Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 17:20
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Por cada 6.000 vacunaciones de la gripe en sanitarios, se salva un enfermo

Según una estimación publicada en 'Plos One'

La Medicina preventiva empieza por los propios trabajadores de los hospitales.
Por cada 6.000 vacunaciones de la gripe en sanitarios, se salva un enfermo
Redacción
Martes, 07 de febrero de 2017, a las 09:10
Un reciente estudio publicado en Plos One ha dejado en evidencia la importancia de que los médicos y demás sanitarios de los hospitales se vacunen contra la gripe para bien de sus enfermos.

Para salvar de la muerte por complicaciones adicionales de la gripe a un solo enfermo, deberían ponerse la vacuna entre 6.000 y 32.000 profesionales del centro, según concluyen los autores en un segundo cálculo que ellos mismos tachan de “más realista” que el primero, en el que obtuvieron datos mucho más sorprendentes.

Este segundo recuento, que dan por válido, lo obtuvieron tras reordenar los datos de la muestra utilizada con pacientes reales contabilizados en los hospitales (y no solo a partir de estimaciones) y ajustar algunas variables como el margen de error al detectar la infección en el enfermo o tener en cuenta los factores de riesgo de los profesionales.

En la primera tanda del trabajo, los investigadores aplican un método matemático que les lleva a unos resultados desproporcionados pues deducen de ellos que, si se vacunara de la gripe a un número concreto de sanitarios de todas las plantillas hospitalarias de Estados Unidos, se eludirían nada menos que entre 200.000 y 650.000 muertes de pacientes por la enfermedad, unas cantidades que plantean “serias dudas” de la validez del cálculo, según reseñan los propios autores en sus conclusiones.

Ni exagerar ni dejar de prevenir

Por todo ello, el estudio advierte de que no debe caerse en la “exageración” de las consecuencias de que los trabajadores de los hospitales no se vacunen de la gripe.

Pero al mismo tiempo recuerdan que ello no resta utilidad a la vacunación voluntaria de tales profesionales o incluso a otras medidas de prevención de sentido común más allá de la vacuna como, por ejemplo, quedarse en casa si se enferma del virus.