15 nov 2018 | Actualizado: 19:10

La compra centralizada de vacunas de la gripe ahorra 7 millones al SNS

Es el séptimo año consecutivo que se promueve un acuerdo de estas características para adquirir 4 millones de dosis

Dolors Montserrat, ministra de Sanidad.
La compra centralizada de vacunas de la gripe ahorra 7 millones al SNS
lun 16 octubre 2017. 11.10H
Redacción
Ante el inicio de las campañas de vacunación de la gripe por parte de las comunidades autónomas, el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud ha publicado la recomendación de la vacunación frente a esta enfermedad a las personas mayores, preferentemente a partir de los de 65 años de edad y otros grupos de riesgo, a partir de la tercera semana del mes de octubre.

Según apunta el propio Ministerio, por séptimo año consecutivo se ha promovido un acuerdo marco para la selección de suministradores de vacunas frente a la gripe, suscrito por el Ministerio de Sanidad. Mediante este procedimiento se han podido adquirir algo menos de 4 millones de dosis de vacunas y obtener un ahorro superior a los 7 millones de euros. Las instituciones participantes para la temporada 2017-2018 son, además del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, el de Defensa, la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias (Interior), Ingesa y 12 Comunidades Autónomas: Aragón, Asturias, Baleares, Cantabria, Castilla y León, Castilla -La Mancha, Extremadura, Galicia, Madrid, Murcia, Navarra y La Rioja, así como las ciudades de 

El Ministerio ha adquirido 4 millones de vacunas y ha obtenido un ahorro de más de 7 millones de euros gracias a la compra centralizada


Ceuta y Melilla.

Para la temporada 2017-2018, la vacuna trivalente antigripal recomendada por la OMS para el hemisferio norte contiene las siguientes cepas: cepa análoga a A/Michigan/45/2015 (H1N1)pdm09; cepa análoga a A/Hong Kong/4801/2014 (H3N2); cepa análoga a B/Brisbane/60/2008.

Con respecto a la vacuna utilizada en la temporada anterior, se ha producido el siguiente cambio en la composición de las vacunas para esta temporada 2017-2018: el componente A(H1N1) que anteriormente era cepa A/California/7/2009, se ha sustituido por A/Michigan/45/2015.

Salud pública

El Ministerio de Sanidad ha emitido un comunicado en el que señala que "la vacunación es una de las medidas de salud pública más eficaces para prevenir la aparición de enfermedades e incluso la muerte en algunos casos" y apunta a que es la antigripal "es la medida más efectiva para evitar la aparición de complicaciones causadas por el virus de la gripe en las personas que tienen un mayor riesgo de adquirirla".

Además, el Ministerio lanza una advertencia ante la resistencia de antibióticos: "La gripe es una enfermedad respiratoria aguda causada por un virus, por lo que los antibióticos no resultan efectivos para combatirla y su uso puede crear resistencias a estos fármacos".

Para evitar confusiones, Sanidad recuerda que los "síntomas son fiebre de hasta 39ºC, escalofríos, dolor de cabeza, dolores musculares, estornudos, tos intensa y persistente, rinorrea, lagrimeo y faringitis leve" y que "pueden confundirse con los de otras patologías respiratorias, como el catarro común, por lo que se recomienda consultar al médico de Atención Primaria o al pediatra".

Además de la vacunación, el Ministerio de Sanidad recuerda las medidas higiénicas para evitar que el virus se transmita: taparse la boca al toser o estornudar; lavarse con frecuencia las manos, sobre todo después de haber tosido o estornudado; `y procurar no reutilizar los pañuelos empleados al estornudar o limpiar las secreciones nasales.

