Profesionales de todos los sectores aplauden que se potencie una inversión que siguen considerando insuficiente

Los PGE se quedan sin el aprobado de la sanidad: "No hemos aprendido nada"
Tomás Toranzo, Manuel Cascos, Jesús Aguilar y Óscar Castro.


14 oct 2021. 16.10H
SE LEE EN 6 minutos
El rechazo de los sindicatos médico y enfermero, así como de los Colegios de Dentistas y Farmacéuticos al plan de Presupuestos Generales del Estado de 2022 es unánime. Las organizaciones lamentan el "poco peso" que bajo su punto de vista sigue teniendo la sanidad en las Cuentas estatales a pesar de que la pandemia del coronavirus pusiera en jaque al sistema, y esperan que las partidas destinadas al ámbito de la Salud se engrosen durante la tramitación parlamentaria.

En este sentido, el Sindicato de Enfermería (Satse) señala a Redacción Médica que destinar 5.434 millones de euros a Sanidad, de un gasto total previsto de 196.142 millones de euros, supone el 2,7 por ciento. "Una cantidad totalmente insuficiente y que demuestra que no hemos aprendido nada de la pandemia del Covid-19", critica.

La organización sindical considera que la inversión acordada en los PGE para Sanidad constata “el poco peso e importancia” que se le sigue dado en las cuentas públicas de Estado al sistema sanitario. Bajo su criterio, entendiendo que las competencias están transferidas a las CCAA, el Ministerio de Sanidad podría y debería desarrollar una mejor labor de coordinación y de apoyo a las autonomías, así como en materia de salud pública, prevención y promoción de hábitos de vida saludables, que con los recursos económicos que, año tras año, se le dan no le es posible. “Tenemos un Ministerio “irrelevante” para el Gobierno a la hora de distribuir el gasto público lo que, al final, supone una peor atención sanitaria y cuidados a los pacientes y el conjunto de la ciudadanía”, subraya.

“El presupuesto debería ser 16 veces mayor”


Una postura que comparten desde la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (Cesm) al señalar igualmente como "insuficiente" la partida fijada en las cuentas para el año que viene. "La sanidad cuesta más de 5.000 millones", defiende Tomás Toranzo como presidente del organismo. De hecho, este presupuesto debería ser 16 veces mayor para alcanzar a cubrir los 79.000-80.000 euros anuales de gasto que exige el sector, detalla. "Seguimos pensando que lo que se dedica a sanidad en España no es suficiente", apunta, reiterando que el objetivo debe ser igualar el gasto sanitario del PIB al de otros países europeos.

En este sentido, lamenta que el gasto sanitario siga creciendo a costa de la Sanidad Privada. "Si la gente utiliza el ámbito privado será que el público no es suficiente. Y el público es el que da más equidad a la gente y hay que potenciarlo", opina.

A ojos de Toranzo, la cifra fijada también resulta escasa para financiar los proyectos que el Ministerio de Sanidad tiene previsto poner en marcha para "recuperar funciones que no debería haber perdido" en coordinación, organización y liderazgo, como es, por ejemplo, la creación del Centro de Calidad Asistencial. En cualquier caso, cree que habrá que esperar a conocer el desglose finalista de las partidas para saber cuánto dedicará cada comunidad autónoma a sus sistemas sanitarios. "El papel aguanta todo pero habrá que verlo más adelante cuando se sepa a qué va cada cosa".

Igual de tajantes se muestran en el Consejo de Dentistas: “Los PGE para 2022 perjudican al Ministerio de Sanidad”, indica a Redacción Médica el presidente de la organización, Óscar Castro, quien subraya que las Cuentas pactadas por PSOE y Unidas Podemos harán perder al área que dirige Carolina Darias un 17,4 por ciento de presupuestos respecto al año anterior. Es decir, 2.828 millones de euros. Tampoco les parece “suficiente” el incremento del salario de los empleados públicos, que alcanzaría el 2 por ciento.

No obstante, Castro celebra que el gasto en el ámbito sanitario se incrementara un 11 por ciento “teniendo en cuenta los fondos europeos”.

Por otro lado, el Consejo de Dentistas aprecia luces y sombras en la partida de 44 millones para salud bucodental que el Gobierno ha incluido en los Presupuestos. La organización entiende que cualquier avance en esta dirección es una “buena noticia”, pero considera que la cantidad acordada “sigue siendo insuficiente para satisfacer la demanda”.

Fuentes del Consejo de Dentistas indican a Redacción Médica que apoyarán “cualquier plan de salud que vaya destinado a la salud bucodental de los ciudadanos”, y celebran que sus reivindicaciones se hayan visto “reflejadas” mediante un plan que “irá destinado a los colectivos más vulnerables”.

En concreto, tal y como consta en el proyecto de Presupuestos Generales para 2022, la partida reservada a ampliar los servicios de salud bucodental en la cartera del Sistema Nacional de Salud (SNS) pondrá el foco de atención sobre la población infantil y juvenil, las embarazadas, los mayores de 75 años y a las personas discapacitadas y las sometidas a tratamiento quimioterápico o radioterápico. “Una decisión que apoyamos sin fisuras”, destacan desde el Consejo de Dentistas.

Falta de inversión de los fondos UE


Existe también consenso sobre la necesidad de incrementar las inversiones de los fondos europeos al ámbito de la Salud. A juicio de Jesús Aguilar, presidente del Consejo de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, “llama la atención” que de los 27.633 millones que se prevé recibir, “solo se destine un 2,2 por ciento a sanidad, excluidas las vacunas”.

“Basta recordar que estamos saliendo de una crisis cuyo origen ha sido una emergencia sanitaria. Creo que todos deberíamos aprender la lección”, añade Aguilar, quien considera que “sería deseable que ese porcentaje fuera mayor y creciera durante la tramitación parlamentaria de los Presupuestos”.

Al respecto, defiende que se deberían "desarrollar algunas de las propuestas de la profesión farmacéutica a los retos presentes y futuros del Sistema Nacional de Salud” presentadas la semana pasada por el Cgcof, que “reforzarían la eficacia, la eficiencia y la sostenibilidad del propio sistema”.

“De forma que apostar por fortalecer el modelo español de farmacia es una decisión inteligente. Sobre todo, cuando ha quedado más claro que nunca que invertir en el Sistema Nacional de Salud es invertir en salud, bienestar y calidad de vida. Pero también es mejorar nuestra competitividad como país, y nuestra resiliencia frente situaciones límite”, concluye.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.