La ministra de Defensa analiza para Redacción Médica la labor del Ejército frente al Covid-19 y los retos del futuro

Margarita Robles: "La preparación para la próxima pandemia está en marcha"
Margarita Robles, ministra de Defensa.


20 oct 2021. 18.45H
SE LEE EN 7 minutos
Con la colaboración de
Margarita Robles ha tenido un papel destacado durante la pandemia de Covid-19. Como ministra de Defensa, fue la cara más visible del Ejército español, que ha realizado una importante labor durante toda la crisis sanitaria. Si los efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) fueron decisivos en los primeros meses de la 'explosión' de este coronavirus, la labor de las Fuerzas Armadas ha continuado después el labores tan esenciales como el rastreo de casos Covid-19 o el transporte y custodia de las vacunas para esta nueva enfermedad.

De toda esa experiencia y de los retos que traerá el futuro en materia de epidemias, pandemias y crisis sanitarias habla la ministra Robles en esta entrevista que se enmarca dentro del especial Lecciones del Covid-19, impulsado por Redacción Médica, y donde los principales actores de todos los ámbitos analizan lo que ha supuesto esta pandemia que arrancó en marzo de 2020.

¿Qué balance hace de la gestión de la pandemia del Covid-19?

En el ámbito del Ministerio de Defensa, la pandemia por la Covid-19 ha supuesto el mayor despliegue de las Fuerzas Armadas de las últimas décadas para atender a las necesidades, tanto del Ministerio de Defensa, como de la población civil, en estrecha coordinación y colaboración con todas las Autoridades implicadas. La gestión de la pandemia, entendida como crisis sanitaria, ha intentado cubrir los tres ámbitos principales que implica una enfermedad transmisible: la asistencia sanitaria a los enfermos, la adopción de medidas para disminuir la transmisión entre personas y la profilaxis para aumentar la resistencia de las personas a la infección.

Nadie podrá olvidar la imagen de nuestros militares en la calle en los días más duros de la pandemia. Durante 98 días que duró la Operación Balmis, las Fuerzas Armadas realizaron desinfecciones, transportes, traslados de heridos, ...) hasta completar 20.000 intervenciones en 2.300 ciudades y pueblos, de todas las comunidades y ciudades autónomas, de las cuales 11.000 fueron desinfecciones, una medida muy necesaria para frenar la expansión del virus y salvar vidas. Actuaron en 5.300 residencias de mayores y en unos 3.500 hospitales y centros de salud. Dentro de esa gestión, el Ministerio de Defensa ha colaborado con las Autoridades civiles en los tres ámbitos citados y en otras muchas tareas de apoyo, como los rastreadores, que han resultado fundamentales para que la sociedad española pudiera afrontar con más confianza el tremendo esfuerzo que ha supuesto esta crisis.


"Nadie podrá olvidar la imagen de nuestros militares en la calle en los días más duros de la pandemia"



Con la perspectiva de más de año y medio de pandemia, hay que calificar la gestión nacional de la pandemia como adecuada, con unos resultados que hoy nos permiten mirar al futuro con confianza. En este sentido, la vacunación masiva se ha convertido en una de las principales claves para ello. Aquí habría que destacar, como parte fundamental para el éxito, la excelente disposición del ciudadano español a recibir voluntariamente la vacuna. En todo lo referido a los planes de vacunación también ha sido fundamental el apoyo militar. Las Fuerzas Armadas han participado en el transporte de vacunas a los territorios insulares así como a Ceuta y Melilla, y en el almacenamiento y custodia de vacunas del Ministerio de Sanidad en el Centro Militar de Farmacia.

¿Cuáles cree usted que han sido los puntos más fuertes de la sanidad española a la hora de hacer frente a la pandemia? ¿Y los débiles?

La sanidad española cuenta con grandes profesionales formados en uno de los mejores sistemas de educación y especialización de nuestro entorno, que ejercen su labor en un sistema sanitario muy sólido, cuya columna vertebral es la sanidad pública. Hasta Ahora, no se había tenido oportunidad de comprobar la robustez y rapidez de respuesta de la asistencia sanitaria en un caso de necesidad sobrevenida verdaderamente demandante. Sin embargo, esta prueba de esfuerzo ha sido superada con creces, como siempre gracias fundamentalmente a las personas, que son el principal activo de cualquier organización.

Por otro lado, entre los puntos débiles en los momentos más críticos, surgió la dificultad de abastecimiento de algunos recursos sanitarios.

¿Queda España preparada para afrontar una nueva pandemia en el futuro?

La amenaza de pandemias y epidemias es un factor bien analizado en la Estrategia de Seguridad Nacional, y cuenta con herramientas para su gestión, como las declaraciones de interés para la Seguridad Nacional previstas en la Ley 36/2015, de 28 de septiembre, o la adopción de medidas especiales al amparo de otra legislación vigente.


"La amenaza de pandemias y epidemias es un factor bien analizado en la Estrategia de Seguridad Nacional"



La aparición cíclica de crisis sanitarias cuenta con una única incertidumbre, que es el momento exacto en el que se producirán, por lo que la preparación para afrontar la siguiente crisis debe considerarse ya en marcha, extrayendo las lecciones aprendidas en la gestión de la pandemia por Covid-19. Dicha preparación será más eficaz cuanto mayor sea la coordinación en su aplicación y cuantos más pasos se den para recuperar cierta autonomía estratégica en lo que respecta a los recursos sanitarios. Por ello, es importante el planeamiento concurrente de todas las Autoridades cuya participación en este tipo de crisis se ha comprobado como necesaria, a todos los niveles.

¿Qué aprendizaje personal le deja a usted la pandemia del Covid-19?

En esta pandemia se ha revelado una vez más la importancia de que las Fuerzas Armadas estén en disposición de apoyar a la población civil, en estas emergencias. En España, las Fuerzas Armadas, y como parte de ellas la Sanidad Militar, han superado importantes desafíos, adaptándose para colaborar en el planeamiento y ejecución de los nuevos protocolos de prevención y actuación ante Covid-19, activando todas sus capacidades y experiencia adquirida frente a brotes epidémicos y, lo que es muy importante resaltar, todo esto manteniendo al mismo tiempo el constante apoyo sanitario a todas las misiones y operaciones militares.


"La Sanidad Militar ha superado importantes desafíos, adaptándose para colaborar en el planeamiento y ejecución de nuevos protocolos"



Si bien su actuación no representa cuantitativamente el esfuerzo principal durante una crisis sanitaria nacional, sí resultan complementarias por su disponibilidad, espíritu de sacrificio, capacidad de planeamiento y ejecución y, en definitiva, por el fomento de la confianza que representan.

Nuestras Fuerzas Armadas tienen un objetivo claro: ser útiles a la sociedad a la que sirven y de la que forman parte, y así lo demuestran, cada día, con su capacidad de reacción, su agilidad y su voluntad de ayudar al ciudadano. Su vocación de servicio y su alto grado de preparación y profesionalidad les lleva a estar siempre cerca de quien lo necesita, actuando con inmediatez, generosidad, entrega y solidaridad. Crisis como la del Covid requieren preservar la resiliencia de la sociedad, ayudándola y arropándola con instituciones fuertes que aumenten su confianza en el éxito. Las Fuerzas Armadas han sabido estar ahí y eso es algo que la sociedad española valora muy positivamente.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.