Grupos de Riesgo

El Sistema Nacional de Salud proporcionará las vacunas de manera gratuita a las personas incluidas en los grupos de población recomendados. Los grupos técnicos del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud recomiendan vacunar a los siguientes grupos: personas mayores, preferentemente a partir de los 65 años de edad, especialmente aquellas personas que conviven en instituciones cerradas; niños (mayores de 6 meses) y adultos con enfermedades crónicas cardiovasculares (excluyendo hipertensión arterial aislada) neurológicas o pulmonares, incluyendo displasia bronco-pulmonar, fibrosis quística y asma; niños (mayores de 6 meses) y adultos con enfermedades metabólicas, incluida diabetes mellitus, obesidad mórbida (índice de masa corporal ≥40 en adultos, ≥35 en adolescentes ó ≥3 DS en la infancia), insuficiencia renal, hemoglobinopatías y anemias, asplenia, enfermedad hepática crónica, enfermedades neuromusculares graves, inmunosupresión (incluida la originada por la infección de VIH, por fármacos o en los receptores de trasplantes), cáncer, implante coclear o en espera del mismo, trastornos y enfermedades que conllevan disfunción cognitiva: síndrome de Down, demencias y otras.

En este grupo se hará un especial énfasis en aquellas personas que precisen seguimiento médico periódico o que hayan sido hospitalizadas en el año precedent como son los niños y adolescentes de 6 meses a 18 años, que reciben tratamiento prolongado con ácido acetilsalicílico, por la posibilidad de desarrollar un síndrome de Reye tras la gripe; mujeres embarazadas en cualquier trimestre de gestación; personas que pueden transmitir la gripe a aquellas que tienen un alto riesgo de presentar complicaciones; trabajadores de los centros, servicios y establecimientos sanitarios, tanto de atención primaria como especializada y hospitalaria, pública y privada con especial énfasis en aquellos profesionales que atienden a pacientes de los grupos de alto riesgo anteriormente descritos; trabajadores de instituciones geriátricas o en centros de atención a enfermos crónicos, especialmente los que tengan contacto continuo con personas vulnerables; estudiantes en prácticas en centros sanitarios; personas que proporcionen cuidados domiciliarios a pacientes de alto riesgo o mayores; personas que conviven en el hogar, incluidos niños mayores de 6 meses de edad, con otras que pertenecen a algunos de los grupos de alto riesgo por su condición clínica especial.

También se recomienda la vacunación de personas que trabajan en servicios públicos esenciales, y en especial a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, con dependencia nacional, autonómica o local; bomberos; servicios de Protección Civil; personas que trabajan en los servicios de emergencias sanitarias; trabajadores de Instituciones Penitenciarias y de otros centros de internamiento por resolución judicial; trabajadores expuestos directamente a aves o a cerdos en granjas o explotaciones avícolas o porcinas y también a aves silvestres.

La finalidad es reducir la oportunidad de una infección concomitante de virus humano y aviar o porcino, disminuyendo la posibilidad de recombinación o intercambio genético entre ambos virus.

Eficacia

Para que la vacunación sea eficaz es preciso utilizar siempre la vacuna correspondiente a la temporada en curso, ya que su composición puede ser distinta cada año, y repetir la vacunación todos los años en el cuarto trimestre. La vacuna de la gripe sólo protege frente a la gripe estacional o común.

La Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica realiza el control de la gripe en España principalmente mediante un sistema constituido por las redes centinela de vigilancia de gripe.

Según la información de este sistema, la actividad gripal en España en la temporada 2016-2017 fue baja y se asoció a una circulación mayoritaria de virus de la gripe A(H3N2) con una contribución de virus B mínima en las últimas semanas del periodo de vigilancia.

La epidemia gripal se inició de forma temprana a mediados de diciembre de 2016, con un máximo de actividad en la semana 3 de 2017 (del 16 al 22 de enero), con una incidencia de 229,10 casos por 100.000 habitantes. La duración total se encuentra en el rango de las 10 temporadas previas. Los menores de 15 años fueron el grupo de edad más afectado.

En la temporada pasada se vacunó el 55,5 por ciento de la población española de 65 y más años de edad, lo que supuso un total de 4.743.336 vacunados en este grupo de edad.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.