Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Política Sanitaria > Sanidad hoy

El FMI pone buena nota a España en gasto farmacéutico

El Gobierno está en el camino de aumentar la eficiencia y la calidad de esta prestación, según el organismo

Christine Lagarde, directora del Fondo Monetario Internacional.
El FMI pone buena nota a España en gasto farmacéutico
Eduardo Ortega / Carlos Corominas
Martes, 18 de julio de 2017, a las 16:00
No es habitual que órganos internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) alaben a España por sus medidas de contención y gestión del gasto farmacéutico, pero finalmente las felicitaciones van llegando, como es el caso del organismo que dirige Christine Lagarde que opina que la inversión en medicamentos nacional progresa adecuadamente.
 
Así lo precisa en su último análisis de España. “Las revisiones de gastos previstos, incluidas las relativas al gasto farmacéutico, podrían aumentar la calidad y la eficiencia de la prestación de servicios”, indica el FMI, aunque también reconoce que esta labor “debería estar estrechamente ligada a las reformas del marco de financiación regional” como, por ejemplo, los techos de gasto sanitario.
 
El argumento del FMI no va desencaminado. Cómo ya contó Redacción Médica, España prevé reducir unos 550 millones de euros del gasto global en medicamentos en 2017, y para 2018 unos 500 millones. Para ello, el Gobierno se guarda bajo la manga varias medidas para reducir la factura farmacéutica a escala nacional, como la orden de precios de referencia de los medicamentos (que se espera que se publique este verano) y nuevas centrales de compras, como la de oncológicos, que el Ministerio de Sanidad ya están desarrollando.

El envejecimiento en el horizonte
 
En su informe, el organismo estima que el Producto Interior Bruto de España puede crecer un 3,1 por ciento para este año. El FMI apunta a que España lleva cuatro años de una "impresionante expansión económica y de creación de empleo". No obstante, señala como riesgos la elevada deuda pública y la tasa de desempleo e indica que el envejecimiento de la población está generando "presión fiscal".
 
De hecho, alaba las reformas en las pensiones ante "una población cada vez más envejecida", pero apunta a que el peso de los ajustes "debe repartirse entre generaciones". Entre las medidas propuestas están las de incentivar que la vida laboral sea más larga y que se fomente el ahorro complementario, es decir, los planes de pensiones. Además, considera "crítico" que la forma para lograr estos objetivos sea con "transparencia absoluta".