Un estudio demuestra en cambio que instalar áreas de aislamiento reduce los contagios un 70%

Las áreas de detección de Covid-19 preingreso hospitalario son ineficaces


26 sep 2021. 11.55H
SE LEE EN 3 minutos
La organización del trabajo a nivel hospitalario es fundamental para detener la propagación del Covid-19 y construir un entorno seguro para el resto de pacientes. Una investigación reciente ha estudiado cuáles son las mejores formas de diseñar la configuración de los centros sanitarios para frenar la expansión de la enfermedad de estos entornos y destaca que la instalación de una sala de aislamiento redujo el número de transmisiones hasta en un 70 por ciento, mientras que agregar un área de detección antes de la admisión parecía ineficaz.

El estudio, realizado en Francia y publicado en Medrxiv en fase de preimpresión, ha podido comprobar que se produjeron brotes mucho más grandes y frecuentes cuando el contagio se originó en una de las salas más conectadas con hasta cuatro veces más transmisiones en comparación con las más aisladas. De hecho, el número de salas donde se propaga la infección se redujo hasta en un 53 por ciento después de reducir el intercambio de personal.


Circulación del Covid entre salas


Los investigadores, en cualquier caso, alertan de que a pesar de las medidas de protección, el SARS-CoV-2 circula ampliamente dentro de las instalaciones de atención médica, lo que representa un riesgo significativo tanto para los pacientes como para los trabajadores de la salud. La eficacia global de las medidas locales implementadas a nivel de sala puede depender de factores organizativos a nivel hospitalario.

El objetivo principal del estudio es comprender mejor el papel de las interacciones entre salas en los brotes nosocomiales y su control en un hospital psiquiátrico de múltiples salas. Para llegar a los resultados antes citadas, se creó un modelo estocástico de transmisión compartimental de SARS-CoV-2 en el hospital de 24 salas, teniendo en cuenta los diversos estados de infección entre los pacientes y el personal, y las conexiones entre las salas que resultan del intercambio de personal.

Primero se evaluó el potencial de difusión de brotes locales en todo el hospital, según la sala en la que comenzaron. Después las estrategias de control, incluida un área de detección al momento de la admisión del paciente, una sala de aislamiento para pacientes con Covid-19 positivos y cambios en los horarios del personal para limitar la mezcla entre salas.


Un importante problema para muchos países


El Covid-19 contagiado en el hospital plantea un problema importante para muchos países. A pesar de las amplias medidas de protección, la transmisión dentro de los hospitales todavía se produce con regularidad y amenaza a los que son esenciales para la lucha contra la pandemia, al tiempo que pone en riesgo a los pacientes.

La novedad de su método reside en la consideración de que el personal comparta datos para reflejar mejor la realidad del campo. Sus resultados destacan la escasa eficiencia de la implementación de un área de detección antes del ingreso hospitalario, mientras que el establecimiento de una sala de aislamiento dedicada a los pacientes con Covid y la restricción de los movimientos de los trabajadores de la salud entre las salas reducen significativamente la propagación de la epidemia.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.