Un estudio que ha contado con 30.000 participantes en los que ha demostrado una pérdida de la efectividad

Las vacunas covid pierden un 30% de protección ante ingresos a los 3 meses
La inmunización contra el Covid-19 también es menor al mes de haberla inoculado de un 71 por ciento y de un 63 por ciento al tercer mes, en cuanto a evitar ingresos hospitalarios.


19 nov 2021. 10.35H
SE LEE EN 4 minutos
Las vacunas contra el coronavirus ratificadas por la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) han demostrado una disminución de la efectividad de un 59 por ciento después de los cuatros meses de su administración. Asimismo, se ha descubierto que la inmunización contra el Covid-19 también es menor al mes de haberla inoculado de un 71 por ciento y de un 63 por ciento al tercer mes, en cuanto a evitar ingresos hospitalarios. 

Así lo ha demostrado un estudio llevado a cabo entre abril y octubre de este año por el Instituto de Salud Pública de Navarra. Un total de 30.000 participantes han contribuido en la realización del estudio. Asimismo, en este se ha manifestado que las vacunas son eficaces para reducir las hospitalizaciones y las defunciones, aunque no lo son tanto para prevenir las infecciones. Conforme pasa el tiempo de la administración de la segunda dosis, estas pierden su función de protección contra los contagios, aunque aún se desconoce cuál es el porcentaje de pérdida de eficacia a partir de ese cuarto mes. 

"Nuestro objetivo fue evaluar la efectividad de la vacuna Covid-19 específica del producto para prevenir la infección y la hospitalización en una cohorte dinámica prospectiva de adultos, mayores de 18 años, que estuvieron en contacto cercano de casos de covid de abril a agosto de 2021 en Navarra", así lo ha explicado Jesús Castilla, uno de los integrantes de la investigación y jefe de la Sección de Enfermedades Transmisibles y Vacunaciones del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra.

Castilla ha declarado también que "las vacunas que están en uso en España en una cohorte poblacional, constatamos que la pauta vacunal completa tiene una efectividad muy alta (superior al 90 por ciento) para prevenir casos de Covid-19 que requieren ingreso hospitalario y una efectividad moderada (66 por ciento) para prevenir infecciones por SARS-CoV-2". En este contexto, ha asegurado que, a pesar de ello, "la efectividad no es constante en la población".

Esta efectividad puede variar en función de varios factores como:
  • Es menor para prevenir infecciones y es mayor para prevenid ingresos en hospital, en UCI y defunciones.
  • De las variantes del virus, aunque este no ha sido hasta el momento un factor relevante.
  • De factores del sujeto como la edad, sexo, comorbilidad y, sobre todo, la presencia de inmunodepresión.
  • Mejora con la vacunación completa respecto a la parcial, y varía apreciablemente de unas vacunas a otras. Decae progresivamente con el tiempo transcurrido desde la última dosis en un descenso que es más rápido en personas mayores e inmunodeprimidos.

"Si la vacunación conlleva la relajación de otras medidas preventivas, el efecto de la vacuna para frenar la transmisión puede reducirse o perderse totalmente"



"En condiciones reales, la efectividad de la vacunación para reducir la circulación del virus depende además de las características de la exposición. La efectividad es menor para prevenir la transmisión en exposiciones repetidas (domicilios) que en las puntuales. La vacunación del caso índice infectado le hace menos transmisor. Por el contrario, si la vacunación conlleva la relajación de otras medidas preventivas, el efecto de la vacuna para frenar la transmisión puede reducirse o perderse totalmente", ha resumido Castilla. 

Como conclusión, Castilla ha querido recordar los siguientes puntos: "la vacunación completa tiene muy alta efectividad para prevenir hospitalizaciones; tiene efecto moderado para prevenir la transmisión, pero puede ser insuficiente para controlar la circulación en la población; el tipo de vacuna puede explicar diferencias de efectividad; la efectividad empeora con la edad y la comorbilidad; la protección vacunal desciende con el tiempo, y la vacunación del caso índice y del contacto reducen la probabilidad de transmisión, pero la relajación de las medidas preventivas puede contrarrestar estos efectos".

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.