El nuevo virus de origen chino ha sido identificado en 35 pacientes que tuvieron contacto con perros, cabras o musarañas

Microbiología aplaza la vigilancia de henipavirus a la "transmisión humana"
María del Mar Tomás, portavoz de la SEIMC y médico microbióloga del Hospital Universitario de A Coruña.


09 ago 2022. 16.45H
SE LEE EN 4 minutos
China ha identificado un nuevo virus de origen animal que ha contagiado al menos a 35 personas en el país. El patógeno perteneciente a la familia de los henipavirus ha sido detectado en varios ciudadanos que tenían contacto con cabras, perros o musarañas. Una alerta sanitaria que de momento no provocará que se ponga en marcha un plan de vigilancia epidemiológica específico en España, al menos, hasta que se compruebe si existe transmisión humana.

La portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc), María del Mar Tomás, ha explicado a Redacción Médica que la activación de nuevos protocolos de vigilancia debería producirse en el momento en el que “haya un brote que afecte a varias personas y con un origen común”. Un escenario que por el momento no han detectado los autores de la investigación de este virus, bautizado como Langya (LayV).

El estudio publicado en la revista académica The New England Journal of Medicine no ha comprobado hasta la fecha que se haya producido una transmisión entre personas, después de rastrear a familiares de 9 de los infectados. “No hubo contacto cercano o antecedentes de exposición común entre los pacientes, lo que sugiere que la infección en la población humana puede ser esporádica”, reza el estudio.

Ante esta situación, la médico microbióloga del Hospital Universitario de A Coruña ha insistido que lo importante es analizar cuando un virus es capaz de propagarse entre personas. “En el momento en el que haya una adaptación y una transmisión entre humanos es cuando tenemos que tener cuidado porque se puede convertir en un virus que afecte a la población y un riesgo sanitario”, ha agregado. 

En todo caso, Tomás sí que ha apuntado a que la Organización Mundial de la Salud (OMS) puede considerar los henipavirus como un objeto de “vigilancia”, pero ha limitado su punto de actuación a los países de Asia y el Pacífico, ya que por el momento no hay indicios de que este nuevo patógeno se haya detectado fuera del continente.


Los síntomas del nuevo henipavirus de China


La investigación ha identificado por el momento los síntomas más comunes entre el pequeño grupo de contagiados con el Langya Henipavirus. La fiebre es la afectación más común, ya que se ha detectado en todos los pacientes. Fatiga (54 por ciento), tos (50 por ciento), anorexia (50 por ciento), mialgia (46 por ciento), náuseas (38 por ciento), dolor de cabeza (35 por ciento), y vómitos (35  por ciento) son otros de los efectos más comunes relatados por los enfermos. Mientras que también puede producir deterioros hepáticos o renales. 

La portavoz de la Seimc ha celebrado que en el estudio “en ningún momento se habla de afectación neurológica”, a pesar de que sí que es un síntoma contrastado en los contagios por Hendra o Nipah, otros dos virus pertenecientes al género henipavirus y a la familia Paramyxoviridae. Ambos infectan a humanos y son capaces de desencadenar enfermedades mortales.

Los investigadores han analizado que LayV está compuesto por 18.402 nuceleótidos de una organización genómica idéntica a la de estos dos henipavirus, sin embargo está más relacionado filogenéticamente con el virus Mojiang que se descubrió al sur de China. Con este primer análisis sobre la mesa, Tomás ha insistido en la necesidad de analizar más en profundidad su alcance sobre los pacientes. “Hay que estudiar más la sintomatología y el origen con pruebas moleculares que tienen una gran sensibilidad”, ha concluido.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.