Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:45
Política Sanitaria > Sanidad hoy

El 'hospital del Papa' no podrá acoger a Charlie Gard por motivos legales

Rechazan que el centro trate al menor, después de que se ofreciera para evitar que se le desconectase

El papa Francisco.
El 'hospital del Papa' no podrá acoger a Charlie Gard por motivos legales
Redacción
Miércoles, 05 de julio de 2017, a las 11:00
El centro pediátrico Bambino Gesú de Roma, también conocido como el ‘hospital del Papa’, ha recibido una negativa a su propuesta de acoger al bebé británico Charlie Gard, afectado de una enfermedad rara y mortal. Así lo ha anunciado este miércoles su directora, Mariella Enoc, quien ha asegurado que “el hospital ha dicho que, por motivos legales, no puede trasladar al niño”.

“Es una nueva noticia triste”, ha señalado Enoc al margen de la presentación de los resultados del 2016 del Bambino Gesú, que dirige desde febrero de 2015. La directora del centro ha explicado que ha hablado con la madre del bebé, que está “muy decidida a combatir hasta el último momento” y que le ha pedido que verifique si existe una cura para el pequeño, algo que los científicos del hospital romano están analizando.

La noticia llega después de que este centro médico romano comunicara el pasado el lunes que “está preparado para acoger a Charlie Gard” porque “defender la vida humana, sobre todo cuando está herida por la enfermedad, es un compromiso de amor que Dios confía a cada hombre”. En este sentido, el secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin, ha expresado a los medios que la Santa Sede hará lo que esté en sus manos para superar los obstáculos legales que impiden el traslado del pequeño Charlie al Bambino Gesú.

Dictamen de la Justicia europea

El 28 de junio, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos respaldó la decisión de la Justicia británica de dar muerte digna al bebé de diez meses, afectado por una enfermedad genética rara y mortal, y rechazó así el recurso de los padres, Christopher y Constance Gard. Su dictamen especifica que, en términos médicos, el pequeño sufre un “severo síndrome infantil de encefalopatía mitocondrial” que causa mutaciones en el gen RRM2B y le “priva de la energía necesaria para vivir”.

Los padres recurrieron a la Justicia europea cuando los tribunales británicos autorizaron que Charlie fuera privado de la respiración artificial y argumentaron que el país había vulnerado su derecho a la vida, al oponerse el Great Ormond Street Hospital de Londres a un tratamiento experimental en Estados Unidos. Este hospital londinense ha decidido mantener un poco más la respiración asistida al bebé, para permitir que sus padres pasen más tiempo con él.

Por su parte, El papa Francisco ha pedido que se permita a los padres del bebé “tratarle hasta el final”, según declaró el pasado domingo el portavoz vaticano, Greg Burke. “El Santo Padre sigue con afecto y emoción el asunto del pequeño Charlie Gard y manifiesta su cercanía a sus padres. Reza por ellos, esperando que no se olviden sus deseos de acompañarle y tratar hasta el final al propio bebé”, ha agregado el portavoz.

En esta línea, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se ha ofrecido a “ayudar” al niño, si bien sin especificar cómo. “Si podemos ayudar al pequeño #CharlieGard, de acuerdo con nuestros amigos en el Reino Unido y con el papa, estaríamos encantados de hacerlo”, ha escrito el mandatario en su cuenta personal de Twitter.