Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30
Política Sanitaria > Sanidad hoy

La homeopatía y sus terapias aparecen en la escena del 'Caso Nadia'

Los padres de la niña aseguran que fue tratada por homeópatas de España y Francia por valor de 295.000 euros

Nadia Nerea.
La homeopatía y sus terapias aparecen en la escena del 'Caso Nadia'
Redacción
Martes, 13 de diciembre de 2016, a las 16:50
Nuevos descubrimientos en el caso de Nadia Nerea. Los padres de la niña han afirmado que, durante los cinco años que vivieron en Francia, fue tratada por varios homeópatas del país galo. “El primero que contactamos fue el doctor Brown en Madrid y nos recomendó otros lugares. Desde 2011 hasta hace tres meses estuvimos viendo a homeópatas. Cada tres meses al doctor Smith en Toulouse, y al de París cada año”, ha asegurado al juez Fernando Blanco, según ha informado ABC.

Según las declaraciones, los tratamientos homeopáticos para combatir la enfermedad rara de Nadia (tricotiodistrofia) eran elevadamente costosos. “Le sacaban sangre, le hacían una mutación fuera y le volvían a introducir su sangre. Cada vez nos cobraba 3.000 euros, 8.000 cuando fuimos a Toulouse, luego otros 6.000. Nos cobraba siempre en metálico y no nos daba recibo”. En total, el padre de Nadia ha  calculado en 295.000 euros los tratamientos realizados por homeópatas. “Solo cuatro batidos valen 200 euros”, especificó.

Además de los homeópatas, el padre citó en su declaración ante el juez a varios doctores del Clinic de Barcelona y la Clínica de Navarra, donde habrían pagado, según él, de 8.000 a 10.000 euros. De los gastos se hizo cargo la Asociación Nadia Nerea, a los que se han sumado otros desvinculados directamente con los tratamientos de la niña, como son los teléfonos, los hoteles, los restaurantes, la casa y las compras del supermercado, un listado que incluye el alquiler anual de la casa y un coche por total de 24.500 euros. 

La situación ha despertado la desconfianza del juez, quien ha dictado en el auto que “los investigadores entienden, y no sin falta de razón que el comportamiento de los padres pretende ocultar dos realidades. O bien la niña no sufre la enfermedad en cuestión, o bien la menor no estaría recibiendo el tratamiento para el que se recaudaba el dinero”.