pero somos capaces de cogerlos con mayor tranquilidad, en entornos  residenciales se ha notado muchísimo. Somos capaces de gestionar muchísimo mejor todas las situaciones, puede haber una piedra en el camino pero no te arrasa la organización, sino que somos capaces de diagnosticar, detectar y aislar. Lo que sí que tenemos que tener claro es que esto va a durar un tiempo y tenemos que interiorizar nuestras actuaciones del día a día con otras mejoras que van llegando.

Isabel Jimeno: Estos test tienen de beneficio su inmediatez. Y esta inmediatez nos da el beneficio para el cuidado y el diagnóstico de nuestros pacientes. Hablamos de pacientes que están ingresados en las residencias y esto nos va a facilitar mejorar su calidad de vida que realmente nos importa mucho, porque hemos tenido confinadas a personas que a lo mejor no lo necesitaban, pero como no lo sabíamos pues los hemos tenido que confinar. El tener una herramienta que nos permita diagnosticar, tratar y conseguir que la calidad de vida del paciente, que es lo que me importa, sea mejor, siempre me parece muy importante. Va a haber más test, vamos a ir perfeccionándolos, pero de momento no vamos a tener un test maravilloso. Por eso, el poder utilizar varios nos va a facilitar muchísimo el diagnóstico y el seguimiento de estos pacientes.

Concepción García: Coincido en que la inmediatez es el mayor avance nos supone, sobre todo, a los clínicos, para ese diagnóstico. Esto mejora la calidad de vida de las personas dependientes,de las personas que están en un centro de día o que conviven en una residencia; se van a evitar los confinamientos y esa calidad de vida va a mejorar mucho. Ese avance también va a ser muy importante para el personal sanitario y sociosanitario, porque después de todos estos meses la gente está cansada y con miedo, con lo cual este diagnóstico nos va a ayudar a llevarlo de una forma mucho mejor. E insisto en la importancia de la vacunación de la gripe. En este momento, junto con los test, son las mejores armas que tenemos en este momento.

Jesús Cubero: Como conclusión final, diría que ahora contamos con una herramienta importante, económica, inmediata y que permite no trasladar a los residentes fuera de los centros. Nos permite tomar decisiones de una forma rápida y certera.Toda esta pandemia ha puesto de manifiesto que contamos con una población muy envejecida con unas necesidades sanitarias mayores que requieren una mayor profesionalización de las plantillas, tanto para realización de test como para la atención a los mayores.

Por tanto, yo creo que estamos en una situación mucho mejor de la pandemia.  Confiamos en nuestros profesionales, y en la Salud Pública del sistema español. Nos queda poner sensatez en la sociedad y que seamos todos conscientes de la importancia de esas campañas de vacunación para profesionales y para personas en situación de dependencia.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.