Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 17:20
Política Sanitaria > Sanidad hoy

La sanidad rebaja tensiones entre Donald Trump y Europa en el G20

La reunión de los países más poderosos se hace eco del problema de las resistencias antimicrobianas

Imagen de una de las reuniones preparatorias para el G20 con Donald Trump y Angela Merkel. (Bundesregierung/Kugler)
La sanidad rebaja tensiones entre Donald Trump y Europa en el G20
Marcos Domínguez
Viernes, 07 de julio de 2017, a las 10:30
Este viernes y sábado, los representantes de los países más poderosos del mundo, conocidos como G20, se reúnen en Hamburgo (Alemania) en un momento lleno de tensión. A los coletazos de la presuntamente superada crisis económica se suman los de la crisis de los refugiados, las elecciones en diferentes países europeos miembros del G20 (Reino Unido y Francia) y, sobre todo, la llegada de Donald Trump al poder y su intención de no seguir las agendas internacionales, en un enfrentamiento explícito con las posiciones europeas.

Sin embargo, la salud pública ha jugado un papel cada vez mayor en las reuniones del G20. En el pasado fue el ébola, que movió a los países a prestar atención a las enfermedades infecciosas. En la actualidad, un mal mayor se cierne sobre la población mundial y nadie, venga de un país desarrollado o no, está a salvo: la creciente resistencia microbiana a los antibióticos.

Este tema ha conseguido colarse en la agenda política internacional gracias a la creciente importancia que le ha ido dando la opinión pública. La reunión de los ministros de salud del G20 ya acordó la necesidad de abordar conjuntamente el problema. Ahora, los presidentes y primeros ministros de los países más potentes del mundo tratarán de llegar a un acuerdo sobre el uso apropiado de antibióticos y coordinar incentivos para mejorar la investigación en combatir las resistencias.

El tema de la resistencia antibiótica no es nuevo en las altas esferas internacionales, de todas formas. El G20 está presidido actualmente por Alemania, que también presidió el G7 en 2015, cuando se incorporaron diversos temas de salud en la agenda de los más altos niveles, entre ellos, la batalla global frente a los microorganismos multidrogorresistentes. En la declaración final de la reunión se apoyaba el Plan de Acción de la OMS frente a esta cuestión y se comprometía a abordar el problema desde una única perspectiva que englobara todas sus facetas (incluida la salud animal y la agricultura).

Es de esperar que, a diferencia de otros temas de corte científico-medioambiental, el acuerdo general no sea bombardeado por los Estados Unidos de Trump: las resistencias antimicrobianas no llevan adheridas polémicas políticas al estilo de la lucha contra el cambio climático. Por tanto, es posible que de la reunión de este fin de semana nazca un compromiso serio por incorporar esta cuestión en las agendas a todos los niveles y de coordinar internacionalmente los esfuerzos para avanzar en este problema, para el que no hay tiempo que perder.